18 marzo 2011

Sobrepeso...


Margarita se había vuelto negligente con su higiene personal. En poco tiempo fue engordando, acumulando kilos y kilos… La relación con sus vecinos era ya nula por su marcado comportamiento asocial.
Desde que falleció su marido tenía miedo hacia un futuro, que presentía incierto, quizás por eso evitaba hacer gastos que consideraba innecesarios… Su lema era, más bien, el contrario: ahorrar, acopiar… guardar.
Aquella noche se quedó dormida, profunda y rápidamente, por lo que no se percató de que todo había comenzado a arder. Una chispa de un brasero mal apagado que prende un faldón de una mesa camilla y ¡el desastre está servido!...
El incendio se propagó, en pocos minutos, por todo el edificio.

Hicieron falta varias unidades del cuerpo de bomberos para lograr sofocarlo. Afortunadamente la rapidez en la actuación consiguió que no hubiera que lamentar desgracias personales.
Ambulancias, bomberos, protección civil y policía corrieron prestos a instalar un hospital de campaña en plena calle… Todo, por si acaso fuese necesario.
Sacar a Margarita ilesa fue una labor de equipo y, ciertamente, complicada porque la mujer se negaba a salir de su vivienda, dejando allí sus cientos y cientos de kilos… de basura y desperdicios.
Los servicios de limpieza y recogida de residuos del Ayuntamiento tardaron varios días, haciendo dobles turnos, en vaciar el domicilio.

¿Otro Síndrome de Diógenes?
Creo que calificar a estas personas como afectas de un Diógenes, no es del todo acertado y, me voy a permitir, contar por qué… (un poquito de Filosofía ligth).
Diógenes de Sínope, filósofo de la época de Aristóteles era un tipo que propugnaba la austeridad y la sobriedad como valores existenciales. Fue el provocador que nos incita constantemente a reflexionar sobre las complicaciones inútiles a las que la vida en sociedad a veces nos arrastra. Trasgresor, el sabio cínico con más anécdotas. Vivía en un tonel y su aspecto era descuidadillo y su tono burlón.

Hay en su vida anécdotas en relación a casi todo. He seleccionado unas cuantas que me parecieron de las más curiosas.

Fue crítico de la religión y la superstición_
“Alguien muy supersticioso le amenazó: « De un solo puñetazo te romperé la cara »”; Diógenes replicó: « Y yo, de un solo estornudo a tu izquierda te haré temblar »”.
“Cierto día observó a una mujer postrada ante los dioses en actitud ridícula y, queriendo liberarla de su superstición, se le acercó y, de acuerdo con la narración de Zoilo de Perga, le dijo: « ¿No temes, buena mujer, que el dios esté detrás de ti (pues todo está lleno de su presencia) y tu postura resulte entonces irreverente? »”

Enorme desprecio de las convenciones sociales
“Solía hacerlo todo en público y lo justificaba argumentando que si comer no es un absurdo, no es absurdo hacerlo en la plaza pública; y como resulta que comer es natural, también lo es hacerlo en la plaza pública. Se masturbaba en público y lamentaba que no fuera tan sencillo verse libre de la otra comezón del hambre frotándose las tripas.”
“Habiéndole uno invitado a entrar en su lujosa mansión, le advirtió que no escupiese en ella, tras lo cual Diógenes arrancó una buena flema y la escupió a la cara del dueño, para decirle después que no le había sido posible hallar lugar más inmundo en toda la casa”

Búsqueda de la felicidad y la vuelta a la naturaleza
Observando cierta vez un niño que bebía con las manos, arrojó el cuenco que llevaba en la alforja, diciendo: « Un niño me superó en sencillez.» Asimismo se deshizo de su escudilla cuando vio que otro niño, al que le se había roto el plato, recogía sus lentejas en la cavidad de un pedazo de pan”

Filosofía como provocación
“Elogiaba a los que, a punto de casarse, se echaban atrás; a los que, yendo a emprender una travesía marítima, renunciaban al final; a los que proyectaban vivir junto a los poderosos, pero renunciaban a ello.”
“En otra ocasión, gritó: « ¡Hombres a mí!» Al acudir una gran multitud les despachó golpeándolos con el bastón: «Hombres he dicho, no basura».”

