30 enero 2012

Frente al espejo



Cinco minutos… ¿estáis listas, chicas?... Vamos, deprisa, deprisa. La función no espera…


Otro día más frente al espejo intentando maquillar el paso del tiempo.


Base de maquillaje ¡Vaya!, se está terminando...
Lore, ¿me dejas la tuya?... Cógela tú misma, Yeny.
¿Alguien ha visto mis pestañas?... ¡Toma, están aquí!... ¿Qué diablos te pasa hoy?... Ni yo misma lo sé.
 

Tres minutos… ¡Vamos, vamos!
 

Comienzo a estar cansada de esta vida. Esta maldita peluca me aprieta tanto que, cuando me la quito, noto varios días la marca oprimiendo  mi cabeza y estos tacones de vértigo me lastiman demasiado los pies… Otra carrera en las medias…ya están para tirarlas... Pásame la laca de uñas a ver si consigo parar el desastre…
 

Chicas… ¡a escena!
 

El mismo número de vodevil dura ya varios lustros y percibo que las risas y las burlas son mucho más frecuentes, que los aplausos y ovaciones. ¿Aplausos?, hace años que no los escuchamos. Creo que el Gallego debería retirar este maldito espectáculo de una vez por todas y dar un aire nuevo al local, o venderlo... La zona no es mala y podría sacarle unos cuantos cientos de miles de euros.
 

El Gallego es un buen tipo y, personalmente, creo que pierde dinero con nosotras. La Lore piensa como yo pero la Vane cree, que el nuestro, es aún un buen show… 

Pobre Vane, desde lo de su madre se le nota más ausente que de costumbre. Hoy, sin ir más lejos, ha confundido varios pasos de baile y las risas burlonas y los pitidos se deben  haber escuchado por toda la ciudad. Varias veces le hemos dicho que esa mierda que le pasa el niñato ese del taller, le está matando, pero es inútil hablar con ella porque ya no quiere escuchar… Ni al Gallego, que es lo más parecido a un padre que ha tenido nunca, le hace caso…
 

Ha sido culpa mía, perdonadme chicas… Gallego, lo siento, no volverá a pasar… No sé en qué diantre estaba pensando…  ¿qué os parece si incorporamos la equivocación al número y lo hacemos más cómico?... o puedo entrar tropezándome o... quizá debería morirme de una vez y dejar de matarme poco a poco y en pequeñas dosis… lo siento, lo siento...
 

Silencio profundo y lágrimas a punto de brotar por los ojos de este, sin par, cuarteto.
 

El Gallego se ha portado como un auténtico caballero. Ha cogido por la cintura a la Vane y con esos ojos de buena gente que tiene, conteniendo el llanto, nos ha hecho un gesto con la cabeza y las cejas, indicándonos que él se encarga de todo, como tantas y tantas veces en los últimos tiempos. Se ha llevado a la Vane con la cabeza apoyada en su hombro mientras iba hablándole al oído.


Es un buen hombre y la Lore y yo siempre hemos sospechado que anda enamorado de la Vane desde el primer día que apareció por el garito. También pensamos que este show de tercera tan desfasado lo mantiene por ella, por lo feliz que ha sido la Vane en este espectáculo.
 

Es muy tarde, Lore, me voy a casa y ya me arreglo allí. Es hora de dejarlo, Lore, es hora de dejarlo… Tengo algún dinero ahorrado y podría…
 

La Lore me coge de las manos, me abraza como nunca hasta entonces había hecho y asiente con la cabeza. Es la hora Yeny… esto se acaba.



 

Ahora, frente al espejo, con el algodón de desmaquillar impregnado en crema hidratante voy borrando los ojos, las cejas, los labios y este absurdo lunar en la mejilla… dejando caer la pesada armadura que me cubre, para dar paso a mi realidad... la vejez de una artista de cabaret.
 

Y mi espejo; ése que antaño me hacía guiños cómplices, hoy está siendo más generoso que de costumbre y me devuelve la tierna imagen de un hombre viejo y demasiado solo, que se cansó de interpretar por más tiempo su comedia.





127 comentarios :

  1. Que tierno y triste final, pobre hombre tanto tiempo encerrado para salir frente al espejo.

    Siempre un final tan inesperado como genial.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Vaya con ese final... Me viene a la mente "Candilejas", con un Chaplin que se empeñaba, a pesar de los años, en seguir adelante con el espectáculo...

