12 noviembre 2011

Nagasawa Hiroshi


El matrimonio Nagasawa, tras varios intentos malogrados por ser padres, tenía entre sus brazos al pequeño Hiroshi.
Él, un afamado médico de la ciudad de Osaka.
Ella, una enamorada de la naturaleza, de la música y de las aves.
Él, un hombre exigente, demasiado severo, serio, recto e intransigente.
Ella, todo dulzura y amor en un cuerpo demasiado frágil.
Desde bien pequeño Hiroshi había escuchado a su madre tocar el piano y siempre que podían, y a escondidas, interpretaban a dos manos. Ambos cerraban los ojos y se dejaban llevar por la música. En esos momentos soñaba que era un pájaro, que volaba libre, haciendo piruetas al compás de Vivaldi. También supo en ese momento  cual era su vocación… ¡Pobre Hiroshi! qué lejos quedaban estas fantasías, de los planes que su padre había diseñado férreamente para él.
Cuando el muchacho tuvo edad suficiente, armado de cuanto valor poseía, se presentó ante su progenitor para hacerle conocedor de sus dos grandes pasiones: la música y el estudio de las aves… Su madre, aguardaba inmóvil tras él, esperando una respuesta favorable.
            -¡Tonterías!... ¿A qué vienen esas tonterías, Hiroshi?. Esas son cosas para juglares y titiriteros… ¿Música? ¿pretendes vivir de la música?... ¿Pájaros?... (risa burlona)…
            -Pa-dre… (Fue la única palabra que pudo pronunciar Hiroshi antes de salir de la habitación). Volvió sobre sus pasos y se retiró.
La señora Nagasawa trató de interceder en favor de su hijo; también sin resultado. Sin reproches y con una voz tan dulce como firme se dirigió a su marido diciéndole:
“Algún día perderás a tu hijo. Búscalo entre las notas de un piano, las cuerdas de un violín o allí arriba, en medio de una bandada de pájaros. Solo en los lugares de sus sueños, serás capaz de encontrarle”.
Nunca más se volvió a hablar de este tema en la casa Nagasawa.
Meses después, coincidiendo con la llegada del otoño, la salud de la señora terminó por resquebrajarse… Se cuenta que un pájaro azul entró en su cuarto mientras velaban su cuerpo y entonó un hermoso trino, como despedida.
El joven Hisoshi se trasladó a Tokio para cursar sus estudios de Medicina, tal y como su padre había dispuesto para él. Estudios que concluyó especializándose en cardiología.
Había sido un alumno tan brillante que, con menos de treinta años, consiguió ser Jefe de Cirugía Cardiovascular, en el hospital más prestigioso de la capital.
El señor Nagasawa, que no cabía en sí de orgullo, organizó para tal evento una gran fiesta. Fueron invitadas innumerables personalidades de la ciudad de Osaka, así como los amigos más influyentes de su cerrado círculo. Quería mostrar, ante los ojos de todos, la fulgurante carrera de su único hijo y el prestigio profesional que había alcanzado. 
Ningún detalle fue descuidado para tan ansiado acontecimiento. Hasta el piano de la señora, cubierto desde su muerte con un enorme pañuelo de seda, estaba decorado con las flores que, a ella más le gustaban. Todo estaba dispuesto para el agasajo del triunfador. Pero Hiroshi tenía otros planes; esta vez eran los suyos, y los tenía decididos para el resto de su vida. Entre ellos no se encontraba la cardiología...

¡Pobre Señor Nagasawa, unos preparativos tan elaborados para un hombre al que parecía habérsele tragado la tierra!.
Nadie supo dar explicación de la desaparición del joven Doctor Nagasawa. Nadie recordaba haberle visto en los últimos días. Tampoco nadie sabía su paradero.
El viejo doctor se sintió solo, triste y defraudado... Ahora, ensimismado con sus pensamientos, comenzó a entender la infelicidad de su hijo y recordó las palabras de su querida esposa. Pero ¿cómo le iba a preguntar a un pájaro?... ¿cómo iba a buscarle entre las notas de una partitura? ¿cómo?...
Pasó el tiempo, ese que todo lo cura, y -en contra de lo que dicen- el dolor se hacía más fuerte cada día, para este pobre anciano. Acostumbraba a pasar largas horas observando el paisaje por la ventana y, únicamente, se sentía acompañado y sonreía cuando algún pájaro se posaba en el quicio de ésta. En esos instantes, cerraba los ojos, imaginando a su querido Hiroshi. 

