15 mayo 2014

El vuelo de la silla







Esta noche el estómago vacío, el frío y la quemazón de los calambres le habían concedido una tregua permitiéndole dormir del tirón y... soñar.

Soñó que volaba. 
Y voló… 
Voló y surcó el cielo agitando sus alas. 
Voló en círculos componiendo enredadas piruetas a contraviento; planeó y se elevó de las azoteas más altas.
Ejecutó acrobacias seguidas de vuelos rasantes y se rindió ante las corrientes que le hicieron bailar a capricho del viento…

Su hija le despertó bruscamente con un zarandeo. “¡Vamos!, ya amaneció. Te acompaño al metro”. 

Le colocó la manta sobre las piernas y el raído cartón entre las manos. “Y no olvides reclamar la atención de la gente; poner tu mejor cara de pena y echar el freno de la silla”.

El abuelo que, aún estaba empapado de sueños de libertad, no podía dejar de sonreír mientras comenzaba a caer una fina lluvia de lágrimas sobre sus mejillas.




 



*******



Mi aportación  a la Primavera de Microrrelatos Indignados 2014Miguel Torija, de LA COLINA NARANJA es impulsor, promotor y espíritu de esta iniciativa de indignación cuyo objetivo es que hoy, día 15 de mayo "la red se llene de microrrelatos indignados que denuncien el avance de la desigualdad social, las injusticias, los abusos de poder, las humillaciones colectivas, las corrupciones impunes o la desprotección social que en los últimos tiempos estamos padeciendo".
   

51 comentarios :

  1. Qué triste, y qué real, cuestión de tiempo. Ahora los abuelos, sus pensiones, están dando de comer a muchos, dentro de poco deberemos mendigar con ellos. Buen relato indignado, de los que remueven, lástima que el fútbol esté apaciguando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ximens.

      Pobres abuelos, es cierto. Y más pobres cuanto más limitados están. Según la prensa son el sustento, con sus precarias pensiones, de muchas familias en paro.

      A mí el fútbol como que ni fú ni fá.

      Besos.

      Eliminar
  2. Hola, Towanda, ya sean pobres o de otras características, consigues crear abuelos entrañables. En esta ocasión, es consciente de la miseria que rodea la sociedad actual hasta una niña, y hay mandamases que aún no se han dado cuenta, bueno que hacen como si no pasase nada mientras no les toque de lleno. Muy buena historia. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Loren.

      Nada, que me ha dado por la tercera edad. Será una racha temporal, pero los encuentro tan adorables que me sirven de protagonistas.
      Gracias, guapetón.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Buenísimo este micro, lleno de tristeza y de cruel realidad. al leerlo se le saltan las lágrimas a cualquiera. Esos abuelos siempre tan presentes y tan denostados a veces
    Besos con aplausos.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Puri.

      Tienes razón. En ocasiones no los tratamos con el debido cariño.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Me produce una tristeza tan profunda que un ser humano tenga que pasar hambre... y que a consecuencia de ello se vea abocado a mendigar, o a vete a saber qué, cuando sería tan fácil sobrevivir por uno mismo si tuviéramos otro modo de vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana.

      Sería fácil, pero igual no sería rentable para los que tienen la sartén por el mango.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  5. Al menos soñando se escapa de la triste realidad...
    Te has decantado por sacarnos la lagrimita.
    Me ha gustado. Un beso desde la indignación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosy.

      Pues así es. Cuando pierdes todo solo te quedan los sueños... Esos no te los puede arrebata nadie.
      Besotes.
      Muak.

      Eliminar
  6. Pues lo has conseguido... me has indignado!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Caminante.

      Me alegro de eso.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  7. Si pudieramos ver el interior de esos fatigados corazones de los ancianos, enloqueceríamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marcos.

      Ya lo creo. Pobrecillos. Por eso mi indignado tenía que ir dedicado a ellos.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Indignante y MUY triste.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Humberto.

      Sí que es triste, sí.
      Gracias y un abrazo de vuelta para ti.

      Eliminar
  9. Que triste y que cierto :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Genín.

      Ya lo sé, pero creo que había que darles su espacio. La crisis son muchas cosas y la situación de nuestros mayores es de las que más me duelen.
      Besos, bonito.

      Eliminar
  10. Towanda, que bonito y terrible micro, con sutileza nos cuenta, en ese sueño, lo que pasará al otro día, cuando el abuelo salga a mendigar. Muy buena aportación.
    Saludos desde la alambrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beto.