Su mendicidad
“En un banquete algunos le echaron huesos, como si fuera un perro: Diógenes, comportándose como un perro, orinó allí mismo”

Entonces, ¿os parece acertada la calificación de “Síndrome de Diógenes” a la enfermedad mental que lo que hace es la acumulación de grandes cantidades de desperdicios domésticos o, incluso, de dinero….?


83 comentarios :

  1. Está claro, no se ha considerado otro término mejor. Entre otras cositas, me parece que Diógenes tenía su puntito vago. :) Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Uf, nunca me había parado a ver quién era Diógenes ni porque se uso su nombre para esta enfermedad. Creo que es todo lo contrario, ¿no? Él no quería nada y los que padecen este mal lo acumulan todo. Es cierto que Diógenes era más bien cochinillo pero creo que por razones diferentes. Ahora que sé esto, no entiendo muy bien porqué le pusieron este nombre a la enfermedad.
    Super interesante la entrada de hoy Towanda, gracias por contarnos esto.
    Un abrazote guapa.

    ResponderEliminar
  3. la verdad amiga es que es algo complejo el tema,porque si bien es cierto que diogenes era un vagabundo que vivia en las calles de atenas en la extrema pobreza era tambien un sabio filosofo,de loco nada,ni mucho menos una enfermedad mental,asi que por ese lado no entiendo el por que se relaciona a diogenes con esta enfermedad,ahora por otro lado piendo yo que se lo relaciona por el hecho en si del abandono,la dejadez,en vivir en contra las leyes socieles,o al menos lo que marcan las normas.

    siempre aprendo cosas importantes contigo amiga y siempre me sorprendes,gracias por lograrlo.

    te dejo un fuerte abrazo y te deseo un muy feliz fin de semana!!!!

    ResponderEliminar
  4. Cuando estuve en el Ágora en Atenas nos hablaron de que Diógenes paseaba por alli con todos los filósofos, por lo que yo coincido en que sería mas bien vago o algo así el pobre hombre jajaja
    me ha gustado esta entrada ;)

    un beso

    ResponderEliminar
  5. Pues no puedo responder a tu pregunta, porque leyendo la descripción de Diógenes, paradójicamente, no tiene nada que ver.

    Magnífica entrada, explicada y documentada muy bien. Y que sepas que me quedo con la duda, así que si algún día descubres por qué se utiliza esa expresión, ¡cuéntamelo!

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Emejota: Vago, sí pero muy astuto.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Matilda: A ver si alguien nos cuenta por qué se emplea el nombre para esa enfermedad...
    Gracias bonita por acercarte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Sony: Diógenes el Cínico, era un provocador nato. La verdad es que leyendo sobre las anécdotas de su vida no sabía cual de ellas elegir, porque eran todas buenísimas...

    Muchas gracias por las palabras, Sony.
    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Marialuisa: Vago y astuto, como le digo a Emejota y también transgresor, pero lo que no era es alguien que acopiaba cosas innecesarias... sino todo lo contrario.


    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Dama: Me gustaría que alguien que controlara sobre estos temas nos lo pudiese aclarar.
    La verdad es que estoy contigo en que el filósofo y el síndrome que lleva su nombre no tienen mucho que ver...

    ¿Alguien sabe por qué se ha denominado esta enfermedad así?...

    Gracias por venir y fuertes besazos.

