02 noviembre 2012

Coponieve




Mi nombre, durante años, fue Adrián Rodelco. En este momento de mi vida carezco de la necesidad de nombrar las cosas, y mucho menos a las personas. Me he convertido en un observador mudo.


Vine al mundo una fría noche de invierno, y conmigo llegaron las nieves, que tiñeron de blanco toda la comarca. Quizá fuera esa coincidencia meteorológica la que explicaría la razón de mi fascinación por los copos de nieve; las formas más puras y bellas que he sido capaz de encontrar en la naturaleza. O tal vez no. 
Mis primeros pasos transcurrieron siendo un niño hermoso, con facciones delicadas, tez clara y cabellos rojos como el fuego, que contrastaban con mis ojos negros, produciendo un efecto de atracción entre cuantos me rodeaban. Estos detalles de mi físico, que ahora me resultan lejanos y extraños, me fueron relatados en numerosas ocasiones por Analía, mi madre. Es curioso que, para referirme a ella, sí preciso utilizar su nombre.

Me contaba Analía que, siendo aún un chiquillo, anduve perdido durante días en el transcurso de una descomunal nevada. Mi padre organizó con los lugareños grandes batidas para buscarme, peinando palmo a palmo cada rincón. No tuvo descanso ni tan siquiera cuando se hacía la noche. Entonces, en grupos más pequeños y alumbrados por candiles, proseguían con el rastreo. Decía mi madre que, días más tarde, cuando las esperanzas de encontrarme con vida comenzaron a desvanecerse, regresé por mi propio pie. Aparecí de la nada, descalzo, caminando sobre una alfombra de nieve, que se resignaba a abandonar su reino. Mis cabellos, hasta entonces del color del fuego, se tornaron blancos. Esta noticia, que se calificó de misteriosa, y mi inesperado regreso corrieron como la pólvora y dieron para mucho de qué hablar. A partir de ese momento, las leyendas en torno a mi persona se multiplicaron y hubo quien se refirió a mí como el hijo del hielo o el endemoniado blanco. Pasamos de ser una familia admirada a ser rechazados por toda la comunidad. Mi padre no aguantó la presión y desapareció sin más.

Nada pude explicar de lo que sucedió durante esos días ya que, a partir de entonces, dejé de pronunciar palabra alguna. Analía murió con la certeza de que algo sorprendente debió de ocurrirme durante el tiempo que permanecí en la nieve. Nada le dije porque nada podía decir para hacerle comprender mi verdadera esencia y preferí callar para siempre.



Ahora formo parte de otra realidad y, a través de mis cristales de hielo, contemplo un mundo que no me satisface demasiado. Me gusta crearme cada vez en formas diferentes, buscando la belleza y la armonía. Cuando las temperaturas lo permiten, me dejo caer sobre las ciudades, los campos, los coches o las cosas y coloreo de blanco, por unas horas o días, su oscuro gris. Me doy por satisfecho tan solo con contemplar la felicidad dibujada en la cara de los niños cuando me ven aparecer, en marcado contraste con el gesto de enfado monumental de sus padres.









101 comentarios :

  1. pues con el cambio climático...tu presencia será aún más inesperada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Plebeyo.
      Es posible, no te digo yo que no.

      Un beso, bonito.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato que me hace olvidar lo poco que me gusta ver aparecer la nieve.
    Será porque tengo que convivir con ella gran parte del tiempo :D
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola dolega.
      A mí la nieve me gusta verla desde casa porque en la ciudad organiza tremendo caos.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  4. Que bonito Towanda. Hermoso relato. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  5. Towanda solo puedo decir que cada vez me gusta más como escribes.

    Yo a veces me siento viajero en una nube, o en mi caballo, o me siento una estrella viajera y entiendo a ese ser que se convirtió en nieve para huir de las miserias humanas y quiso ser la alegría de los niños, quiso ser tan blanco como su alma.

    Particularmente me gusta la nieve y siempre que cae, y puedo, subo a las montañas a disfrutarla abriendo senderos.

    Dos grandes abrazos a dos cielos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sau.
      Tú eres la esencia de coponieve. Sabía que le ibas a entender a la perfección.
      Gracias por ser tan amable, querido amigo.

      Un beso GIGANTE.