Una tarde, mientras echaba una cabezadita en su sillón favorito frente a la ventana, escuchó una música maravillosa que procedía del jardín... Nessun Dorma...



Nessun Dorma... Creyó que estaba soñando. Se incorporó para observar el jardín y allí, bajo una bandada de pájaros, que parecían bailar al compás de la música, allí mismo estaba su querido hijo Hiroshi... que volvía a casa...


Fotografía de Daysse.


115 comentarios :

  1. Madre mía, qué preciosidad.
    El texto y la música.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Muy emotivo, Towi, sin llegar a ser pastoso (huye siempre del merengue). Con esa música de fondo comunica aún más. Ese "tema" incluso le hace sombra al "Iron Man" de Black Sabbath: ya sabrás que se han vuelto a reunir (jeje).

    Abrazos de color naranja para mi bloguera favo.

    ResponderEliminar
  3. Merce: Gracias a ti por acercarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Conmovedor y con ésas tonalidades tristes que siempre dejan las intransigencias y los sistemas jerárquicos, los cuales acaban traumatizando aún a quienes se rebelan, pues los forzan a suprimir la parte buena de la autoridad y los beneficios que pudo haberle aportado. Muy en japonés estuvo que el joven completáse la carrera de cardiólogo, en otras culturas dificilmente.

    ResponderEliminar
  5. Ángel: Menos mal que no te ha parecido un "pastelón", ¡puf! me alegro por ello.
    Ya sabes, unos días tocan globos enormes y otros, algo más merengado.
    Te hago caso y huiré de lo pastoso, si puedo o si me doy cuenta.

    La música es una preciosidad, lástima que no haya encontrado algo sin publicidad y le hace sombra a Black Sabbath, eso que no se te olvide, jajaja. Sé lo que adoras a ese grupo pero esto es otra cosa ¿verdad?

    Abrazos anaranjados también para ti, ya sabes que eres uno de "mis ojitos"...
    Dulces sueños, Angelín.

    ResponderEliminar
  6. Deliciosamente tierno mi querida Glen, me hiciste llorar en el otro lado y aqui de nuevo con esta historia.

    Y es que así me veo, frágil y con mi pianista en post de hacerse un Erasmus en Europa y el pápa que hay que convencerlo para que lo deje volar en pos de sus sueños.

    El problema es que no podemos verle volver tocando el instrumento, que ya sabes que los pianos de madera pesan mucho para pasearlos por el jardin.

    Gracias por tus palabras, por tu afecto, por tu apoyo y por ser una persona tan linda como eres. Gracias de corazón.

    ResponderEliminar
  7. Jolin, con mi niña...que otra vez se han cruzado los cables por la blogosfera. Es que esto de la sincronicidad es lo que tiene.

    Besotes de nuevo.

    ResponderEliminar
  8. Carlos de la Parra:
    Tuvo carácter al plantarse ante el mundo para seguir con su sueño de ser músico.
    Un abrazo enorme y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  9. Neuri: Llora bonita, que no pasa nada por eso.
    Solo llorando podemos "sacar" eso que nos duele dentro.
    Sabes que te adoro Sra. Douglas (como yo soy la Glenn), jajaja.
    Ánimo, verás como mañana con la luz del día lo ves todo de otro color. En cuanto a lo del Erasmus ¡madre, mía!, te entiendo del todo.

    Muchísimos besos y que sepas que siempre tienes mi hombro para reir o llorar.

    ResponderEliminar
  10. Una muy buena narración, con mensaje.
    Lucha por lo que quieres...y a los padres, escuchad a vuestros hijos.
    Me ha gustado.
    Deseo que sigas bien.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado la música y la historia.
    Nunca dejes de perseguir y de ver cumplidos tus sueños, aunque te lleve laaaargo tiempo.
    Besitos y gracias por estar siempre ahí-
    MUAC!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Towanda, que bella historia!! me ha encantado amiga. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Bella historia amiga, preciosa música a esta hora de la madrugada...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Towanda te felicito.
    Me ha emocionado esta historia.
    Creo que cada vez que escuche Nessum Dorma la recordaré.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Towanda, que bello cuento con moraleja final en el que los padres deben toma nota: la vida de sus hijos no les pertenecen, sólo deben cuidarlos y ser su guía nada más. Eso muchos padres no lo entienden, logrando, de esta forma, convertir a sus hijos en frustrados desgraciados.
    Me ha encantado.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  16. Towanda, esto que acabo de leer es una genialidad que corre en paralelo con la música que has puesto.
    Por respeto a su padre cumple, y de manera brillante, con los deseos de éste respecto a sus estudios. Por amor a sus sueños y a su madre, vuela. Y por amor a su padre, regresa.