    ResponderEliminar
  11. Me temo que, según lo que has expuesto, parece una denominación bastante desacerta; no parece que anduvieron muy finos en conocimientos clásicos. Más bien deberían haber buscado a algún personaje caracterizado por su avaricia (se me ocurre). Diogénes no fue más que un hippy, hombre, lo que pasa es que no lo sabía. La Ibiza de los años 60 hubiera un paraíso para él (o no).

    Con esta moda médica de servirse de eufemismos culturalistas para llamar a las enfermedades (más aún a las de tipo psíquico) a veces se sobrepasa la pedantería para terminar cayendo en el ridículo más cenagoso.

    Un abrazo, zanahórica amiga. (Por cierto, al que acumula cantidades ingentes de zanahorias en su casa cómo se le llama: ¿zanahorésico o que tiene simplemente el Síndrome de Bugs Bunny?).

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante guapa como todo lo que haces.Tampoco me había parado a pensar de donde provenía el nombre de la enfermedad. La verdad que alguna conexión si le veo, por lo de estar rodeado de porquería,pero me parece que este Diógenes era más un bohemio que no conocía de normas ni las admitía, con un poquito de sarcasmo también" Hombres, no basura" muy agudo, si señor.Besazos REINA y muy buena reflexión

    ResponderEliminar
  13. Hola Towanda!!!Que filosófica estas esta noche, me ha gustado mucho la entrada, muy documentada, nunca me había parado a pensar en el significado de esta enfermedad, y por lo que he leído no veo muchas semejanzas, Diogénes era un excentrico, que estaba en contra de todo lo material, no le daba valor a nada, por lo que no tenía nada. Así que no encuentro mucho sentido con la enfermedad,la única semejanza es que evitan el contacto con otras persona.
    Gracias por estas lecciones. Siempre es un placer pasarme por tu blog, y todo lo que aprendo, je,je.
    Muchos besitos y arrumacos.

    ResponderEliminar
  14. A lo mejor se refiere a otro Diógenes, porque con el filosofo no tiene nada que ver.
    Genial entrada Towanda, me ha encantado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Ángel: Pienso lo mismo, que nos empeñamos en poner eufemismos a las cosas y cuando las conoces más a fondo quedamos mal parados.
    Entonces y también para mi, era un hippie, el primer hippie de la historia de la Humanidad. Y lo hemos descubierto aquí... ¡qué bueno!.

    He llegado a la misma conclusión que tú en cuanto a lo de la avaricia. Estuve leyendo una parte de la Aulularia (de Plauto) y allí sí se recoge un personaje caracterizado por la tremenda avaricia; éste era Euclión, un viejo avaro que encuentra una vasija llena de dinero y vive con el profundo temor de que se la roben... Pues rebauticemos el síndrome de diógenes con el nuevo nombre de "Síndrome de Euclión" que, quizás, sea más acertado...

    Un placer enorme divagar de filosofía (de la que no tengo ni idea, por cierto) contigo.

    Oye, buenísimo lo de nuestro "Síndrome de Bugs", me parto de risa, jajajajaja. Si es que eres muy divertido, jajajaja.

    Un besazo Ángel.

    ResponderEliminar
  16. Pencies: Quizás el estar rodeado de porquería sea la única conexión porque el resto... no es demasiado acertado.
    Muchísimas gracias por comentar y te felicito de nuevo y desde aquí, por el giro que le diste al cuento con la dragona.
    Felicidades Pencies, una maestra de la narrativa y estupenda persona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Miss Greti: Pues otra semejanza que acabas de apuntar y es la de que evitan el contacto con otras personas, ¡muy bien visto!...
    No había caído yo en eso, así que gracias, guapa.

    Filosófica pero en plan ligth, que esa rama del saber la encuentro muy lejana.

    Un fortísimo beso.

    ResponderEliminar
  18. Maribel: A lo mejor es éso y se refiere a otro Diógenes... Llevo varias semanas buscando cosas sobre ésto, así que puede que se me haya pasado lo que díces y se trate de otro diógenes.
    Bueno, si alguien puede añadir algo sobre este tema me encantaría saberlo.

