09 diciembre 2014

El besugo






Había escrito cien veces: te quiero, en papeles de colores. Vistió la mesa de gala con flores, velas y la vajilla de los domingos. El viejo tocadiscos ya musiqueaba su canción favorita. Se arregló el pelo, puso rouge en sus labios, sonrosó sus mejillas, se hizo las ingles brasileñas, aún le escocían, y enfundó su intimidad en lencería atrevida. 

Un besugo con patatas panadera intuía, desde el horno, que el momento de ser devorado estaba próximo.
Colgó el delantal tras la puerta de la cocina, se perfumó generosamente y esperó...

Él abrió la puerta y preguntó por su corbata de topos azules…
Fueron sus últimas palabras.  

57 comentarios :

  1. Alaaa como juegas con nosotros Towi. Me has dejado alucinada co el giro final. Lo he tenido que volver a leer porque me he quedado noqueada. Muy bueno Encantadora (hoy más que nunca) Towanda.
    Besicos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Filias.

      Jajajaja, es una tontada, ¿a que sí?
      No me atrevía a publicarlo, pero me he liado la manta a la cabeza porque he querido sacar algunas sonrisillas.
      La historia en sí misma es mucho más triste, qué duda cabe. Te desvives por un tipo, te adornas, te depilas, te perfumas y al muy besugo solo se le ocurre preguntar por su estúpida corbata de topitos azules... Menos mal que se largó.

      Besos, guapa y muchas gracias por tu buen humor.

      Eliminar
  2. Querida Tow, no sé si acabo de cogerlo, jaja, pero seguro que ese besugo se llevó el premio que merecía.

    Besoteee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángel.

      No pasa nada, es una bobada de historia, así que interprétala como tú quieras.
      El besugo del horno se enfrió y del otro besugo no se sabe mucho más.

      Un besazo.

      Eliminar
  3. ¿A quién se le ocurre? ¿Topos azules para una corbata? Solo por eso, la acción está justificada. Lo que más me preocupa es que se vaya a desperdiciar ese besugo, con sus rodajitas de limón en los lomos, tan doraditos ellos, y las patatas panaderas...
    Muy divertido Towanda, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juancho.

      El besugo del horno ya te lo mando yo por MRW, no te preocupes.
      Gracias por venir y comentar.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. El besugo era testigo, la corbata lo merecía y.... que traviesa eres, Towi, c´omo juega scon nosotros. Besos requeteguapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eva.

      Lo advertí, no digas que no lo advertí.
      Gracias, guapetona.
      Un besazo.

      Eliminar
  5. Vaya final sublime Towanda. Me ha encantado. Lo has bordado.
    Besicos muchos

    ResponderEliminar
  6. Hola Towanda ,cariñito mio no se quien de los dos era mas besugo de los dos , si lo era el marido o el propio pez , pero ella se arreglo y se puso guapa para nada , ya que no tubo fiesta de postre , me a gustado mucho , todo menos esperar este final , jajaja besos de flor .
    Gracias por pasar por mi blog , eres un solete ,besitos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor.
      El besugo era el marido, no lo dudes.
      Besazos. Ya voy a toda leche, como Alicia en el País de...

      Eliminar
  7. Towanda... me he reído mucho con ese dura pugna a ver quién era más besugo de los dos. No es por malmeter, pero supongo que una pajarita no habría arreglado mucho las cosas no? XD. Pues él se lo pierde ;). Sabroso relato, lo mires por donde lo mires. Con el 'hambre' que hay por el mundo no sé como se pueden echar a perder esos 'platos' tan bien preparados. Un besote en zapatillas de estar por casa y un abrazo de tornillo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan Antonio.
      Una pajarita de topitos azules?
      Gracias, resalao.
      Besazos en pijama y con bufanda, que ando muy acararrada.
      Atchús!

      Eliminar
  8. A estas horas y me ha entrado hambre, yo me lo como a las dos y me da igual si lleva braguitas de topos o bigotes de gato. Delicioso relato.

    ResponderEliminar
  9. También habría valido un cochinillo al horno. Abrazos genia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esther.

      También, por qué no?
      Besos y gracias.

      Eliminar
  10. Uy por menso le paso . Muy buen relato te mando un beso

    ResponderEliminar
  11. jajajaja Se lo merecía, por besugo.
    A mi me encanta al horno con sus rodajitas de limón, hace años que no lo como... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Genín.

      Pues yo no lo he comido nunca... Ya me ves, que no me gusta el pescado.
      Besos, bonito.

      Eliminar
  12. A partir de este cuento surge el recurrente subgénero literario: 'diálogos de besugos'. Enhorabuena, again.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cuentón.
      Jajajaja, pues tú lo has dicho porque así es.
      Gracias, amiguito.
      Besos.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Vicente, y no me extraña nada. Yo estoy igual.
      Gracias por venir.
      Besazos.