    Towanda, yo me quito el sombrero.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Towanda, vaya esta vez te has ido a Japón, y nos dejas una historia un poquito triste, los padres nunca podemos decidir el futuro de nuestros hijos.
    Tu nos lo recuerdas de la forma mas tierna con tu historia.
    Besos.
    http://lablogoteca.20minutos.es/
    te doy esta dirección porque debe haber un concurso de blogs y el tuyo creo debería tener un premio.

    ResponderEliminar
  18. la música rompe las fronteras..cualquiera que pongamos

    ResponderEliminar
  19. El destino es ineludible, ni nadie ni nada se puede interponer si tienes un destino.

    ResponderEliminar
  20. Precioso... Todos tenemos un destino.

    ResponderEliminar
  21. Hola paso por acá después de un paseo cibernético. La verdad es que voy muy contento. Ya que tienes una óptica de ver las cosas muy variopinta. Gracias por compartirlas y con tu permiso me quedo en esta morada...


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muy emotivo, triste, conmovedor. Es bueno reconocer cuando uno se ha equivocado.
    Besos Towanda.

    ResponderEliminar
  23. Precioso y triste.. muy buena la historia.
    Hay que dejar que los sueños de los demás se cumplan,.no queramos que los nuestros se hagan realidad en otra persona..
    Me ha gustado mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Precioso. Lo triste es la cantidad de gente como Hiroshi que hay por el mundo. Gente que ha tenido que renunciar a sus sueños sólo por agradar a otros. En fin, yo no me puedo quejar. Mi familia siempre me ha ayudado en todo lo que he emprendido y siempre les he tenido para recogerme cuando caía.

    ResponderEliminar
  25. Hermosa historia y muy bien contada. En mi caso además porque esta opera es una de mis favoritas.
    Me gusta esta historia que habla de cumplir los sueños y de no perder en el camino el amor a los tuyos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  26. Me quedo sin palabras Towanda. Simplemente genial.

    Y a pesar de todo, Hiroshi demostró su verdadro corazón...

    Besote

    ResponderEliminar
  27. Hola guapa , chapo por tu relato es precioso un besote para mi escritora favorita , besitos de Lm.

    ResponderEliminar
  28. Hermosa historia para recapacitar.
    La felicidad está en labrar sueños y recoger sus frutos,pero los de uno mismo,no los de los demás.
    El final es emocionante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Muy buen relato me ha encantado.
    Pero y qué padre no quiere lo mejor para su hijo???
    Al menos lo que el padre cree que es lo mejor, claro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  30. Anna Jorba Ricart: Esa es el mensaje, precisamente el que tú tan bien comentas.
    Gracias, guapa.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  31. MISS GRETI: De eso se trata, de perseguir nuestros sueños hasta las últimas consecuencias.
    Gracias por tu amabilidad, cariño, simpatía, savoir faire (esto lo lees con voz de José Luís Moreno, cuando presentaba galas)... jajaja.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  32. Guille: Gracias, me alegra mucho verte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Ernesto:
    Es impresionante la música, a mí me encanta sobre todo ésta con violín.
    Me alegro mucho de verte de nuevo.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. TORO SALVAJE:
    Muy agradecida por tus palabras.
    Si cada vez que escuches Nessun Dorma, la recuerdas me doy por satisfecha para muuuuuucho tiempo.
    Gracias.
    Fortísimos abrazos y besos.

    ResponderEliminar

  35. · Gracias por la risa que has dejado en una lágrima.
    Hermosa historia. Una vida triste para un final triste. el que señala que el tiempo pasado es irrecuperable.

    · Un abrazo... y gracias por tu visita.