    Gracias por venir. Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  19. Por cierto, te quedó chulo lo de Dalí. Abrir este blog es como abrir el arcón que contiene un tesoro (de esos de los cuentos digo, lleno de monedas, collares y una corona real pintadas de amarillo chillón).

    Abrazos fuertes.

    ResponderEliminar
  20. Era un guarrete y un despota, pero considero injustificado nombre de el para esa gente que hace acopio de toda cuanta porqueria encuentra, viviendo entre basura.

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Incluso hoy en día se le consideraría un liberal-chalado... pero en mi opinión, es tremendamente sabio. Para nada de acuerdo con la definición! Un besote.

    ResponderEliminar
  22. Olá , suas postagens sempre polemicas rss
    Bom final de semana
    Bjsss

    ResponderEliminar
  23. Bonita clase de Filosofía. Le guardo un gran cariño a esta asignatura. En el Instituto tuve mis mejores notas en ella (y sin estudiar).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. bueno...se optó por ese nombre porque es una simplificación ...como todo lo que hace el ser humano...aunque a veces se equivoca

    ResponderEliminar
  25. Solo coinciden en que no les regula nada bien la cabeza, eso está claro, pero lo demás nada, Diógenes y el llamado síndrome no son ni parecidos a mi me parecen que son lo contrario..., en fin que el que le puso el nombre a esta enfermedad y los que la firmaron tampoco andaban nada bien... ¿que más cosas estarán inventando...? ¡Que curiosidad!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  26. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Ángel: Muchas gracias... Éste sí que es Dalí y no el que nos intentaron vender hace días ¿recuerdas?.
    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Guadalupe: Es que contravenía y cuestionaba todas las normas de la época. ¿Te imaginas ahora a Diógenes en el Congreso de los Diputados o en el Senado?... jajajaja.

    Uu besazo.

    ResponderEliminar
  29. Miss Bitersweet: De acuerdo totalmente. Un ser sabio y algo chiflado, como le suele ocurrir a los genios.
    Muchas gracias y un besazo.

    ResponderEliminar
  30. Cristina: Muchas gracias por tu visita y tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Rombo: Sabía yo que a ti te rondaba la Filosofía por la cabeza, porque la practicas a diario con esa forma que tienes de contar las cosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Noelplebeyo: Te digo como aquella canción... "quizás, quizás, quizás...", pero me resultó un poco desacertada la denominación del síndrome. Claro está, que yo no soy ninguna entendida.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  33. Campoazul: A mí también me parece que son lo contrario una y otra cosa pero, ya sabes, "doctores tiene la iglesia" y a nosotr@s cuando nos dan las cosas con su nombre, pues no nos queda más que acatarlo.
    Un besazo chica-guapa.

    ResponderEliminar
  34. La Sonrisa de Hiperión: Me encanta tu nombre, ¿tiene que ver con el Dios del Sol?... Te visitaré para conocerte un poco mejor.
    Gracias por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Este tipo de entradas me encantan.Son instructivas y muy muy curiosas.
    La verdad, no me había planteado el por qué de este nombre a esta patología tan extraña.
    Esta claro que el querer llevar una vida austera nada tiene que ver con la enfermedad.
    Por otro lado me encantan las biografías y especialmente de hombre y mujeres célebres .
    Mi tío hace algunos años escribió un libro my ineresante sobre grandes hombres.Son hombres de la cultura occidental que han hecho evolucionar el mundo así como: Paracelso, Philiphe de Lyon, Jacques de Molay,
    Giordano Bruno. Copernico....
    Se titula "ADEPTOS".eS GENIAL.
    uN BESAZO.

    ResponderEliminar
  36. Hola Irene: Pienso como tú ¿qué tiene que ver el pretender vivir con lo justo (caso de Diógenes) a querer hacerlo con montones de cosas extraídas incluso de los contenedores de basura?...
    ¡¡¡No lo entiendo mucho!!!.