      Eliminar
  6. Que bonito relato es para inmortalizarlo enseñando a los más pequeños cual es el verdadero origen de los copos de nieve. Estoy segura que es tal y como tu lo cuentas, y no esas chorradas de la climatología. Me encanta la personalidad de tu nieve particular y tu forma de contarlo.

    Un beso enorme para mi escritora favorita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Neuri.
      ¿Te imaginas que algo así pudiera ser real? Y, digo yo: ¿por qué no va a serlo?
      Algunas veces me dan ganas de salir de mi cuerpo y convertirme en otra cosa diferente... Mi pequeña towandita dice que soy infantil hasta decir basta.

      Gracias, guapísima.
      Un beso enorme.


      Eliminar
  7. Yo preferiría ser árbol o estrella.
    Pero nieve tampoco está nada mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toro.
      Estrella ya lo eres, así que caminas en esa línea.
      Un beso muy fuete.

      Eliminar
  8. El copo de nieve es muy bonito, pero demasiado frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tracy.

      Bonito, frío y con una historia detrás.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  9. UFFFF MUY LINDA SU HISTORIA¡¡¡ FELICITOLA DE TODO CORAZON ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanjo.
      Gracias por esa felicitación; se agradece.

      Unos abrazos.

      Eliminar
  10. Simplemente genial!!!.

    Me gusta la nieve...Mucho y la espero este año. El frío ha venido muy rápido...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola doctorcito.
      A mí me encanta la nieve, pero a cubierto.

      El frío tenía que venir porque ya era demasiado tiempo con calores.

      Un beso muy grande y muy agradecida.

      Eliminar
  11. Un hermoso relato que recordaré cuando vea nevar y buscaré ese copo que fue pelirrojo.
    Te dejo un puñado de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester.

      El copo pelirrojo estará por ahí mezclado con los demás; seguro que si te fijas lo encuentras.
      Un beso muy grande para ti también.

      Eliminar
  12. una hermosa historia amiga,mira que tienes ese don y ese encanto para escribir las bellas historias.

    ha sido un placer pasar a visitarte,besitos y feliz fin de semana!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sony.
      Ahora tú estarás esperando al verano y nosotros aquí la llegada del invierno.
      Gracias, guapetona. Tú tienes el encanto de mostrarnos el planeta que desconocemos.
      Besazos.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Güzel hikaye çevirmede zoarlansamda...
    kar güzeldir
    sevgiler.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola siyahkugu.

      La nieve tiñe de blanco y otorga paz.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  15. Si, los niños son los que mas saben en esos casos...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Genín.
      Los niños se las saben todas, ya lo creo.
      Son capaces de cualquier cosa.

      Un beso muy fuerte y salud también para ti.

      Eliminar
  16. Pues para ser mudo, vaya perorata que nos ha soltado, jaja. Me has vuelta a sorprender. De verdad, me ha encantado. Eres una crack woman del relato corto, Tow. Y (evidentemente) me imagino a nuestra zanahoria haciéndole compañía a ese Coponieve. Eso sí ambos mirándose, sonriéndose, amándose, pero muy calladitos.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel.
      Es verdad, menudo parlanchín, jajajaja

      Nuestra zanahoria está creciendo demasiado rápido; ya es toda una señorita y creo que le hace ojitos a un compañero de su cesta de verduras. ¡Cómo pasa el tiempo!

      Un beso muy grande y a ver cuando pasas a verla; recuerda que tenemos la custodia compartida...

      Eliminar
    2. Jaja, con lo que se parece a mí y no hago ni caso de ella. Eso sí, cada mes le envío basura (espacial) para que se alimente.
      Besos y abrazos, Towi.

      Eliminar
    3. Ángel, no solo de basura vive la hortaliza.

      Es cierto, cada día se parece más a ti... Hasta está echando barriguita.

      Besos, majete.

      Eliminar
  17. Me encanta ver nevar, cómo se va cubriendo todo. Tu cuento precioso. Ahora ya sé cómo se siente un Copo de nieve.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anayaika.

      Comparto el gusto por ver nevar contigo.
      Gracias, guapa.
      Besos.

      Eliminar
  18. Que tierno Coponieve, el niño que quiso ser un copito mas... puede ser por eso que la nieve resulte tan hermosa y con el blanco de lo inocente, por algo a los niños y a los que ya no somos tan niños nos encandilen esos copitos de nieve que suaves caen para deleitarnos con su hermosura. Ay pero que bonito cuento, me encantó.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Campoazul.

