15 julio 2015

Premios



Llevo algún tiempo perdida: el calor, el trabajo, la pereza...

Hoy traigo un montón de buenas noticias que podrían confirmar que estoy en una racha muy agradable.



 Relato ganador en ESTA NOCHE TE CUENTO, "Recaída", mes de junio temática "monstruos". (julio 2015). Aquí, acompañada del resto de ganadores y finalistas.






Primer premio I Certamen de Microrrelatos sobre el Bergante, de la Plataforma 'el Bergantes no se toca', dedicada a la defensa de los valores naturales, paisajísticos y culturales de los cuales dota a su entorno el río Bergantes (julio 2015). Aquí estamos.




Accésit X Concurso de Relato "José Luis Gallego", de la Asociación de Vecinos de Aluche con la colaboración de la biblioteca Pública “Ángel González”. (junio 2015).
El relato seleccionado tenía como título "El eclipse". Aquí se informa de la noticia.


  



Un verano muy caliente y muy estimulante, la verdad. Quito los comentarios en esta entrada para no ser pesada. Agradezco igualmente vuestras visitas y muestras de aprecio continuo.

Felices vacaciones a to@s!!!











20 junio 2015

Cosas de chicos



La cabeza comenzó a dolerme al principio del programa.  Intenté aguantar todo lo que pude, pero, en mitad del centrifugado, pedí a los gemelos –con gritos y puños– que me sacaran. Inmediatamente, quedé desclasificado. Son las normas. Pasaron varias horas hasta que encontramos a Graciela que, otra vez, se erigió como ganadora. Siempre era la más original de todos los hermanos, la más divertida y a la que se le ocurrían los lugares más insospechados para esconderse.

Ese día, mamá nos prohibió volver a jugar al escondite; papá se deshizo del congelador y nosotros comenzamos a echarla mucho de menos.

 
                                                                   ******

Finalista Wonderland 20 de junio.

                                                                         ******




06 junio 2015

Recaída



Cuando se despierta, adora contemplar a Roberto durmiendo en la cama. Pero hoy no ha sido así. Su traje no colgaba del perchero. Quizá madrugara. Canturrea hacia la ducha. Tampoco está su albornoz. Se sorprende. El agua brota fría. Suena el móvil. Coge una toalla y avanza descalza. Cuelgan. Número oculto. Bufa. Decide telefonearle. Busca en la agenda. No hay “robertos”. Maldice; no recuerda el número.

En el clóset, una caja de pastillas intacta. Sonríe. Extraña el gel de afeitado, su loción, la gomina. Tiembla. Acude al dormitorio. Abre el guardarropa. Faltan camisas, el abrigo, pantalones… una maleta. Corre al salón. No encuentra los discos de vinilo. Anda y desanda el pasillo aturdida. Decide no ir a trabajar. Ovillada sobre las baldosas enciende un pitillo. Lo había dejado. Su lengua lametea los rosados queloides de sus muñecas. Le alivia. Repara en el álbum de fotos del verano: ella paseando. Ella tomando un helado. Ella riendo… Ella sola. La angustia se hace densa en su cuello. Marca el teléfono de su madre. Le dice que Roberto se ha ido y que alguien lo ha borrado de todas sus fotografías.

Al otro lado, una mujer cubre su boca y llora. Han regresado.



 




Mi participación mes de junio, tema monstruos, ENTC.

01 junio 2015

El legado



Abuelo siempre olía a pólvora. Sentado en su sillón orejero, consumía largas jornadas mimando las figuras que componían la maqueta de su batalla. Contiendas de pinceles, cepillos, lijas y esmaltes para otorgar identidad a centenares de aguerridos soldados y a decenas de cañones de diferentes libras. Calzaba botas militares y dirigía los despliegues de tropas desde su viejo catalejo.