    Oye, lo de tu tío me encanta ¿por qué no recopilas algunas, de las que te parecieran más interesantes y las publicas?, a mí me encantaría que lo hicieras y me serviría para conocer o recordar a los personajes. ¿Te animas?...

    Un super abrazo en un sábado soleado y precioso.

    ResponderEliminar
  37. Como dice Ángel, es raro que hayan elegido el nombre de alguien que propiciaba el desapego para este síndrome.
    Pero bueno, no creo que los psiquiatras tengan que saber de filosofía. :S

    Hace un tiempo escribí un cuento sobre esta patología en mi blog:
    http://yuyodelsuburbio.blogspot.com/2010/12/coleccionista.html

    ResponderEliminar
  38. La verdad es que usaron un nombre un poco desacertado, quizás por el tema del desapego y dejadez en temas de higiene, pero nada tiene en común con el filósofo. La verdad, nunca me lo he pasado mejor que leyendo las historias que sobre Diógenes se cuentan y sus encuentros con todo tipo de personajes, desde su conversación con Alejandro Magno hasta su disputa con Platón acerca de lo que era un hombre ^^

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  39. No sé la historia que un poco, en vez tengo que decir que para este día y en los tiempos por venir, tenemos más y más de esta enfermedad a la gente dominante. Triste pero cierto. Gracias de nuevo por un tema muy interesante. Darle un gran regalo al contar estas historias. Finlandia gran abrazo de tu amigo.

    ResponderEliminar
  40. Towanda, muy interesante tu texto acerca de Diógenes, a veces uno se olvida de los pensadores antiguos, pero siempre existe alguien que nos llama la atención sobre ellos.
    Te dejo un beso.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  41. Tal vez el hecho de considerar la sencillez tan importante hace que el término adquiera su nombre por el hecho de acumular grandes cantidades de desperdicios domésticos, no hay nada más simple que usar cualquier cosa para cualquier cosa... Todo sirve.. no?
    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Creo que el termino no esta bien empleado, como sucede normalmente en estos casos. Siempre simplificamos las cosas para atribuir o sacar parecidos. Diogenes era mucho mas que esa manía de almacenar cosas con el propósito de que todo vale y puede hacer falta mas adelante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Estás muy filosófica... Pero Diógenes era un cínico... Lo de acumular tiene también su cosa. A veces nos da pena sencillamente desprendernos de objetos, libros, etc., que nos han acompañado toda la vida o que pertenecieron a nuestros padres...

    ResponderEliminar
  44. Malena: Es raro, raro, raro...
    A mí me extrañó muchísimo porque siempre las cosas tienen algo o mucho que ver con el nombre que se les elige. Aquí no parece que tanto.

    Un gusto tenerte por aquí.

    ResponderEliminar
  45. Efraim: Solo encuentro justificación en lo de la higiene y el desapego.
    Jó, tiene anécdotas buenísimas, como las que díces... Es como para repetir un post con más de sus "cosas".
    Un fortísimo abrazo y gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  46. Aikatherine: Kiitos, että olette niin lojaaleja ja tulevat toistaiseksi jättää minulle sanoja. Yhä enemmän ihmisiä, koska se yksinäisyys, jakaa tällaisia ​​sairauksia, jotka johtavat heitä noudattamaan kaikkea, että löytyi. Halaus ja paljon suukkoja teidän Espanjan ystävä.

