18 abril 2013

Recortando gastos






–¡Puta crisis!, cada vez todo más caro y con la mierda de pensión que te quedó no llegamos ni a mediados de mes –cada día, la misma retahíla de reproches por parte de la esposa.
–La culpa la tiene el gobierno –respondía con calma el anciano a la malhumorada mujer mientras podaba un bonsai.
–¿El gobierno? Mira que te dije que te reengancharas unos años más pero al señorito no le dio la gana; el señor ya había dado mucha vida a la empresa… ¡Vago, más que vago! Todo el día mirando el jardín y perdiendo el tiempo con las plantas… –volvía una y otra vez la esposa a meter el dedo en la yaga.– ¿Por qué te habré aguantado tantos años con la de pretendientes que me cortejaron?.. Tanto elegir para acabar con el peor.
–Paciencia, Pura, que de comer no nos va a faltar –hablaba el viejito mientras intentaba acariciarle el rostro.
–¿Comer? A partir de mañana se te acabaron carnes y pescados… No hay dinero para la compra de dos y, puesto que eres el más viejo, necesitarás menos para acabar antes… ¡Qué cruz de hombre, Señor, qué cruz!..

El día en que desapareció doña Pura cuentan que vieron al anciano, con visibles muestras de agotamiento, llevando una pequeña pala manchada de barro. Acababa de plantar unos bonitos rosales por encargo de su esposa.




 Este microcuento es mi aportación a la segunda jornada de la convocatoria "La primavera de microrrelatos indignados 2013". Si quieres participar, aquí tienes las bases.

 

 

75 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Hola, Toro.

      Vale, aceptamos tocanarices.

      Besos.

      Eliminar
  2. Es una bendición, una mosca cojonera menos, pero aún el pobre la echaba de menos.

    Mucho santo varón suelto.

    Y mira que escribe bien la señá Towanda, siempre me deja perplejo.

    Dos abrazos a dos ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sau.

      Arriba la calificaban de tocanarices y aquí de mosca cojonera...

      Bueno, ejem, santos varones sueltos no creo yo que haya tantos pero éste he de admitir que sí lo parece.

      Gracias, locatis.
      Besos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Hola, TRacy.

      Siguen apareciendo adjetivos: tocanarices, mosca cojonera y mala pécora... Esto marcha.
      Gracias, guapa.

      Eliminar
  4. Un recorte de los gordos, solo habia dinero para uno.... esos rosales creceran con rabia.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Campo.

      Recortó a lo bestia el abuelito. Creo que los rosales crecerían con grandes espinas.

      Besotes.

      Eliminar
  5. No se anduvo con chiquitas,
    Saludos.
    Ana Martínez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana.

      La verdad es que no; cortó por lo sano.
      ¡Vaya tipo más bestia!

      Besos.

      Eliminar
  6. ya te leeré cuando vuelva un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  7. ¿La pala tenia manchas de barro ...rojo?
    Un buen relato, a mi me ha gustado mucho. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ester.

      La verdad es que no me lo contaron; tan sólo me dijeron que había barro. Lo preguntaré.

      Gracias, saltarina.

      Eliminar
  8. Jajj que habría hecho el viejito para merecerse semejante cruz, ahora ya podría comer doble. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, emejota.

      Bueno, dicen que cada uno tiene lo que se merece... Igual no era tan buenecito; no lo sé.

      Un besote.

      Eliminar
  9. La puta crisis hasta en la virulenta boca de la mujer.
    Qué monos los rosales,oyesss
    :)
    Seguro que engordó...el pobre viejito,digo!
    Hay gente p'a tó
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marinel.

      Lo cierto es que la señora Pura era una auténtica deslenguada y su mala lengua nada tenía que ver con su casto nombre...
      Una mujer contradictoria.
      El viejito engordó, ya lo creo que engordó.

      Un beso fuerte.

      Eliminar
  10. A ver si así dejas de dar por culo, ¡Pura!