Anochecía cuando avisó a abuela para mostrarle el último cañón. Ella bisbiseó algún cariñoso reproche, maldiciendo el poco tiempo que le dedicaba. Él, avergonzado, la sentó en su regazo y susurrándole hermosas palabras de amor, a las que no acostumbraba, se quedó dormido. Fue su manera de decirle adiós.

Con el tiempo, descubrí detalles sorprendentes en sus figuritas de plomo. Un mismo rostro repetido, una y otra vez, en la cara de cada soldado: el de abuela. Y en correajes, casacas, bocamangas o escarapelas, un testamento de poesía cincelado en minúsculas letras que hizo feliz a su enamorada hasta que nos dejó.

Los domingos son una fiesta cuando vienen mis nietos. Tomo posesión del sillón del abuelo, me calzo sus botas y, a través del catalejo, les narro batallas de amor y plomo, y todo recupera ese añorado olor a pólvora.




*Ganador mes de mayo ENTC

Mujer práctica


A mí me gustaba más antes, cuando se quedaba dormido en el sillón viendo las noticias, despatarrado, en calzoncillos y camiseta, con la lata de cerveza en una mano y el cigarro en la boca. Podía pasar horas contemplando cómo se consumía el tabaco sin que la ceniza se derramara, hipnotizado ante las figuras mágicas que dibujaba el humo, pero mamá lo prefiere ahora, con esa espuma babosa escapándose de sus labios. Dice que entre lo de la pensión y las limosnas que recoge a la puerta de la iglesia llegamos sin problemas a fin de mes e incluso ahorramos.

                                                               ******
 


Otro finalista de hace ya algunas semanas...










Mi sueño







En mi sueño no llovía, ni Alberto salía de viaje. Bertito amaneció con unas décimas y no lo levanté de la cama. En mi sueño, no iba al trabajo. No había coches atascados en la calle, ni tampoco un camión cisterna se saltaba un semáforo. El autocar escolar llegaba puntual. En mi sueño, vivían los abrazos que me daba a su vuelta del cole y las sonrisas y los juegos. En mi sueño no escuchaba golpes, ni frenadas, ni chillidos, ni cristales mezclados con mochilas y con camiones… En mi sueño lucía el sol y las calles estaban secas.





                                   
                                                   ********


Finalista Wonderland.





 




                                                                                          ** **

17 abril 2015

Otra teoría del caos



Hoy les demostrará que no es ningún cobarde.
Al verle entrar, el domador pierde su látigo y las leonas lo acorralan a zarpazos. La lanzadora de fuego no da crédito y una bocanada mal escupida abrasa sus cabellos. Hasta el viejo elefante ha olvidado el baile dejando caer su pata sobre el brillante cuerpo de su cuidadora. Una tigresa huye por la puerta, abierta por el enano, y se merienda a la primera fila, mientras los payasos gritan entre las risas de los niños.

Al otro lado del mundo, en otro circo, una mariposa ha aleteado a destiempo.




                                                                 *********

 

Me volví a colar en el Wonderland con este micro sobre el circo. 
Podéis acercaros y leer al resto de finalistas AQUÍ.








 

29 marzo 2015

Reinsertado



Anselmo no entiende de leyes. Su abogado le ha dicho que solicitará la suspensión de condena mientras se resuelve el indulto, pero el viejo no comprende esas palabras. 

En el barrio, todos han firmado apoyando su causa. Nunca supo contar bien, pero intuye –por la sonrisa del letrado– que esas docenas de rúbricas recogidas son suficientes. 

Hoy parece que va a llover, como cuando enterraron a Paquita. «¡Ay, si viera ahora al chico!» En previsión, se pone la gabardina nueva. Se perfuma. Quiere causar buena impresión en el Ministerio donde depositará los avales de sus esperanzas. «El muchacho era joven; tropezó… Probablemente, también fallamos como padres», piensa mientras acaricia la cicatriz de su rostro, evidencia de un infierno pasado. «Pero mejoró y lleva años limpio. Tiene novia, trabajo y dos críos pequeños. Si mi Paquita y yo supimos perdonarle… no es justo que, ahora, cuando es otro hombre, lo castiguen». 
  