    ResponderEliminar
  47. Humberto: Muchas gracias por acercarte.
    Tengo que decir que no me gusta mucho la Filosofía porque me pierdo entre conceptos y más conceptos, pero este tipo me sedujo de manera especial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Menestra: Es posible que así sea. Me encanta que dejes tu sabia opinión...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Iglesias: Muuuucho más. Un gran cínico y un sabio con historias que darían mucho juego aún en la época actual.
    Gracias por pasarte.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Mirlo: ¿Filosófica, yo?... jajajaja, si acaso filosofilla ligth. Entonces, según tú, todos tenemos un poco de acumuladores de cosas... ¡cierto!.
    Por pena, por mantener el recuerdo o porque sí, acumulamos cosas que no nos sirven, por si acaso.
    Tienes razón, "más que un santo".
    Te agradezo la visita. Tómate un café con tarta (que tengo en la nevera) por lo del "día del padre".

    Un abrazo y si eres papá; felicidades.

    ResponderEliminar
  51. Hola Towanda, la historia de la mujer me hace acordar a tantas personas que dejan que su vida se eche a perder hasta que definitivamente ya no dejan esperanza. He conocido algún hombre que una vez perdió a su mujer y se echó a beber perdidamente hasta que finalmente perdió también su vida. Muy triste.
    Y Diógenes...estaba un poco pirado el hombre, no? llamaba a la multitud y después los insultaba? que loco....
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  52. Guille: A veces, la soledad lleva a caminos insospechados que tienen mal fin.
    Este Diógenes era un tipo raro; alguien especial... y diferente.
    Gracias Guille por acercarte a pasear con estas historias que se me pasan por la cabeza.

    Un abrazo muy fuerte y muchos besos desde Madrid.

    ResponderEliminar
  53. Ufff Towanda me ha parecido un post de lo más interesante. La historia como introducción es fantástica, pero el monográfico del personaje es de lo más curioso. Me ha encantado!. Cada día lo haces mejor. Que no dudes que he aprendido muchisimo. Un besote.

    ResponderEliminar
  54. A tu pregunta compañera: No.
    Quiza diogenes no perfilaba del todo su pensamiento, pero la base de este, es más que válida.

    ResponderEliminar
  55. Como siempre navegando contra corriente el nombre de sindrome de Diogenes me parece de lo mas acertado. ¿Porque...?

    Pensemos que si vivimos en una sociedad de consumo en el que la norma es usar y tirar.

    Encontrar una persona que no tira los bienes mundanos porque almacena hasta la basura y guarda el dinero en botellas de lejía en vez de comprar bienes de consumo y lujo. Este tio era la leche, y el nombre para los que no van con estos canones de la sociedad me parece acertadisimo.

    La enfermedad mental, muchas veces no es enfermedad, solamente el no aceptar las normas sociales de esa época en que les toca vivir. Al fin y al cabo el que no este o haya estado alguna vez chiflado que tire la primera piedra o mejor la primera botella de lejia con billetes de 500 euros.

    Mi admirada, querida y estimada Towanda ha sido un placer leer un post tan bien documentado y que nos ha puesto a pensar.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  56. María: Gracias mil. Me alegro que te gustara.

    Fortísimos abrazos, guapa.

    ResponderEliminar
  57. Conocimiento: Otro beso para ti. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  58. DDmx: Igual tienes razón...
    Gracias por comentar y un millón de besos.

    ResponderEliminar
  59. Neuri: Como se nota que tiraste por la vía de la Filosofía... Genial tu reflexión y esa sea, quizás, la explicación acertada.
    Bravo, reina del mundo bloggero!.
    Hoy por hoy no seré yo la que tire una botella de lejía llena de billetes de 500€, pero mañana ¿quién sabe?.

    Muchas gracias por este broche de oro a una entrada para pensar...

    Besooooooooos.