    Ay los espejos... qué difícil es relacionarse con ellos a veces...

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito nena... Como me gusta como escribes... Segun vas leyendo quieres acabar a ver por donde sales jijij... Felicidades...

    ResponderEliminar
  4. Que relato hermoso y bien desarrollado y con los finales con que siempre nos sorprendes
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La decadencia en pleno apogeo... saltan los disfraces y las verdades abofetean el corazón.

    Me pones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Towanda, chapó, precioso relato como la vida misma, el disfraz con el que pasamos por la vida y llega un momento en que quieres tirar todo por la borda y ser tu mismo.

    Esa jodía vida de actuación ante los demás.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  7. Muy bien!! muy bien llevado y muy bien resuelto, con esa vuelta de tuerca del final. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Towanda, leyendo tu micro he transitado por varios lugares. Primero, por unas chicas de barrio con ansias de triunfar, con ellas he girado a una estrecha calle desierta llamada Fracaso, para luego encontrarnos en un callejón sabiendo que era tarde y nos habíamos equivocado. Pero lo mejor, ha sido el final, cuando han confesado que no eran jovencitas, ni tampoco señoras, si no unos muchachos que se travisten de mujer quizás porque es la única forma que tienen para sentirse mujer.

    Me ha gustado mucho y me ha recordado a Almodovar, por la temática y el humor. Y como digo, el final, excelente. ¡Muy bueno!

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Una buena dosis de resignación tiene tu relato. Hay que saber encajar el paso de los años y como éstos van limando y cambiando las cosas. Pero, al final, las cosas se asumen, aunque a veces es dificil llevarla a cabo.

    Muy tierno y triste el relato.

    Bss.

    ResponderEliminar
  10. El mundo de las varietès deben de funcionar de esa forma, unos años de luz y muchos de decadencia. Es un buen relato.

    un fuerte saludo

    fus


    pd. si tienes tiempo te invito a pasar por mi blog.

    ResponderEliminar
  11. es tiempo de carnaval...donde los espejos se hacen de carne y hueso

    ResponderEliminar
  12. Tus finales siempre son la monda. Me ha gustado mucho todo el relato, y me deja la sensación de que tu paso por el camerino de Telemadrid te sirvió para inspirarte. En fin, es lo que tiene esto de escribir, que de cualquier situación termina surgiendo una historia que contar.

    Besos Towanda.

    ResponderEliminar
  13. Pues el final me descoloca del todo, a qué negarlo.

    Pero está muy bien escrito, como siempre.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Precioso relato.. y los finales, como te dicen otros comentarios, están muy bien :)

    Un saludo,

    Jose

    ResponderEliminar
  15. La mención de la peluca y los tacones de vértigo me ha hecho pensar en una Drag Queen.
    ¿Qué puede esperar esta persona del paso del tiempo?
    Si echamos un vistazo a tu anterior entrada, imagina que, encima, sea una persona reñida con su cuerpo y con su aspecto desde siempre.

    Los que podemos afrontar una futura vejez, aunque la veamos de lejos, con equilibrio y criterio, sin las nostalgias obsesivas de la juventud, nos podemos considerar bendecidos por la fortuna. Creo que quien se aferra al aspecto juvenil para alargar esa etapa, es que aún tiene mucho pendiente por aprender.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. La vida muchas veces es como un baile de mascaras, aunque no me gusta ese clichè.
    Lo que tenemos realmente son diferentes roles...y wow me sorprendiste de nuevo con tus relatos tan diversos y llenos de mucha animosidad e imaginaciòn, aùnque este fue tremendamente triste al final,

    Pero asì es la vida, llena de alegrìas y desden en donde todos vamos buscando, un equilibrio que nos permita estar a bien con nosotros mismos y nuestros semejantes.

    Fantàstico tus relatos! pero lo mejor, es de que tras èstas reflexiones estan personas como tù tan llenas de vida y de entusiasmo!

    /Un inmenso abrazo Towanda!!

    ResponderEliminar
  17. y cuantos actores amiga mia pasan asi sus dias entre camarines,luces,maquillajes y lo que se les eche encima porque es sabido que un actor jamas se jubila,ellos trabajan arriba del escenario hasta que el cuerpo aguante.

    besitos amiga y como siempre me encanto esta historia que guarda mucha ternura.

    feliz semana!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Uff!!! Magnifico tu escrito, Si me lo permites me quedo por aqui para seguir descubriendo cosas, Saludos desde Puerto Rico!!