                                                        ************



Microrrelato seleccionado mes de marzo. Palabras obligatorias a incluir: previsión, joven, evidencia, indulto y suspensión. 




                                                                                            
                                                                                      

23 marzo 2015

Cabos sueltos



A petición de la médium, mamá comenzó a preguntar. Habían vestido al polichinela con ropa de Agustín y el pelo era idéntico. Él respondió a todo: el nombre de su hámster, su rey mago favorito… No había duda, era el espíritu de mi hermano. Mamá abrazó al muñeco mientras papá extendía un cheque a la vidente.

Hemos vuelto a compartir habitación, como antes, aunque sigo teniendo mucho miedo de las cosas que hace. Le he dicho que seré bueno, que no contaré nada, pero creo que desconfía y, esta vez, no quiere dejar cabos sueltos. Insiste en que sé demasiado.





                                                         *******




 
 
 
 
 
Este micro resultó ganador el pasado 21 de marzo en Wonderland.
Menuda suerte estoy teniendo. Cuando se grabe el audio lo dejaré enlazado AQUÍ, por si os apetece escucharlo.






16 marzo 2015

¿Depresión posvacacional?





Pintando aquellos extraños bisontes, en las paredes del salón, pasó varias semanas. No le concedí mayor importancia. Ya el verano pasado, regresando de Egipto, le dio por las pirámides.

Tras contemplar las pinturas, hizo fuego con pedernales, construyó afiladas lanzas, abovedó techos con escayola, dejó crecer su pelo y barba y comenzó a vivir en desnudez. Según su terapeuta, son efectos secundarios de la medicación.

Intento apoyarle siempre: recogiendo la cosecha de trigo de la habitación de invitados; durmiendo sobre las boñigas de nuestro rebaño de cabras, pero no voy a transigir con su nueva y absurda concepción del sexo como acto meramente reproductivo.



 

04 marzo 2015

La brevedad del paraíso



A media mañana llegó el paquete. Lo desenvolví con urgencia, sacando todos los cachivaches. Devoré el manual y salí al balcón para practicar. Miré hacia el ayuntamiento, pronuncié las palabras mágicas y desapareció. No daba crédito. Después, me fijé en un tipo gordo con sombrero al que desnudé... Construí columpios, una pista de esquí, un zoo de osos panda, un chiringuito de seis plantas y traje el mar a la plaza. Entre vítores, me dormí.

Me despertaron voces, ruidos de cristales rotos. Ha atracado un barco de cruceristas y bajo mi balcón se concentran las primeras protestas exigiendo mi cabeza.



                                                            ****** 

Este micro ha resultado finalista en Wonderland. Menuda suerte. Aquí podéis leer otros cuatro relatos con los que comparto podio (Pulga, Juancho, Anna y Loren).









26 febrero 2015

Hogar, dulce hogar





El ataúd era amplio. Marina y yo entramos los últimos. La tomé en brazos para cruzar el umbral, como en las películas. Se ruborizó. Los niños aplaudieron. Ahora juegan al escondite. Ríen. Ha sido un acierto traernos también a los abuelos que, aunque andaban enfadados, se han reconciliado al contemplar su habitación con vistas a las montañas. Marina está en la cocina. Pica cebollas. Le acaricio el vientre que ya comienza a despuntar. «Pronto seremos uno más», dice. «Ya tengo preparada la bici», añado. «Estás loco». La beso. Cuánta felicidad y encima el promotor asegura que los vecinos son silenciosos.


                                                              *******








Este micro resultó ganador el pasado 22 de febrero en Wonderland.
Tenía voz catarrítica y estaba un poquito nerviosa, pero lo leí lo mejor que pude. Aquí, os dejo el audio por si os apetece escucharlo.


  

                                                                       
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...