    ResponderEliminar
  60. Me es muy difícil hablar del tema, hallo y sin ir muy lejos en mi día a día laboral personas que lucen su mas señorial normalidad y frente a quien acumula basura, o no basura sino diría que desechos de la sociedad consumista, hallamos quien acumula fortunas pasando por encima de muchas personas las cuales caen en depresiones que puede entre otros caminos llevarles al de Margarita.
    Echo de menos en este siglo Diógenes por nuestras calles, claro que lo mas seguro sería que sufriera o bien el escarnio o bien la indiferencia y si acaso una multa municipal, eso sin mencionar el paso por youtube o móvil que se precie, y creen un facebook Diógenes que luchase por alcanzar cifras de adeptos.
    Creo que no podría Diógenes con su descaro sobrevivir a esta sociedad. Personas como Margarita no son sino una anécdota, como dentro de poco lo será el seismo japonés, ¿que medio se acuerda ya del de Haití?
    Y no me refiero a que haya que perpetuarse en las noticias, porque es ley de vida que la vida pase, sino a que hacemos que las cosas pasen, se olviden, a mayor velocidad, tanta como las tecnologías nos hacen viejo lo comprado hace poco.
    ¿Y no estaremos enfermos acumulando máquinas para vivir? (o dependiendo de ellas?)
    No, Diógenes no sobreviviría :)

    Felicidades por los temas que vas exponiendo y la forma en que lo haces, un abrazo solidario!!

    ResponderEliminar
  61. Recuerdo con mucho cariño las historias de Diógenes. Era mi favorito en Filosofía. Muy buena historia Towanda. Me has hecho sentir y recordar.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  62. "Te desejo Nesta Semana
    Paciência para as dificuldades
    Tolerância para as diferenças
    Benevolência para os equívocos
    Misericórdias para os erros
    Perdão para as ofensas
    Equilíbrios para os desejos
    Sensatez para as escolhas
    Sensibilidades para os olhos
    Delicadezas para as palavras
    Coragem para as provas
    Fé para as conquistas
    E amor para todas as ocasiões..."

    Bjos de boa semana.

    ResponderEliminar
  63. Espectacular relato y mejor disertación filosófica sobre Diógenes sí o Diógenes no!
    Me encantó, vine por un contacto común y aquí me quedo si me lo permites.

    Por si te apetece, te dejo el link de mi blog, menos filosófico pero igual de personal...

    Que no me canso de ser

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  64. Bueno pues supongo que lo de Diógenes, como ya ha apuntado bastante gente por aquí vendrá sobre todo por lo de la total falta de higiene, y en menor medida el desprecio por las normas sociales; aunque sí que "choca" bastante que a una conducta basada en la acumulación de cosas y en no "desperdiciar" nada se le compare con la de un hombre que propugnaba la austeridad y el tener sólo lo indispensable.
    Buena reflexión Towanda, un abrazo.

    ResponderEliminar
  65. Muy interesante, Towanda. No sabía yo nada de esas anécdotas (es que soy de ciencias), me ha encantado.
    un abrazo,

    ResponderEliminar
  66. Carlos: En algunas cosas vendría bien, en la actualidad, un tipo como Diógenes... en otras normas o "no normas" de conducta, ¡no tanto!.
    Estoy contigo en lo de que acumulamos más de lo que necesitamos; ése es el precio de la sociedad en la que vivimos. Lo nuevo hoy es viejísimo en poco tiempo... ¡qué pena!.

    Muchas gracias siempre por tu sensated...

    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  67. Beatriz: Osea, que te trajo buenos recuerdos?... Me alegro mucho.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  68. Julliany: Gracias por venir.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  69. Sucede: Creo que vinistes un día (quizás el único, jajaja) que hablé de filosofía, porque no es mi fuerte, más bien es mi "débil"....

    Gracias por venir hasta mi rincón, donde eres bienvenido con todos los honores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  70. Pensador: Creo que son esas características que apuntas las que más perfilan la personalidad en el filósofo y en el síndrome...

    Gracias, como siempre, por tu aporte al debate y un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  71. Julia: (lo primero, es que acertaste en el final que propusiste en la entrada anterior... Eres fantástica).

    ¿Eres de Ciencias?... Pero la Filosofía era materia común jajajaja. Yo tengo muy poca idea y fuí aprobando por los pelos, pero en ésto que yo llamo "filosofía ligth" me llamó la atención.