    ResponderEliminar
  19. Towanda, he leído dos veces tu relato. La primera con avidez con la avidez lectora de saber qué cuenta, la segunda para disfrutar de nuevo.
    Es genial de principio a fin. La puesta en escena me parece magnífica con la recreación de ese teatrillo de vodevil. Los personajes demacrados cubiertos por la máscara del maqillaje, dolientes de la vida; el ritmo, los pasos equivocados y la música desafinada se ven y se escuchan diáfanamente. Y el final, el final Towanda, es perfecto por su melancolía y porque nos sorprende.
    Un placer literario
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Neuri:
    Uno o una puede tratar de maquillar el paso del tiempo y será el espejo el que se encargue de poner a cada cual frente a su realidad.
    ¡Pobre hombre!, tienes razón.
    A mí me dan mucha ternura este tipo de personajes que trabajan en el espectáculo, sin llegar a ser nunca una primera figura...
    Un besito, reina.

    ResponderEliminar
  21. Ximo Segarra "ACAPU":
    Me encantó Candilejas y el espíritu que le imprime al personaje, Chaplin.
    Los espejos nunca mienten, amigo Ximo.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Mimil:
    Me alegro si te gustó. Siempre intento una salida que, presuponga, la menos probable
    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  23. Lapislazuli:
    La verdad es que no seme ocurrió ningún otro final.
    Gracias, un besazo.

    ResponderEliminar
  24. Toro Salvaje:
    Fuera disfraces y armaduras para darse "de bruces" con la realidad. Para este artista, el paso del tiempo y la soledad.
    También me pones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Saudades8:
    Sí que tienes razón, una jodía vida interpretando la de otros.
    Un beso ENORME.

    ResponderEliminar
  26. Rocío Díaz Gómez:
    Pues... muchísimas gracias, me alegro que te haya gustado.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  27. Nicolás Jarque:
    Un comentario estupendo. Me gusta mucho porque esa es la historia.

    Gracias, bonito.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  28. Mar:
    Muy triste, ya lo creo.
    Sabes?? yo siempre he pensado que la gente de teatro al final de la vida, están solos. No me digas por qué, pero veo tanta bohemia y tanta melancolía que, será una manía, me los imagino así.
    Gracias, Mar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Fus:
    Así debe ser. De joven son años de gloria y admiración y, en la vejez, objeto de burla y risas.
    Bienvenido o bienvenida; te visitaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Ay..., ¡pobre hombre! o mas bien pobre persona..., que se esconde tras ese trocito de gloria que un dia tuvo. No se puede parar el tiempo, hay que asumirlo con la cara limpia y las ideas claras...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  31. Portal de mis desvelos:
    Gracias por acercarte a este mundo que me he inventado para compartir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Noelplebeyo;
    ¿Ya es tiempo de carnaval?, no fastidies y yo con este pelucón...
    Besos, precioso.

    ResponderEliminar
  33. acróbata:
    Sí, la verdad es que esas 3 horas en la tele me dan una perspectiva del mundo diferente. He cambiado, he crecido, he madurado, me siento realizada.... jajajajaja.
    Besos, precioso.

    ResponderEliminar
  34. Valaf:
    ¿Qué te descoloca?
    Que sea un señor mayor?...
    Jolínes, lo siento.
    Bueno, a ver si para la próxima afino mejor.
    Muchas gracias, como siempre y muchos besos.

    ResponderEliminar
  35. Arnedo:
    Gracias, Jose Antonio.
    El final ea el único posible (para mí).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Merce:
    Una drag queen o un espectáculo de travestis al estilo de los que había en los años 80 y que tuvo su tiempo.
    Cuatro hombres sumergidos en un show del pasado que ya solo produce risas...
    Gracias por tu opinión y millones de besos.

    ResponderEliminar
  37. Francisco Josè Lazo Melhado:
    La vida de las personas que se dedican a la farándula es como un eterno baile de máscaras.

    El final es triste, sí, pero en ese final y frente al espejo es como si se viera por primera vez realmente como es.
    Vislumbro que, con los ahorros que tiene guardados, podrá continuar su vida e intentar ser un poquito feliz.