      Eliminar
  14. Muy bueno.
    Con todo lo que había hecho y preparado ella...... y solo pregunta por su corbata!
    Con el besugo en la cabeza le habría dado yo.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manduixeta, es cierto, y encima fueron sus últimas palabras porque se piró...
      Besos, guapa.

      Eliminar
  15. Con lo que a mi me gusta el besugo al horno, recuerdo de Navidad, mira que preguntar por la jodía corbata, ya le vale, teniendo a ese bombón perfumado delante.

    Los hay pero que muy tontos.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sau, los hay que son más que tontos, ya te digo.

      Un besazo, tesoro.

      Eliminar
  16. Algunos no saben lo que se pierden, ella tan coqueta y el besugo en el horno esperando por él
    Mejor que se coma ella el besugo con sus patatitas y su rodaja de limón y mande a paseo al otro besugo con la corbata incluida.
    Besos wandi
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Puri.

      Tienes toda la razón del mundo.
      Besitos, guapa.

      Eliminar
  17. Jajaja me gusta el doble sentido, los hay muy besugos, pero dime, qué hiciste, exactamente, con el besugo más grande?
    Me has animado la mañana, aunque esta tarde, ya sabes donde estaré, volveré a releerlo aunque sea desde el móvil.
    Un besote, grande, grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosy.

      El besugo más grande se largó con una pipiola teñida, ultradepilada y curtida en el gimnasio... ¡Hombres!
      Ya imagino la tarde que te espera. Un beso muy fuerte, bonita y ¡mucho ánimo!

      Eliminar
  18. Ay Towanda! ... antes del amor? o después de un tiro? Me quedo con la intriga! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Cristina.
      ¿Qué prefieres tú? Pues ese es el final, el que tú decidas.
      Besos.

      Eliminar
  19. Entiendo a tu protagonista. Qué ingratos son algunos. Aunque también es para preguntarse si merecen la pena tantos esfuerzos. Jejejeje. Muy simpático. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luisa.
      Yo creo que lo que hagamos, antes de dedicárselo a nadie, tiene que ser por nosotras mismas.
      Besazos.

      Eliminar
  20. Pobre chica...Se comió a los besugos o dejo al de los topos azules??...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, doctorcito.

      Creo que el topos azules la dejó a ella, compuesta, depilada y... ya me entiendes.
      Besazos.

      Eliminar
  21. Bienvenida. Nos alegramos de verte de nuevo por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirlo.
      A ver si puedo visitar cada casita, mañana... Qué lío.
      Besos.

      Eliminar
  22. Con qué hambre me has dejado! Ese besugo con patatas panaderas tiene que estar de muerte. Pero el otro se merece un buen portazo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari.

      Jajajaja, pues le damos con la puerta en las narices, no se hable más.
      Gracias por venir.
      Besazos.

      Eliminar
  23. Hombre yo esperaba una cena intima con ese peasho de besugo y toma entra por la puerta y se acabó todo? jajaja menuda sorpresa de final.
    Besotes navideños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sabores.

      Si es que una no sabe nunca lo que puede llegar a pasar. Por eso, moraleja: no te compliques mucho... que de donde no hay, no se puede sacar.
      Gracias, reguapa.
      Besotes prenavideños.

      Eliminar
  24. Las mujeres siempre haciendo mil cosas para conquistarnos y nosotros unos besugos que no sabemos verlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Henry.
      Ay, así es, hay algunos que merecen un cogotazo por torpes...
      Gracias y besos.

      Eliminar
  25. Besugo de primero, y de segundo, je je. Qué bueno.

    Besos Towanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla, Miguel.

      Jajaja, qué bueno.
      Gracias.
      Un abrazobeso.

      Eliminar
  26. Que bueno ese final, he tenido que releerlo porque me distraje tanto con el besugo del horno que apenas me di cuenta del otro. Eres magistral como cambias el desenlace intuido por el lector por ese inesperado giro final que no te esperas en ningún momento. Y ese puntillo entre traviesa y macabra de la protagonista de tu historia es una genialidad. Besotes mediterraneos y frioleros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Neuri.

      No es que te distrajeras, es que es una bobaducha para matar el tiempo.
      Soy aprendiza de cuentista, pero en traviesa y macabra tengo un máster, jajaja.

      Besotes desde el centro con mucho frío también.

      Eliminar
  27. ¡Qué corte! me has dejado sin palabras. Te felicito Towanda,, pero que requetebién sabes hacerlo.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Pilar.

      Ya imagino, jajajaja. No te apures porque es una tontada de las mías para pasar el ratito.

      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  28. Buenas Fiestas y Muy Feliz Año 2015

    Saludos afectuosos.-

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...