      Creo que la nieve es hermosísima por muchas razones, quizá guarde en su interior los deseos inocentes de muchos niños o las esperanzas de que las cosas cambien... ¡Qué sé yo!

      ¿¿¿Te imaginas que nieva esta noche y de los copos se materializa un Clooney y nos lo quedamos en casa???? Imagina y visualízalo; tal vez se haga realidad.

      Gracias guapetona.
      Mil besos.

      Eliminar
  19. Un relato precioso.Me ha encantado.¡Que forma tan bonita de darle vida a la nieve!.Siempre me gusto, pero ahora mucho más. Es un placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María.
      Gracias por ser tan generosa y amable.
      Me gusta mucho la nieve y espero que caiga una gran nevada y limpie tanto malo como llevamos este año.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  20. Suerte de tener el don de poder escribir así, bonito relato, da gusta leerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángela CM.
      Bueeeeeno, exagerada...

      Un beso muy grande y muchas gracias.

      Eliminar
  21. Enternecedora historia con magia y enganche. Siempre me atrae ver nevar desde mi ventana, los copos caen silenciosos y divertidos, alguno será el del cuento.

    Un cariñoso abrazo Towanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola m.p.moreno.

      Alguno es el del cuento o el de otro cuento. La magia existe y es cuestión de creer un poco en ella.

      Muchos besos y muy agradecida, guapetona.

      Eliminar
  22. Uy que relato más dulce e imaginativo, me encanto como plasmas fantasía con la cotidianidad. Te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Citu.

      Dulce, como lo eres tú. Fantasía e imaginación nos hacen falta para continuar.
      Gracias mil por tu cariño.
      Besos.

      Eliminar
  23. Un relato muy original, que bella imagen
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lapislazuli.
      Gracias, bonita.
      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  24. ASí que ahora te conviertes en copo de nieve? Pues nada, habrá que esperar al crudo invierno para atraparte. Estaré muy atenta. Ahora entiendo que casi nunca tengas frío.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Asun.

      Pues algunas veces me gustaría poder hacerlo... O condensarme, o licuarme o volatilizarme. Es una forma de escapar hacia otros lugares.

      Claro, ya entiendes por qué nunca tengo frío: porque soy de nieve, jajajaja.

      Un beso muy fuerte y muchas gracias.

      Eliminar
  25. Que suerte poder abstraerse del mundo que no gusta y convertirse en otra cosa! Creo que eso quisieramos los mortales, poder transformarnos en otra cosa y salir de lo convencional.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar.
      Sí que sería una suerte poder hacerlo. A mí me encantaría cambiar de cuerpo cada poco tiempo.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  26. Sabes To?, he quedado cautivada con tu relato y lo bonito de tu narración.
    Felicito tu gran talento para escribir y te deseo mucha suerte en los premios bitacoras.
    Te dejo muchos cariños y bendiciones amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuri.
      Te agradezco mucho lo cariñosa que has sido. Gracias, bonita.
      Los premios están a punto de concluir y creo que la suerte ya está echada.

      Gracias otra vez y más besos para ti.

      Eliminar
  27. Que hermosa metáfora! Me gusta bastante como escribes y
    el mensaje que se desprende de tus preciadas letras.
    ...en lo personal me encanta la nieve!
    y la sonrisa de los niños! ..Sabes!en la navidad de invierno del año
    2010, estuve jugando al fútbol sobre el hielo con mis
    hijos; Y los copos de nieve por la noche se miraban aún más relucientes
    pintando todo de blanco, no te imaginas como me divertí
    en cada deslizada junto a ellos respectivamente entre risa y
    risa, y las bromas que se sumaban al paisaje.
    Mira! que ya me hiciste soñar hacia atrás.
    una linda sensación me queda ya que
    sutilmente como a tantos toca en realidad y ensueños tu bello relato.

    Un enorme abrazo Towanda
    Con todo mi cariño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco José.
      Qué recuerdos más bonitos nos traes; te lo agradezco como siempre te agradezco el cariño que me tienes y que es recíproco.
      Es muy bonito soñar y nunca debemos perder el poder del sueño consciente. Yo lo practico y me encanta.

      Besos y abrazos.
      Y muuuuuuchas gracias.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Es que relatos asì tocan la realidad y la fantasía,
      Alimentan con ternura al niño que llevamos dentro!