    Muchas gracias por tus comentarios, siempre tan amables.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  38. Jackie:
    Acceso permitido 24 horas. Barra libre y nevera siempre llena...
    Estás en tu casa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. Felicidad Batista:
    Wow, gracias.
    Me gusta muchísimo (desde niña) el mundo de la farándula y del artisteo.
    Probablemente la gente del teatro viva mejor y no acaben tan solos y tristes... pero, a estas personas del vodevil o de los cabarets, me las imagino así.
    ¿Has visto alguna vez alguna expresión que transmita más tristeza que la sonrisa de un payaso?...
    Un beso muy fuerte y gracias.

    ResponderEliminar
  40. Campoazul:
    Y qué razón tiene mi chica. Para todo hay una edd y un tiempo y hay qué saber cuándo retirarse.
    Gracias, preciosa.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  41. Sony:
    Jolínes, que me he saltado a mi argentina favorita...
    Como tú dices, así es la vida de algunas de estas personas que nunca llegan a triunfar del todo, pero que hacen lo único que saben hacer aunque les cueste seguir saliendo a escena.
    Un BESAZO, con mayúsculas y perdóname, guapísima.

    ResponderEliminar
  42. No, es que para mi vergüenza supina no había pillado que eran drags. Iba pensando que eran unas bailarinas que ya se habían hecho pelín mayores para el show, tanto, que tiraban hasta de pelucas, snif.
    Pero al final si.

    Un beso

    ResponderEliminar
  43. Valaf:
    No te preocupes, vergüenza ¿de qué?, ni mi marido lo pilló y me conoce como la palma de su mano...
    Quizá no lo redacté del todo bien. La culpa es mía y solo mía, que lo sepas.
    Gracias, de nuevo, tabernero encantador.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  44. Hola Towanda:

    Lo que más me gusta de tus relatos son los finales inesperados.

    La vida es un carnaval...Con todo y disfraz.

    Besote

    ResponderEliminar
  45. Tus relatos se adentran allá por donde la inspiración no se atreve o son lugares que trata de impedir lleguen a la mente de quien se pone a escribir.
    Tus relatos se adhieren a esa voz que desde silencios perdidos sueñan con que alguien la oiga, y ¿qué mas da si es ficción o rebeldía? mas que las personas el escenario, el lugar, una jaima, un campamento, el trabajo, la profesión, el momento, el drama, todo queda ya eternizado en un relato y esa voz llega a quienes te leemos y de alguna forma, en algún rincón del mundo sonreirá.

    El tiempo no cambia su costumbre de envejecernos, es vida, el no es el culpable, pero esta dichosa crisis que amarga tantas vidas, esa, sí es culpa nuestra.

    Un abrazo enorme y solidario!

    ResponderEliminar
  46. Siempre buscando la vuelta, hoy con sonrisa casi amarga.. el paso del tiempo y la ilusión que transmites suena agridulce.
    Precioso
    Besos

    ResponderEliminar
  47. Cuesta reconocer que ha llegado el final y toca retirarse con dignidad.

    Muy bueno!

    Besos!

    ResponderEliminar
  48. Es un relato precioso. Me encanta el final. Se nota que tienes madera de esritora.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  49. Muy bueno Towanda, te vas superando cada día. Un besote

    ResponderEliminar
  50. Que tristeza Towanda!!!
    Sabes? No se por qué desde las primeras líneas me ha venido a la cabeza la imagen del personaje de película Flor de otoño de José Sacristán...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  51. Una historia de todos los dias. Muy triste, pero muy significativa. Cuantaspersonas pasaran sus dias escondiendo su dolor detras de un maquillaje. Muy bueno amiga, Un verdadero lujo estar aqui.

    ResponderEliminar
  52. La decadencia llega inevitablemente. Es bueno saber detenernos a tiempo, aunque no siempre es posible.
    Besos Towanda

    ResponderEliminar
  53. Un relato triste.
    No saber envejecer añade un plus de tristeza al hecho mismo de ir dejando la juventud a nuestras espaldas.
    B7s

    ResponderEliminar
  54. Manuel:
    Gracias estimado doctorcito.
    Me gustan los finales imprevistos aunque, cada vez, me conocéis mejor y siempre los tenéis previstos.
    Muchas gracias por venir siempre tan amigable.
    Un beso, doc, ay! como me duele la garganta...