    ResponderEliminar
  11. Está claro que el escrache en pareja es extremadamente peligroso.

    Muy bueno el relato, es un disfrute leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gemelas.

      Tenéis razón. Este pobre hombre llegó a sentir que su vaso se había colmado; igual que me siento yo, mi vecina la del segundo, el conductor del autobús y la mayoría de las personas que conozco y con las que hablo, de la situación económica y de recortes...

      Cosas de los recortes.

      Besos.

      Eliminar
  12. La cruz no sabe de sexos....

    Cuánto me ha gustado tu relato

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar.

      La cruz es cruz y, cada cual, la llevamos como podemos.

      Gracias por acercarte hsta aquí.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Que cruz...que cruz...

    Mira que con ese abono, los rosales... ;D

    Siempre sorprendente.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, doctorcito.

      A lo mejor sí o a lo mejor se le avinagraron.

      Besos y gracias.

      Eliminar
  14. Y doña Pura debio quedar muy contenta porque seguro que esos rosales crecieron rapidos y frondosos gracias a su aportación. Y luego estaria quejosa que su marido no la escuchaba...En fin requetepreciosa estoy segura de que este microcuento va a arrasar porque es tierno y emotivo, me ha encantado ese dulce canto a la "paciencia" indignada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Neuri.

      Doña Pura y el viejito paciente, una pareja en la que uno intenta hacer un guiño cómplice y la otra toma la tijera para recortar gastos a costa del pobre pensionista. Casi como está pasando en el mundo.

      Gracias, guapa.
      Anímate y en mayo colocas tú uno porque esto de los micros indignados tiene una tercera jornada...

      Besos.

      Eliminar
  15. Me ha gustado mucho Towanda!!! Pobre viejecito!!.
    No creas que hay muchas mujeres que los llevan asi. pobrecitos...Que descansado se quedaría.
    Bienvenida otra vez por aquí. Se te echaba de menos.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Mercader.

      Tienes razón, pobre viejito y pobres de todos nosotros como la cosa no se arregle.
      También yo echaba de menos a todos los amigos y amigas.

      Besos, guapa y muchas gracias.

      Eliminar
  16. Towanda, me alegra verte en esta iniciativa y leerte por supuesto. El pobre viejo representa, en mi modo de ver, a todos esos ciudadanos que somos nosotros que aguantamos lo que nos tire. La única diferencia, hasta ahora, es que seguimos y seguimos... ya veremos hasta cuando.

    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicolás.

      Ha sido Ximens el que me ha ido animando, cada sábado, a hacerlo. Asi que la participación se la debo a él.

      Ése es el sentido exacto y correcto de la historia.
      El viejo eres tú y soy yo; es también ese pensionista que se jubila con una pensión mediocre y no llega a fin de mes. Y Pura, ya sabes quién es... Una loba que puede ser el estado, el gobierno, la banca, la Merkel o yo qué sé que se encargan de afilar tijeras.

      Gracias, guapetón.

      Besos.

      Eliminar
  17. La mato?? Par aprovechar su carne?? Jejeje Oh dios!! Veo demasiadas noticias! Pudieron haber juntado para el te!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gary.

      Bueno, no lo sé, ella desapareió y él plantó unos rosales para ella...

      Besos,

      Eliminar
  18. No pongo nombretes es una historia de vida mas de aqui de allá de más alla.
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fiaris.

      Es una historia que puede ser muchas cosas diferentes. Es algo actual y es tremendo.

      Besos.

      Eliminar
  19. Muy original y la crisis esta fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Citu.

      La crisis es dura y hay personas que están en situación muy precaria.

      Besos.

      Eliminar
  20. Bueno, finalmente el señor hizo lo que tenía que hacer con alguien así

    XD

    saludos!

    ResponderEliminar
  21. No le reprocho nada al anciano, nada de nada. Vivir con Pura era un castigo insufrible...

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mar.