    CR & LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  36. Nicolás Jarque:
    Eso es precisamente lo que quiero decir... Tú me entiendes bien.
    Un cuento para todos los que pasan por aquí, los jóvenes y los que son un poco más veteranos, para concienciar de que nuestros hijos deben tomar su propio camino y no el que nosotros dibujemos.
    Un abrazo enorme y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  37. Valaf:
    Tu comentario es hermosísimo; ¡eso es!... ¡Bravo por ti!.
    Yo veo las tres vertientes que tú comentas:
    -Por amor, cumple con los deseos de su padre respecto a sus estudios.
    -Por amor a sus sueños y a su madre, vuela. Comienza a tomar las riendas de su vida.
    -Por amor a su padre, regresa. ¿Por qué no puede haber un punto intermedio donde juntarse?

    Valaf, hoy tendrías un premio especial porque lo has clavado y me emociona muchísimo.

    GRACIAS, amigo Valaf.

    ResponderEliminar
  38. Tienes muy buena pluma Towanda, sensibilidad sin sensiblería. Esta historia me ha gustado especialmente por tratar temas cotidianos entre padres e hijos. No existe nada que el cariño no sea capaz de salvar, me gusta mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Asun:
    Hoy en Japón. ¿Te gustó?.
    Nosotras, que somos mamás, bien sabemos de estas cosas, pero nunca está de más recordar lo infeliz que puede llegar a ser una persona cuando no le permiten cumplir sus sueños.
    Gracias, Asun.

    Vale, me apunto alconcurso. Ya me lo habían comentado hace unos días, aunque si en algo no confío yo, es en mi suerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Noelplebeyo:
    Debería ser así, pero no siempre lo es.
    Gracias, majete.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Garcibáñez:
    ¿Azar o destino?... Yo creo más en lo primero, aunque de esto podríamos estar horas y horas debatiendo.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  42. Julie:
    ¿Tú crees que, desde que nacemos, está escrito el libro de nuestra vida?...
    Tenemos que hablar más sobre esto.
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  43. Quino:
    Gracias. Sí, intento ser variopinta, aunque no simepre lo consiga.
    Bienvenido a tu casa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  44. GaMyr:
    Efectivamente.
    Gracias por tu punto de vista.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  45. JValentina:
    Eso es también. Nuestros sueños deben caminar parejos a nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Goyo:
    Me alegro mucho por ti. No todo el mundo ha tenido ese apoyo en la familia que tú tienes.
    Gracias por tus palabras.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  47. Elysa:
    Hablando de la música, te pone los pelos de punta. Es maravillosa en cualquier versión que decidas escuchar.
    Gracias por el comentario.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  48. Manuel:
    Gracias doctorcito. ¿Te gustó?...
    Y al final, Hiroshi, dejó ver su verdadero corazón. Precioso tu comentario, porque ese es el mensaje.
    Un corazón puro que vuelve junto a su padre solo por amor.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  49. Little Moon:
    Gracias, amiga.
    Un honor estar en tan alta estima.
    Besos.

    ResponderEliminar
  50. Marinel:
    Sí, así es y así debiera ser, "recoger los frutos de uno mismo, no los de los demás".
    Gracias por comentar.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  51. David:
    ¿Qué padre no quiere lo mejor para su hijo?, probablemente ninguno.
    Pero hay que escuchar a los hijos y no tratar de imponer tantas cosas. Yo lo veo así.
    Un abrazo y muchass gracias por traernos tu punto de vista.

    ResponderEliminar
  52. ñOCO Le bOLO:
    Yo encuentro el final con una gran esperanza.
    Un abrazo y muchas gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  53. Candela:
    Me alegra que te gustase. Sensibilidad sin sensiblería; lo intento siempre, porque mis hijas me acusan de "moñas" (=blandita) y no me gusta.
    Gracias, amiga.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  54. ¡Qué hermoso!, a veces queremos proyectarnos a través de los hijos y no escuchamos sus sueños.
    Hermoso final.
    Me ha encantado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. A veces los padres pueden coartar una vocacion. En este caso pudo cumplir hasta donde su espiritu lo permitió. hermoso relato y la musica acorde. Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Buen relato con moraleja, y la foto me ha encantado, me parece muy poética.

    Un beso, Towanda.

    ResponderEliminar
  57. Los sueños de una persona nadie se los puede arrebatar, se le puede obligar a hacer infinidad de cosas pero..., los sueños son de cada uno.
    La música es alucinante (después de la publicidad del coche) jajá

    Besitos.