      Otro abrazo!
      a todos los copitos
      de nieve, y que su amor se
      derrita en nuestra humanidad!
      /Cariños, bendiciones

      Eliminar
    4. Hola Francisco José.

      Y a ese niño (el que llevamos dentro) no podemos dejarlo sin su ración de sueños.
      Otro besazo, tesoro.

      Eliminar
  28. Entrañable cuento de Navidad anticipada. Towanda tu imaginación supera la inocencia de los niños, es muy difícil escribir como tu lo haces.
    ¿Qué serás en la próxima reencarnación?
    bssoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Spaghetti.
      En la próxima reencarnación me gustaría ser un hada madrina para poder conceder los deseos a alguien especial.

      Gracias por ser tan amable, de verdad. Gracias y besos.

      Eliminar
  29. Veo impecable tu manera de escribir, me fascina tu forma de contar tus relatos, las palabras utilizadas, el desarrollo, la historia en sí, llenas de magia con mensajes sorprendentes y fantásticos. Visualizo perfectamente siempre tus historias, poniendo cara a los personajes, con casas, muebles, paisajes... Eso es que es perfecta.
    Besos Towanda, que pases una noche feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola.
      ¡Jolínes! ¿en serio que sientes todas esas cosas? Mira que me emociono, te lo prometo...
      Gracias, amiga Lola porque eres un premio para cualquiera que escriba por tu generosidad en las palabras.
      Un lujo tenerte en mi club de amigas, de verdad.

      Un beso que te estampo en "toa" la cara.

      Eliminar
  30. Rezuma calidad, y a cada frase apetece leer más y más. A mí la nieve me encanta, qué decirte. Espero que Adrián Rodelco pase por mi tierra este año... Un abrazo, Towanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco Arsis.
      Exageras, pero viniendo de ti me haces sentir contenta.

      A mí también me gusta la nieve. Ha oído que Adrián Rodelco pasará a hacerte una visita. Cuando veas nevar busca un copito rojo; es él.

      Besos.

      Eliminar
  31. Tu relato desborda imaginación y encanto. Saludos a Adrián Rodelco cuando lo veas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gamyr.
      Muchas gracias y le saludaré cuando le vea de tu parte.

      Un beso.

      Eliminar
  32. Impresionante. Ahora imagina que el alma de una estrella, de una gigante azul, abandona su reino celestial y deviene un niño, un niño cuyos ojos son capaces de perforar los velos que teje iris para cubrir de tiempo los campos de la eternidad. Disculpa el cuento al revés, pero me lo ha sugerido.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valaf.
      ¡Jolínes qué precioso comentario! Gracias, porque me ha encantado.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  33. Hola Towanda , un relato precioso , yo creo que es uno de los que más me han gustado , no hace falta decierte que con tus relatos muchas veces o siempre me haces soñar , en la época de mi niñez , un tiempo que viví muy feliz , enhorabuena amiga , te deseo un feliz Domingo besos de Lm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Little Moon.
      Me doy por satisfecha si soy capaz de hacerte soñar.
      Un beso muy fuerte para ti y feliz domingo y semana y todo.

      Eliminar
  34. Qué lindo relato Towanda!!! Me encanta la nieve...
    Está muy bien escrito, la verdad que me gustó muchísimo.
    Un besito, me encanta pasar por aquí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva Letzy.
      La verdad es que también me gusta la nieve, aunque en las ciudades suponga un caos.
      Un abrazo muy fuerte y muy agradecida por tu paso por aquí.

      Eliminar
  35. No sé si lo he comprendido bien, porque me cuesta abstraerme, pero me gusta el ritmo que le imprimes, la cadencia de las palabras, lo convierte en un pequeño cuento agradable e íntimo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inmagina.
      Si no lo has comprendido, sin lugar a dudas es culpa mía, que no he sabido explicarme bien.

      Muchísimas gracias y besazos.

      Eliminar
  36. Cuando nació vino con el aviso, pero nadie supo entender la señal, sólo él, asi que regresó a su lugar cuando cumplió su misión en la vida.

    Buena semana guapetona, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ion-laos.
      ¡Qué guay! Creo que fue así.

      Gracias preciosona.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  37. Has onstruído una metáfora maravillosa, Towanda.
    Me encantaría reencarnarme en algo que hiciera sonreir a un niño.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mientras.

      Por algo que hiciera sonreir a un niño merecería la pena cualquier cosa, ya lo creo. Hacen falta sonrisas y sueños.