      Al anciano se le hincharon las narices, como se nos van a hinchar un día a todos los ciudadanos con tantos recortes y tantos chorizos que viven como Dios...

      Besos, guapa.

      Eliminar
  22. En el autobús veo muchas parejas de ancianos haciendo oposiciones a abonadores de rosales.
    ¡Bruja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cuentón.

      Son unas buenas oposiciones, creo.
      ¿Bruja? ¡Eso no me lo dices a la cara!
      Pero si soy muy buenecita...

      Besos, simpático.


      Eliminar
  23. No me extraña!!!!! Hay algunas esposas que son bastante cansinas. Towanda me ha encantado como siempre tu relato. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anayaika.

      Hay matrimonios (estado/ciudadano) que como no se preocupen en quererse... están condenados al fracaso.

      Besos.

      Eliminar
  24. Como en todas las historias, se nos cuenta lo mala que es una y lo bueno que es otro en determinado momento. Si se plasmase una discusión de las mías seleccionada, me iban a vestir de todos estos epítetos y de muchos más. Algo bueno tendría Pura cuando el hombre se fijó en ella.

    Buen relato, como siempre, aunque últimamente estás muy desaparecida. Lástima.

    Un beso de un mal hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sbm.

      Últimamente ando perdida, tienes razón. Se juntan muchas cosas y poco tiempo; intentaré corregirlo, no lo dudes.

      En este caso me tienes que dar la razón porque Pura no es tan pura como parece y el anciano eres tú... Y yo y mi marido y mi vecino y el autobusero y el carnicero y el desahuciado y el parado. Somos todos los que estamos indignados con tanto recorte y tanta gaita.

      Un beso muy grande.

      PD: Estoy a punto de quitarme los calcetines, jajaja.

      Eliminar
    2. Yo anciano? jajajaja, no das una! Si soy un jovenzuelo con el ciclo capilar al revés!
      Te doy la razón y te doy un beso (muy grande), y te doy membrillo.

      No te quejes!

      Eliminar
  25. Towanda, Pura buscó su destino, y el viejito tuvo que ser obligado participante, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María cristina.

      Muy bien, guapa. Me gusta ese comentario.

      Besos.

      Eliminar
  26. ¡Anda!.No sabía yo de esta faceta macabra de Towanda.
    No sé por qué estas cosas tan patibularias me hacen gracia.
    Debe de ser por la calenturienta imaginación de quien las escribe así.
    jajaja.
    un bsazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Spa.

      Tengo dos facetas: la moñas (=dulce, empalagosa, prudente) y la macabra.
      Hoy tocaba macabra porque el tema de la indignación no daba para otra cosa.
      Bueno, ¿mente calenturienta?, ya lo creo. Menos mal que pulo y endulzo mucho antes de dar salida a los textos.
      Me he descubierto: tengo una cara B que no potencio mucho porque me identifico más con la cara amable.

      Un beso, guapetón.

      Eliminar
  27. Hizo bien el pobre hombre. ¿Y lo bien que se iban a dar los rosales? :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, dolega.

      Sólo sabemos que ella desapareció y que él plantó unos rosales por encargo de ella... Quizá Pura se largó con un jubilado más rico, ¿quién lo sabe?

      Besotes.

      Eliminar
  28. Que conducta más injusta la de la sra Pura, seguramente será mejor persona convertida en rosal.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sabores.

      Jajajaja, pues sí, seguro que dará mejores flores que contestaciones...

      Gracias y besotes para ti.

      Eliminar
  29. Pura se expresa igual que todos los que han provocado esta situación: que trabaje más, que no te jubiles hasta que digamos, que vas a dejar de comer para que nosotros robemos más... ojalá encontremos esa pala igual que el viejito de esta historia.
    Buena aportación.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elysa.

      Igual, igual. Vamos, que es Pura sólo de nombre.
      Lo has visto muy claro, guapetona.

      Gracias por acercarte y comentar.