    ResponderEliminar
  58. TERMINO LA NOCHE DEL DOMINGO CON ESTA BELLA ENTRADA. SI TE SOY SINCERA NO SÉ SI FELICITARTE POR EL TEXTO O POR LA MÚSICA QUE ACOMPAÑA...BUENO TE FELICITO POR LA ENTRADA Y ASI QUEDO MEJOR. ¡JA,JA,JA! SALUDOS TOWANDA

    ResponderEliminar
  59. Es una pena que la música no resulte rentable, a no ser que seas un fenómeno. Pero hay quienes a pesar de todo se empeñan. Tu cuento tiene magia y encanto, y la música que le acompaña es sublime. Oye, ¿no te habrás inspirado en mi último post? Lo digo fundado en poco en el comentario que me hiciste. Me encantaría haberte dado la idea... :)

    ResponderEliminar
  60. Me gustó mucho la historia
    Un hijo luchando por su libertad
    En un país donde culturalmente
    la obediencia a los padres
    es muy exigente y estricta.

    Y ese final musical
    con lo pájaros volando a su alrededor
    Genial!!

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  61. Muy hermoso Towanda.Siempre hay que dejar volar a los demás para que busquen allá arriba sus sueños...

    Besos guapa!!!

    ResponderEliminar
  62. Una historia y una música preciosa.

    Tocas muchos temas en muy breve espacio... El prestigio profesional... ¡ay! yo prefiero ser juglar y titiritero, un don nadie, que eso otro, tan frío y triste... Mira, leyendo tu relato he recordado una peli que vi ayer en un blog, me encantó y hay unas escenas que van sobre eso, sobre la "gente estirada que mira a los demás por encima del hombro", te paso aquí el enlace, por si algún día te apetece verla: http://octopus2036.blogspot.com/2011/10/besuch-vom-andern-stern.html#comments

    Por otro lado... es verdad: el tiempo no lo cura todo, más bien no cura nada si hablamos de asuntos del corazón, lo que cura, lo que repara, lo que anima, es otra cosa: el amor, el afecto, la comprensión, el cariño sincero...

    Y me voy ya, que si me dan cuerda me enrollo "like a persian" (lo cual no quiere decir que me enrolle como un persa, por cierto)

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  63. Qué bonito, Towanda... me ha encantado el párrafo de la madre, muy sabio! La persona vive y se alimenta de sus sueños, sin ellos no seríamos nada. Un beso!

    ResponderEliminar
  64. Hola, te acabo de conocer a través de otra compañera. Muy bonito. Un beso desde Murcia...seguimos...

    ResponderEliminar
  65. ESPECTACULAR, Towanda.

    ¿ Sabes lo que es dar vuelta a la piel? Pues eso... me extendería en un comentario, pero me quedo con el silencio, tu historia, la música que acompaña y los pájaros que trinan en mi ventana.

    BELLÍSIMO. GRACIAS POR COMPARTIR :)

    Un abrazo ( ah, hoy soy yo la llorica jajaja;))

    ResponderEliminar
  66. Uaaaaauuuu, me encanta.
    Esta historia no me es desconocidad... Me suena de algo, ufff, y no logro recordar...

    Beso grande para ti.

    ResponderEliminar
  67. Ufff que suspiro acabo de soltar.
    Que historia más bonita. Al final el padre pudo reencontrarse con su hijo que nunca estuvo perdido, solo buscaba su camino.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  68. He aquí un buen cuento narrado al estilo tradicional. Ambientado Japón para darle un tinte de "sabiduría oriental". Ya en las primeras frases, como escopetazos, defines con dos trazos breves pero firmes (como los signos de la escritura japonesa). Y ya desde la quinta frase adelantas algo que va a ocurrir: un cuerpo frágil se puede romper. No me voy a extender, que gran sabiduría encierran las madres. Qué obsesión de los padres de hacer fotocopias, aunque sean en color. Todo el cuento se lee muy bien (aunque no pude oír la música, jeje). Cuento con moraleja: ¡Aunque te sientas obligado a obedecer a tus padres, cuando seas libre, haz lo que te de la gana! o mejor aún: Apoya a tus hijos en su vocación. Y si tuviera que poner algún pero, quizás, que la historia ya está contada, pero no tan bien como lo haces tu.

    ResponderEliminar
  69. Un verdadero disfrute de lectura. Beso.