      Un beso muy grande y muchísimas gracias.

      Eliminar
  38. Que bonito... Y yo que creia que la nieve era fria... Y mira por donde tu nos has contado todo lo contrario. Me gusta la nieve, sobretodo el silencio que la acompaña. Un bessito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Men.

      Fría sí que es pero también misteriosa y, según me dicen, guarda los secretos de esas personas que se fascinan con ella-
      Un besote y thank you.

      Eliminar
  39. Towanda, es un relato de una gran belleza en la historia que cuentas y en la forma de hacerlo. Una metamorfosis poética que se va extendiendo por la trama enlazando con el misterio y lo real maravilloso. Donde lo onírico cae copioso entre las líneas del cuento.
    Un placer pasear por esta nevada literaria. Me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Felicidad.

      Jolínes, qué bien lo haces todo. Me encanta la forma de comentar que tienes (la de escribir ya lo sabes, y no me canso de decírtelo).
      No sé qué decirte más que gracias y que me esperes en el Café Literario para tomarnos algo y charlar un poquito.

      Un beso muy grande y mi agradecimiento.

      Eliminar
  40. Un precioso relato que nos transforma y nos invade de dulzura .

    Y como todos los relatos bien escritos , no nos deja indiferentes.

    Yo lo he leido dos veces.
    Me encanta .

    Poco a poco se vá uno metiendo en la situación y hasta , al final, le dá a uno la sensación de ser un bola de nieve...

    Un abrazo desde Barcelona .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaki007.

      Todos los que soñamos con frecuencia somos un poquito "coponieves".
      Te agradezco mucho lo cariñoso de tu comentario y te mando besos y abrazos para toda Barcelona.

      Eliminar
  41. Towanda, es tu historia una leyenda preciosa como todas ellas, en las que la realidad se mezcla con la ficción o a la inversa y todo se convierte en una magia de verdad.

    Yo, será, porque no estoy acostumbrado a verla, me fascina la nieve y cuando he estado sobre ella he disfrutado como un enano.

    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicolás.

      Tampoco te creas que aquí nieva mucho pero a mí me gusta pensar en cosas como ésta. Por eso paso tanto tiempo "en las nubes".
      Muy agradecida por tu visita y por tus palabras.
      Besos para ti y toda tu tierra.

      Eliminar
  42. Pero que bien se te da contar historias Towanda. Consigues tenerme todo atento y ansioso en la lectura desde la primera hasta la última palabra.

    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola acróbata.
      Gracias chiquitín.,
      Un beso muy grande para ti.

      Eliminar
  43. Bueno pues lo unico malo es que sus padres se fueron sin saber donde estuvo ese tiempo, jeje pero por lo demas una historia preciosa, me ha encantado.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola sabores.
      Ese fue su misterio.
      Gracias.
      Besazos.

      Eliminar
  44. Bonito cuento. El misterio del principio me hizo pensar en Kvothe, el protagonista de "El nombre del viento". Aunque finalmente nada tenga que ver, todo se reduce a magia.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sbm.
      Es cierto, todo es pura magia.
      Un beso y besos.

      Eliminar
  45. Que hermoso relato! Yo casi nunca veo al que antes fué Adrian Rodelco, para poder disfrutar de su hermoso cambio, tengo que ir a buscarlo y ver como lo ha pintado todo de blanco :)

    Un besito mágico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gataky.
      Tampoco veo yo muchos adrianes rodelcos en mi ciudad... Pobre de nosotras.
      Un besazo para ti.

      Eliminar
  46. Me encanta! Tengo una gran afinidad con el mundo blanco de la nieve.
    Es precioso!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola marta.
      A mí me gusta mucho la nieve, aunque no la vea demasiado.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  47. Respuestas
    1. Hola armada invencible.
      Gracias por acercarte, por comentar y por el vote. Gracias a que ya terminó el concurso.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  48. Muy buen relato. Un ser elemental de la naturaleza que probó fortuna como humano o quizás fue transmutado para permanecer, como esas nevadas que esperamos ansiosos, los niños porque es propio de ellos y los adultos que aún sentimos nostalgia de algo tan bello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe chaiers.
      Un comentario muy bonito el que me dejas; gracias porque me ha encantado.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  49. Me ha encantado. No necesito extenderme mas. A buen entendedor pocas palabras..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Casía.

      Gracias por venir, y muchas más por comentar.

      Besazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...