    ResponderEliminar
  55. CArlos:
    Y tus comentarios son siempre como pequeños microcuentos maravillosos donde bucear y encontrar siempre una reivindicación...
    GRACIAS, Muchísimas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. mientrasleo:
    Siempre buscando la vuelta para plantear lo que hubiera parecido lo menos probable.
    Gracias, bonita.

    ResponderEliminar
  57. Ion-Laos:
    Debe costar mucho cuando uno nada más que sabe hacer "eso" en la vida.
    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  58. Evánder:
    Y tú tienes madera de un tipo muy amable.
    Gracias.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  59. Julia Velayorga:
    Creo que no, además en este relato, he cometido algunos errores porque he llevado a la confusión a algunas personas... Estoy aprendiendo, solo hago eso... aprender.
    Gracias, bonita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. Rosa:
    ¡Qué astuta es mi niña!
    Me encanta ese aire "malpensado",
    Gracias, bonita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  61. Jackie:
    Creo que es difícil, a veces, sacar la cabeza y tomar conciencia de nuestra existencia pero también creo, que no hay otra manera de enfrentarse a la vida.
    Somos lo que somos y cuanto antes nos demos cuenta de nuestra realidad, mucho mejor.

    GRacias, bonita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  62. Gamyr:
    Bueno, al menos hay que intentarlo.
    Besos, reina.

    ResponderEliminar
  63. Mari:
    No saber envejecer o también no haberse dado cuenta del paso inevitable del tiempo. Estos tres señores entre trajes de vedettes, pelucas, tacones y pinturas lo habían olvidado...
    Gracias, Mari.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  64. Otra vez viajar al olvido:
    Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  65. Triste... Yo quiero ser una anciana muy sorpresiva, con todos los años muy visibles y un humor a prueba de tempestades.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  66. Elmundo del espectáculo es muy duro y la vida, en ocasiones, engaña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  67. Hola Towi!, me ha encantado, desde el principio me has transportado a un lugar lleno de magia, un poco caótico, las prisas en los camerinos, nervios trás el telón, y la tristeza y desilusión frente al espejo, al quitarse el maquillaje y verse reflejada toda su vida, actores sin nombre con un sueño por cumplir.
    Un besote guapa, y mañana más por fi, que es mi mejor terapia para desconectar.

    ResponderEliminar
  68. El tiempo pasa demasiado rápido y no nos damos cuenta o no queremos darnos. Solo el espejo es el único sincero con nosotros. El mundo de espectáculo es muy injusto con los personajes. Pobres hombres, me han dado pena. Toda la vida haciendo lo que les gustaba, dando lo mejor de ellos para al final nadie reconocer su trabajo. Un relato tierno y sorpresivo, me encanta. Un bessito

    ResponderEliminar
  69. Este relato precioso, será nuestra llegada a la vejez.
    El espejo nos dice como somos realmente.
    Me ha gustado mucho.
    Besos Towanda

    ResponderEliminar
  70. Jolín, qué triste. Aún así, me gusta como nos lo has contado.

    Besitos

    ResponderEliminar
  71. Hola es que voy con mucha prisa , mañana me paso y te leo , paso para decirte que en mi blog hay un regalito para ti , espero que te guste besos de Lm.

    ResponderEliminar
  72. Inesperado final, como nos tienes acostumbrado. Es una pena pasar tanto tiempo para poder salir al espejo, realmente un tierno final.
    Siempre es un placer leer tus relatos, son magníficos y mejor escritos aun.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  73. Sara O.Durán:
    Será una anciana alegre y sorpresiva, como te gusta a ti.
    Gracias, reina.
    Besos.

    ResponderEliminar
  74. Inde:
    Es tal y como dices. El mundo de la farándula es finito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  75. Miss Greti:
    Gracias, chiqui.
    No me da la cabeza para hornear una historia cada día, ¡ojalá!
    Eres muy pero que muy amable.
    Muchísimos besos y miles de gracias.

    ResponderEliminar
  76. Men:
    Las personas nos pueden mentir, pero el espejo nunca lo hará.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  77. Lola Velasco:
    El espejo nunca miente; menos mal, porque siempre podremos acudir a él para que nos diga la vedad.
    Muchas gracias y cien mil besos.

    ResponderEliminar
  78. Lluviaenelsilencio:
    Bienvenida y gracias por tus palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  79. Mágico:
    Un poquito triste, la verdad.
    Si te gustó, me doy por contenta.
    Besos, Lord Mágico.