    ResponderEliminar
  70. Es mi melodía preferida, no recuerdo la de veces que he sentido su poder. Y la primera vez fue en la Arena de Verona, y sabes? desde entonces es como ese pajarín azul que evoca todo aquello que emociona, que hace reflexionar sobre tantos momentos que, aunque el tiempo ya se los llevó para siempre, sentimos con tanta fuerza que nada nos lo podrá ya arrebatar.

    Tu relato es un acorde de palabras y sentimientos en una bella historia.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  71. Preciosísima historia...¡¡me encantó leerte...!!
    Cuantos padres habrá con ese tipo de actitudes...
    Y cuántos se habrán arrepentido de no respetar las decisiones de los hijos...
    He disfrutado mucho Towanda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  72. Una hermosa historia no lejana de realidades y muy bien contada.
    bsoss

    ResponderEliminar
  73. Towanda, hermoso escrito, reflexivo además ¡Atrapas al lector de principio a fin!
    Buen día
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  74. No sé por qué, este relato, que a todas luces es real, se parece muchísimo a otra historia protagonizada por mis amigos japoneses, Nik y Hiromasa.
    Me ha conmovido.
    La narrativa, excelente, Towanda. Escribes pero que muy bien.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  75. A veces olvido tu talento y me pregunto ¿cómo lo hace para tener tantas visitas y comentarios? Luego leo uno de tus relatos, como este, y lo entiendo... Al que nunca entenderé es a Hiroshi, gracias a Dios mis padres nunca intentaron cortarme las alas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  76. Endless Love:
    Y lo hacemos inconscientemente, sin sopesar el daño que se infringe.
    Un abrazo y mi agradecimiento.

    ResponderEliminar
  77. Lapislazuli:
    Así es, como tú lo dices.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  78. Maribel:
    Gracias, guapa.
    La foto es lo más de lo más, a mí me encantó. Primero vi la foto y luego la escuché. De ahí salió la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  79. campoazul:
    Menudos cabritos, estos de Goear, con la publicidad de coches... ¡Te estropean todo!.
    A por ellos, o-e.
    Gracias por tus palabras.
    Un besazo, enorme.

    ResponderEliminar
  80. FALI:
    Muchas gracias. Me alegra que te guste.
    A mí, esta música, es una de mis favoritas.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  81. El Mirlo:
    Ya lo creo. Y es admirable a las personas que, siguiendo sus sueños, pueden vivir de ella.
    En cuanto a lo de la inspiración, esta vez no has sido tú, mi querido mirlo blanco...
    Fue una coincidencia que tú hablaras en tu post de los músicos, por eso te comenté lo de Osaka y el violín. Hemos tenido un poco de telepatía.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  82. Daniel Eduardo Gómez:
    Gracias amigo por tus palabras tan amables.
    Me alegra mucho tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  83. acróbata:
    Aunque, cuando se trata de los hijos, se nos olvide, ese es el mensaje.
    Un beso enorme.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  84. Ximo Segarra "ACAPU":
    Nunca serás un don nadie, porque tienes un talento enorme.
    Veré la peli que me dices.
    Gracias por extenderte, me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  85. Miss Bittersweet:
    Eso de vivir y alimentarse de los sueños, nos pasa a los soñadores. Otros se alimentan de logros, de acumular cosas materiales, de otras cosas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  86. alp:
    Gracias por tu visita.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  87. Watashi wa:
    Eres un encanto. Muchas gracias.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  88. rombo:
    ¿Te suena, verdad?... A mí, también, y no precisamente con la música.
    Eres un solete.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  89. Rosi:
    Eso es. Buscaba su camino, persiguiendo su sueño.
    Gracias, amiga.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  90. Ximens:
    ¡Qué tarde vengo a mi propia casa para responder!. Estoy metida en unos proyectos que me roban muchísimo tiempo...
    Ya sabes que me encantan tus comentarios y con ellos intento siempre mejorar.
    Eres un gran observador, nuevamente te lo tengo que decir.
    También, como siempre, gracias por acercarte y mostrarme siempre tu opinión.

    Un besazo, y otro a las cigüeñas de la iglesia de Vallecas-Villa.