    Un super abrazo.

    ResponderEliminar
  72. Muy buenaaa Towanda, es verdad porque narices le llaman sindrome de Diogenes¡¡¡ ese señor le pidío a nada mas y nada menos que a Alejandro Magno que se apartara porque le tapaba el sol cuando este justo antes le había ofrecido el deseo de obsequiarle con lo que el desease ,fuera lo que fuera, jajaja Diogenes con un par¡¡

    un abrazo (ultimamente apenas tengo tiempo pero a sido un gozo leer tu entrada)

    ResponderEliminar
  73. Supongo que cualquier situación llevada al extremo es un claro síntoma de extremismo que tan solo lleva al error, dicho esto....para ti y para mí "Towi", como que con este tipo, el tal Diógenes como que no me iba yo de tapas, y seguro que tú tampoco, vamos aunque supiese tocar la guitarra como Paco de Lucia y cantara como Camarón, que no, que mejor me quedaba al solecito compartiendo un vaso de agua y una tapa de palillos...jajajaja.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  74. que lástima, demasiados comentarios y poco tiempo para leerlos, pero las historisa de Diógenes me ha encantado, la verdad es que todos hemos oido el ahora famoso síndrome de Diógenes pero pocos deben conocer al personaje.

    Leyendo lo que has escrito me parece muy poco acertado ese nombre. Podría darsele a los que eligen vivir de la mendicidad o sentirse libres viviendo en la calle, sin trabajo sin casa, en fin sin ataduras, pero no a los que acumulan basura de esa manera.

    ResponderEliminar
  75. Gracias Navegante... Olvidé mencionar la anécdota que cuentas por elegir otras más escatológicas jajaja.

    Un abrazo y ¡muchas gracias por aportarla!.

    ResponderEliminar
  76. Acróbata: ¿Te imaginas tomando unas tapas con Diógenes y que a éste le diera por eructar o por hacer otras cosas similares?... Estoy contigo.
    ¿Cuando nos tomamos ese vaso de agua con palillos?

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  77. Neko: A mí me parece lo mismo que a ti. Pero claro, el nombre se lo habrá puesto alguien que, suponemos, sabría por qué.
    En fin, que no hemos salido de dudas.

    Un fortísimo beso y mi agradecimiento por acercarte a conocer a este personaje que no tiene desperdicio... ¿he dicho desperdicio?, es mi subcons que me engaña.

    ResponderEliminar
  78. La ignorancia es atrevida. Los que asociaron este "sindrome" a Diógenes, seguro que, por muy científicos que fueran, no conocían a fondo la vida y obra de este filósofo. Simplemente lo catalogarían de indigente.
    Así funcionan muchas de las creencias arraigadas que conforman un paradigama.
    Buena entrada y buen micro, Towanda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  79. No conocía estás anécdotas de Diógenes, ahora que las conozco me parece que fue un tipo muy interesante, un loco, un poco exagerado pero auténtico, la sociedad no permite este tipo de personas y las aísla, provocando aún más su locura.

    Pienso que el síndrome no tiene mucha relación con la filosofía de Diógenes, la mayor parte de la sociedad gira en torno a lo material y rinde pleitesía al dinero, este síndrome es simplemente un reflejo aumentado de algo que afecta al a mayoría... Diógenes iba en contra de esta mayoría.

    Un post muy entretenido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  80. Tor: Pues sí, efectivamente...
    Muchas gracias por tus palabras que me hacen engordar un kilo, jajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  81. Carlobito: Quizás tu razonamiento sea la pista que hemos estado buscando desde el principio.
    Unicamente Neuri y tú dáis con la prosible interpretación a lo del síndrome de Diógenes.

    Un gusto tu comentario. Muchas gracias y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  82. Hola belle blog, íntimas y leales entradas,si te gusta la palabra indefinida, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen domingo, besos de agua...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...