    ResponderEliminar
  80. Iglesias:
    También, la necesidad de un trabajo estable les hizo engañarse...
    Un abrazo enorme y muy agradecida, como siempre, por tus palabras.

    ResponderEliminar
  81. Joaquín doldan:
    Gracias, bonito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  82. Genial relato aunque me ha dejado un poquito triste...

    Un abrazazo bien fuerte Towanda!!

    ResponderEliminar
  83. Gracias towanda , una delicia leer cada una de tus letras.

    besitos

    |•• _| † | † |_••|

    ResponderEliminar
  84. Towanda, sorprendente,como siempre tierno, evocador, evanescente, tus relatos no me dejan indiferente.
    bssoss.

    ResponderEliminar
  85. Towanda tienes una foma de escribir que engancha y no sé como lo haces,bueno si, con los deditos sobando en las teclas jajaja.
    Pero no, en serio atrapan tus relatos,quizás porque como en ese espejo que tu describes vemos a los personajes y que cualquiera de nosotros podría ser...

    Un beso desde el otro lado del espejo.

    ResponderEliminar
  86. Triste y muy bonito a la vez. Me ha gustado, siempre me gustan los finales inesoerados a lo Rohal Dahl.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  87. Hola Towanda , como te dije ayer , ya estoy aquí , y la verdad es que es una entrada muy bonita y especial , eso me hace recordar que los años no pasan por nadíe , y que el tiempo no perdona , muy interesante , besos de Lm y feliz Finde .

    ResponderEliminar
  88. Towanda, si nuestros relatos reflejan un poquito nuestros momentos, diría que no estabas en e mejor cuando lo escribiste.
    Pero un poquito triste y todo es muy bonito, la moraleja sería saber cuando un proyecto ha llegado a su fin, para pasar al siguiente con el mismo entusiasmo.
    Un beso, y como siempre feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  89. El paso del tiempo... ese no da tregua, no perdona, y queda la soledad, sin mascara, sin pinturas, la realidad.
    Excelente final.
    Un beso, me ha encantado

    ResponderEliminar
  90. Un textazo, Towanda, ¿qué puedo decirte?
    El final es triste, pero no veo nada malo en ello, como la vida misma.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  91. Me sorprendió el final te quedas boquiabierta, te mando un beso y me cuidas mucho

    ResponderEliminar
  92. Towanda, Excelente y triste final.
    Me encanta como escribes
    Buen fin de semana
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  93. La vida de algunos es una tragi-comedia.
    El mundo del espectáculo es mas ingrato con el paso del tiempo.

    Me ha gustado el relato

    ResponderEliminar
  94. Franchu Llopis Surrallés:
    Un final triste pero en el que observa su realidad y comienza a comprender.
    Besos.

    ResponderEliminar
  95. Lluviaenelsilenciodelanoche:
    Gracias a ti por venir por segunda vez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  96. Spaghetti:
    Me gustaría conseguir eso que dices, en serio.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  97. El Canto de la Luna:
    ¡Qué generosa eres!
    Gracias y encantada de que podamos compartir nuestras cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  98. El sibarita pobre:
    Finales no previsibles es lo que más me gusta.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  99. Little Moon:
    Los años no pasan y eso es bueno y malo a la vez.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  100. Asun:
    Pues no te creas. Estaba viendo algo en la tele y, de repente, me surgió una idea... no estaba ni mal ni bien, solo tranquila en mi sofá.
    Y... así se parió esta historia. Fue un parto tranquilo.
    Gracias, guapa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  101. Endless Love:
    Dice mi madre que el tiempo no pasa, que los que pasamos somos nosotros... No lo sé muy bien.
    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  102. Humberto Dib:
    ¡¡¡Gracias!!!
    Si tú lo dices, que eres un maestro en esto del relatar, me llena de ilusión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  103. Citu:
    Gracias, boquiabierta...
    Eres un solete.
    Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  104. Rosa E:
    Te agradezco mucho tus palabras, de verdad. Me animan a seguir inventando.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  105. Chary:
    El mundo del espectáculo no permite circunstancias que, en cualquier otro trabajo, serían normales... En él hay que estar siempre perfecto y joven, por eso hay tanta trampa y tanto cartón.
    Gracias por venir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  106. El final, no solo sorprendente, sino apabullante.
    Muchas otras 'candilejas'. Muchos otros espejos mágicos. Ya va resultando norma, normal, desaparecer de las escena sin haber dado tiempo a desprenderse del maquillaje, que todo lo tapa.
    Forma parte de la ficción ¿no crees?
    El relato se las trae, guapa. Por lo muy bien escrito y muy profundo.
    Abrazos, Towanda.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  107. A vece esperamos demasiado en el mismo teatro desplegar las alas y alzar el vuelo, tanto, tanto que al final nos quedamos sin plumas. Fabuloso escrito Towanda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  108. ¡Hola!
    ¡Como dice aquella cancion, todo pasa y todo queda ...