    ResponderEliminar
  91. Carlos:
    ¿En la Arena de Verona?. ¡Qué maravilla!.
    Me alegro que te gustase.
    Te deseo que algún pajarillo azul, que ya sabes que en Japón traen buena suerte, revolotee cada mañana al oir que te levantas y te acompañe hasta que te acuestes.
    Gracias, Carlos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  92. El Canto de la Luna:
    Yo siempre he respetado todas las decisiones de mis hijas en cuanto a sus estudios. Otra cosa ha sido sobre sus amistades... ¡ya me entiendes!.
    Un beso enorme y mi agradecimiento por tus palabras tan hermosas.

    ResponderEliminar
  93. Rosa.E:
    Si te atrapé, me alegro muchísimo.
    Es un lujo poder hacerlo.
    Gracias, guapa.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  94. PiliMªPILAR:
    Quizás, cada uno de nosotros, conozcamos a algún Hiroshi o seamos el mismo Hiroshi.
    Hiroshi, un nombre que en japonés significa "generoso".
    ¡Cuántas veces hemos renunciado a sueños por no disgustar a los demás!...
    Gracias por tu amabilísimo comentario que me ha hecho engordar un kilo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  95. P.K. 1976:
    Primero, muchas gracias.
    En cuanto a lo de cortar las alas, ¡menos mal! que a mí me las cortaron un poco, porque quería ser artista. De hecho estuve dos años haciendo teatro. No creo que, conociéndome ahora como me conozco, me hubiera gustado el mundo que rodea a los actores.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  96. Un relato genial Towanda, me ha dejado con una sensación de genialidad en la persona del hijo, que como algunas personas saben lo que quieren ser o hacer desde niños; yo no tuve esa suerte y por ello pago factura. La música que lo acompaña, excelente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  97. moderato_Dos_josef:
    Gracias, felicitaré al violinista en tu nombre.
    Me alegro que te gustara, aunque observo que tú no tuviste la suerte de este joven...
    Si es así, lo siento muchísimo.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  98. Fantástico relato el de hoy, el primero que te leo en esta línea, los anteriores los voy leyendo salteados. Me ha gustado ver que te manejas con la misma maestría.
    Los hijos y su futuro... qué difícil es, verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
  99. Me encanta tu nombre, lo conocí en Tomates Verdes Fritos, llego desde Lapislazuli y encuentro esta hermosa historia, con música y poesía además, un placer pasar por acá.

    ResponderEliminar
  100. Que historia más bonita y más triste,para todos. Creo que el padre no debería haber sido tan tozudo. Todos habrían salido ganando :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  101. Bonita historia,y no te sientas mal por discrepar para eso estan los blogs y otra cosa no creas que cuando escribo es todo sobre mi,generalmente no es asi,son solo cosas que veo o siento por ahi abrazote y gracias.

    ResponderEliminar
  102. mientrasleo:
    ¡Ay, los hijos!...
    Me alegro de que te haya gustado y también de que me leas lo menos nuevo.
    Gracias.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  103. maria cristina :
    Gracias por tu visita, por tu comentario, por quedarte...
    Muchas gracias, recién llegada. Entra y tómate algo, lo que quieras.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  104. Mar:
    Yo también pienso así. El padre, al final, se vio solo por su fijación en organizar el porvenir de su hijo...
    Pero éste tenía un gran corazón y volvió, con ambos sueños conseguidos.
    Gracias por acercarte.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  105. JOAQUIN DOLDAN :
    Puede que sí... ¿Qué onda?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  106. Fiaris:

    Gracias.
    Lo de discrepar es bueno, siempre que se haga desde el respeto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  107. Es una historia preciosa, con una buena moraleja. Al final siempre es lo mismo, los sueños siempre están ahí y tarde o temprano luchas por ellos. Me ha gustado mucho. Un bessito cielo

    ResponderEliminar
  108. Men:
    Que no perdamos nunca el poder que confieren los sueños, te lo deseo de corazón.
    Gracias, guapa.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  109. Me fascinó tu relato, muy hermoso... es tan triste ir en contra de las pasiones por necesidad o por obligación, la vida pierde sentido.

    Un abrazo querida amiga.

    p.s. Por fin estoy de vacaciones, ya voy a estar más seguido por aquí :)

    ResponderEliminar
  110. Carlobito:
    Gracias, amigo.
    Sí que es triste pero el final es feliz.
    Te felicito por las vacaciones. Yo no tengo ni un día libre.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...