      El sueño es hermoso aunque su realidad es oscura.
      Gracias por estar.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  11. Towanda, escuece la cruda realidad. Un micro muy bien contado, felicidades.
    Besicos muchos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nani.

      Claro que escuece y mucho.
      Un beso muy fuerte y gracias.

      Eliminar
  12. Yo he llorado con él, he sentido su indignidad porque se que ocurre realmente, con silla o con niños. Una pena que la realidad sea mas cruel que el cuento. Un abrazo escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ester.

      Vaya, lo siento, pero estas cosas suceden con demasiada frecuencia. Con abuelos, con niños o con personas con discapacidad...
      GRacias, reinona.
      Besos.

      Eliminar
  13. Tremenda pesadilla lírica, Towanda. Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Real y triste relato. No sabes cuantas veces he visto esos en la residencia donde trabajo...

    Genial Towanda

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, doctorcito.
      A mí me da mucha pena, la verdad. A ver si la cosa mejora... Soy optimisma.

      Gracias y unos besos.

      Eliminar
  15. Y muchos pasos ni se fijarán en él, están tan acostumbrados que piensan para sus adentros que ese nunca será su caso, el problema es cada vez son más los que nada tienen.

    Un cariñoso abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sau.

      Suscribo todo lo que dices porque así es, pero confío en que no vayamos a peor.

      Unos besos

      Eliminar
  16. Ya se puede lavar la hija porque con lo que estoy pensando...

    Besos Towa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ion.

      Pienso lo mismo, que se lave que ya somos dos las que nos hemos...

      Pues eso.
      Besotes.

      Eliminar
  17. Has contado una historia triste con mucha ternura. La vida es injusta pues todo depende del lugar o de la cuna en que nazcas. Unos mucho y otros nada y me pregunto ¿por qué siempre tienen tanta suerte los malos?
    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alondra.

      No sé responderte a lo que preguntas, pero también me lo pregunto.
      Gracias por venir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Es una pena que lo que relatas con tantisima sensiblidad no sea únicamente ficción. Qué bonito, Towi, qué emoción destilan tus palabras. Precioso el micro indignado que, al menos a mí me ha llegado al corazón.
    Besos indignados, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Filias.

      Me alegras mucho, de verdad, pero tendría que llegar a los que tienen la batuta a ver si se enteran de que las cosas no están bien. Y no hablo de colores políticos porque para mí los políticos son muy parecidos. Ahora estos y antes los otros, me da igual.

      Bueno, que me lío y este no es el sitio.
      Gracias, siempre es un placer recibirte, que lo sepas.
      Besos.

      Eliminar
  19. Es muy triste, amiga, mucho.
    Muy real por otra parte. Ojalá que la lluvia sea de agua y no de lágrimas.

    Besicos y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cabopá.

      Me temo que la lluvia es de lágrimas, pobrecito.

      Gracias también a ti por devolvérmela.
      Unos abrazos.

      Eliminar
  20. Al menos el sueño, nos permite esa libertad del vuelo imposible...
    Un abrazo, buen relato, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María.

      Los sueños no nos los puede arrebatar nadie, menos mal.
      Gracias,
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Uy soñar es mágico Ojala la situación mejore y no se den esas tristes historias Te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Citu.

      Ojalá, lo deseamos todos.
      Un beso muy grande y cuídate tú también.

      Eliminar
  22. Cada día se ven más de estos casos por las grandes ciudades, ya no hay escrúpulos de poner a los más débiles todo el día con un cartelito y con cara de pena a que a la gente se le ablande el corazón. Que pena.
    unos besotesssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sabores.

      Pues sí, es cierto. Menudo país o mundo les estamos dejando a los más jóvenes...
      Una pena, la verdad.
      Besos y graaaaacias.-

      Eliminar
  23. Enhorabuena por este microcuento tan emotivo y real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cuentón.

      Gracias, resalao.
      A ver si te animas con esto de los breves que a mí me ha "enganchao".

      Besazos.

      Eliminar
  24. Bueno, muy bueno. Tiene toda la tristeza de la realidad.
    Me ha gustado especialmente.
    Besazo

    ResponderEliminar
  25. Vivo en el centro de mi ciudad, y todos los días veo a quienes tienen que soñar que comen. Hace tiempo que el metro me cuesta el billete y algunas monedas. Así es el mundo, compañera, como lo describes.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  26. Ya he llegado a tu tribuna. Doloroso, mucho. Aquí muchas familias viven de sus mayores, pero no de ese modo. Me has removido algo en lo más hondo. Un beso, guapa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...