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Un relato precioso.

    ResponderEliminar
  109. Precioso, inesperado y triste final. Genial Towii, como siempre sencillamente genial. Me encanta leerte, si te dedicarás a ello profesionalmente seguramente serias un poco mas rica. Un super beso y un inmenso abrazo.

    P.D:Siento no estar tan al día, pero llevo unas semanas de dedicamiento total a buscar trabajo en todos los lados y claro llega la noche y solo pides cama. Feliz próxima semana guapa.

    ResponderEliminar
  110. Siempre haces que queramos leer tus historias hasta el final porque van de buenas a mejores, me ha gustado mucho y como todos dicen el final tambien ;).

    Saludos, Juanjo.

    ResponderEliminar
  111. PiliMªPilar:
    Imagina si un buen día tod@s nos despertáramos sin nuestro maquillaje. Un día en el que tod@s fuéramos a cara descubierta...
    Gracias siempre por tu amabilidad en los comentarios.
    Un gusto escribir para un público tan generoso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  112. Sheol13:
    Una retirada a tiempo...
    Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  113. JM Ojeda:
    Me encanta esa canción.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  114. Bruni:
    Muchas gracias por sacar unos minutos para visitarme, aunque lo primero es lo primero y me gustaría mucho que encontrases ese trabajo que buscas... Ese sería el mejor relato, bonita.
    Besos y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  115. Juanjo Morcillo:
    Me alegra que te haya parecido un buen texto.
    Te agradezco mucho el comentario y ahora sé un poco más de ti... chorradas como pianos... no tenía ni idea.
    Besos.

    ResponderEliminar
  116. Una historia triste y preciosa. muy tierna, la cruda realidad de la decadencia y soledad de muchas personas, me ha encantado. Besitos.

    ResponderEliminar
  117. Mª Carmen:
    La cruda realidad del paso del tiempo en una profesión que exige juventud y de fondo la soledad...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  118. Siempre me preguntó que es de toda esa gente que vive de su físico y su juventud. El paso del tiempo pesa a todo el mundo, pero en estos casos debe ser todavía peor.

    Nada como aprender que el tiempo pasa y va cambiando, como nosotros.

    ResponderEliminar
  119. Bueno, Tow, muy bueno. Es lo que admiro de los escritores, esa capacidad para travestirse en personaje. Nos cuentas una historia de realismo "sucio", ese que emana de "los segunda clase". Me gusta como encuentras el mensaje de "gente buena". El transcurrir del tiempo que todo lo oxida. El giro final, me gusta por lo sorpresivo... y ¿qué hacemos todos al llegar a casa?: Quitarnos el disfraz de ejecutivo, vendedor, maestro y vernos tal como somos. Hoy no tengo "peros", lo siento.

    ResponderEliminar
  120. Neko:
    Todo en la vida tiene su tiempo y no hay nada eterno. En estos mundos de la farándula, como dices, debe ser mucho peor.
    Cuánto tiempo sin vernos. Me alegra hablar contigo de nueco.
    Muchos besos, tesoro.

    ResponderEliminar
  121. Ximens:
    Faranduleros de segunda clase ante una realidad de primera: el paso del tiempo.
    Todos, al llegar a casa, como dices nos quitamos un disfraz y nos ponemos otros. Todo el santo día, disfrazados...

    Jolínes, ya son varios días sin "peros", así no me ayudas a mejorar. Bien sabes que agradezco lo bueno y lo malo, por igual.
    De cualquier manera, siempre es un gusto contar con tu opinión.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  122. Excelente, perfecto de principio a fin. Todos tenemos un espejo similar en casa, quizás no tanto maquillaje dejamos en el algodón todas las noches, pero ciertamente que todos los días nos lavamos muy bien la cara.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...