      Besos.

      Eliminar
  30. ¡Vaya dos! A la viejecita daban ganas de hacer con ella lo que hizo el viejecito tan bueno, tan resignado...tardó en demostrar que nadie es bueno.
    Pero tú escribiendo lo eres y mucho.
    Besos Towanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lola.

      ¿Trajiste bizcochito de fresa? Menuda pinta tenía, jajaja.

      Doña Pura es una tirana que abusa y golpea cuando puede y dónde más duele. No quiere a nadie, sólo le importa la bolsa... Fíjate, como muchos políticos, chorizos varios, banqueros. Es igualita que todos esos.
      Y el viejito resignado soy yo, que pago impuestos, que no tengo cuentas en Suiza, que nadie me da un sobre, que si me incumplo una norma pago una multa... Y también eres tú, y tus hermanas y sus maridos y tus vecinas y mis hijas...

      Gracias, tesoro que eres un sol.

      Eliminar
  31. Una buena aportación a la primavera indignada. Eso sí: qué cargante la señora, qué bruja. El señor, más majete, mucho más.
    Un abrazo, Towanda y encantada de conocerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isabel.

      En realidad, doña Pura se lo merecía y no es que yo aplauda estas conductas, nada más lejos de mi intención, pero es que era muy recortona.

      Gracias por acercarte y encantadísima de haberme encontrado contigo.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  32. Pobre hombre, que harto estaba, aunque aguantó muchísimo tiempo, otros no somos tan pacientes..
    Buen micro.

    Gracias por pasarte por mi casa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ojos de la Niebla. ¡Bonito nombre!, me gustó.

      Otros no somos tan pacientes y se nos comienzan a hinchar las narices de tanto choriceo.

      Un beso muy grande y muchas gracias por acercarte.

      Eliminar
  33. ¡Qué consuelo que desapareció ella primero! Mira que era un santo paciente él.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mpmoreno.

      Sí, desapareció la primera y el pobrecito le plantó flores... Era un gran tipo.

      Besos.

      Eliminar
  34. Un retrato extremo que nos permite saborear la venganza de las víctimas de la crisis. No acabo de ver a ese anciano capaz de haber hecho nada malo con esa pala. Veo mucho cariño hacia Doña Pura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel Torija.

      Es extremo como lo son las situaciones que, a diario, nos llegan por familiares, vecinos, medios de comunicación.
      No te preocupes por el viejito que no ha hecho nada malo, lo sé de buena tinta y amaba a doña Pura por encima de todo; fíjate si sentía amor que cuando desapareció corrió a plantarle rosas...

      Un abrazo y enhorabuena por tu libro.

      Eliminar
  35. No me extraña!!!!! Hay algunas esposas que son bastante cansinas. Towanda me ha encantado como siempre tu relato. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, reducción mamaria.

      Bueno, esa crisis tómala como una mala esposa, que en realidad es lo que es.

      Un beso.
      Gracias!!!!

      Eliminar
  36. Jope, Tow, juraría haberte comentado este relato, pero ya no sé si solo fue en la sección de conservas. Me río porque mujeres así existen, dando por saco todo el tiempo sobre la inutilidad del marido. Tu relato hace referencia a la miseria que nos traen y encima nos echan la culpa de haber sido pebres por encima de nuestras posibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ximens.

      Lo hablamos cerca de las celulosas para el WC, recuerda.

      Las mujeres así, ¿existen?, no me lo creo. Las mujeres somos buenas; discrepo contigo, jajajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  37. Qué triste que sea tan real como la vida misma.
    Este viejete, qué clase de abono utiliza para abonar los rosales???
    Me gusta por que callas más de lo que cuentas...
    Buen relato, te deseo mucha suerte.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosy.

      Abono orgánico natural, no hay nada como eso para que los rosales crezcan y crezcan.

      Me gusta que te guste más por lo que callo que por lo que cuento.
      Gracias.

      Besos grandes.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...