20 febrero 2014

Marionetas





Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial… y cientos de caprichos más que no le supe negar.

De espaldas, mohíno, con todo lo que he hecho por él. Dijo sentirse solo y le busqué una compañera; la mejor. Quiso que la sacara a escena y, a pesar de que éramos un dúo, guionicé un trío… me faltó tiempo. Pero el show se resentía y decidimos que su chica se quedara en camerinos. Cuando les escuché planear su fuga se me rajó el corazón. Ella intentaba separarnos… y enloquecí.

Creo que aún no me ha perdonado que cortara las cuerdas de su amada para ponerlas en mi bandurria.



 

85 comentarios :

  1. Qué buena esa historia de celos, como la de Ono y los Beatles... Y lo de la bandurria es de lo más sutil. Enhorabuena, compañera.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan M

      ¡Qué rápido has sido!
      Los celos, para el/la que los sufre, son un auténtico tormento y se pueden cometer locuras.
      Lo de la bandurria me pareció divertido, aunque el muñequito no lo entiende...

      Gracias, compañero.
      Besos.

      Eliminar
  2. Cuánta sensibilidad. Me parece una historia muy bonita y muy tierna. Habla de sentimientos... y tu juegas con ella como el gato con el ovillo de lana. Te la llevas de un lado a otro, la giras, la llevas de la mano de palabras bonitas, y resuelves dejando en el aire un suspiro de esos de "Oh!". Como siempre, Towanda, como siempre. Solo puedo felicitarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola, Juan Antonio.

      Vaya comentario tan bonito, parece un micro en sí mismo. Ese gatito jugando con el ovillo de lana me ha ganado... Se nota (yo lo noto) la tremenda sensibilidad que tienes y eso es algo que siempre transmites en lo que escribes. Te tengo que felicitar también desde aquí.

      Muchas gracias, eres generosísimo conmigo, así que tengo que hacer el próximo muy bien para que me llamen esos señores del REC y dedicártelo, jajajaja.

      Unos besotes con abrazos y lo que haga falta.

      Eliminar
  3. jajajaja Que suerte tuviste que te sirvieran para la bandurria...:)

    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Genín.

      Jajajaja, no dicen en la tele que hay que reciclar... Yo reciclo, tú reciclas, él recicla...

      Besos, bonito.

      Eliminar
  4. Mejorando semana a semana. Ahora con el papel de titiritera me has ganado... Siempre me han encantado desde niño este tipo de historias... Me encantó Pinocho. Y tú le has dado un toque romántico, de demiurgo, que crea suspense, ganas de estar ahí en directo viendo la actuación. Enhorabuena, ve afinando la voz que te llaman pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Loren.

      A mí me encantan las marionetas, los guiñoles y todos esos muñecos con los que puedes inventar una historia. Jó, Pinocho, era uno de mis favoritos...
      Gracias, amigo.
      Lo mismo te digo. Ensaya unas palabritas que a ti si es probable que te llamen muy prontito. Me encantó tu micro para Wonderland.

      Unos besos.

      Eliminar
  5. Ay, Towanda, qué bueno... qué ménage à trois más original, a la par que triste, claro.
    Muy divertido ese final, qué imaginación, tía, plas plas plas
    Un besote de, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosy.

      Bah, hoy la prota eres tú. Enhorabuenísima por esos micros traducidos al francés. Espero que sea solo el comienzo de lo que está por venir.
      Un beso muy grande y muchas gracias por los plas plas plas.

      Eliminar
  6. Bandurria... más de pueblo que San Isidro Labrador.

    Por Dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Toro.

      Yo también te quiero.
      Muaaaak.

      Eliminar
    2. Jajjajajaj, perdona que me meta con este Torito bravo...
      BANDURRIA, SÍ, si hubiera puesto guitarra, laud, violín, no sería igual....
      jajajaj pa comérselo...
      besitos a ambos

      Eliminar
    3. Hola, Rosy,

      El Torito no se enfada (casi nunca) aunque se merezca varias collejas porque el que es de pueblo es él, jajajaja.

      Eliminar
  7. Me lo he creido, siento que quisieran huir, no me parece ni medio bien y fue una buena dea cortarle las cuerdas, y por supuesto ponerselas a la bandurria para interpretar la danza del fuego mirando a la chimenea. Tienes una imaginación portentosa. Un abrazo genia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ester.

      ¿A que no debieron hacer esos planes? Sabía que tú -persona con juicio donde las haya- me entenderías.
      Un beso, guapa.
      Gracias.

      Eliminar
  8. Supongo que la bandurria sonará desafinada, así como con un sonido gritón.
    ¡Una jotica para la niña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cuentón.

      No, no, de eso nada. Suena melodiosísima.
      ¡Marchando esa jotica!

      Besos.

      Eliminar
  9. Me encanta ese final de la bandurria, jajaja. Me imagina al narrador luego en una tuna tocando con esa bandurria "Clavelitos", "La Maricarmen", etc. (¿a que las oyes sonar en tu memoria: es peor castigo, lo que merecía ese ingrato). Saludos, besos y abrazos, milady.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángel.

      Yo a la tuna solo la he visto en alguna boda y en alguna peli antigua, no te creas que me suenan tanto. Por ejemplo la de "La Maricarmen" no sé cuál es... Me la podías cantar y enviármela en un audio por correo, aunque fuera en versión rock.

      Gracias, Ángel.
      Unos besos y abrazos.

      Eliminar
    2. Pues es algo así como esto
      http://www.youtube.com/watch?v=FBtyP_Ut6Hs
      Que la disfrutes ;)

      Eliminar
    3. Gracias, Ángel, por La Maricarmen... Estoy sin palabras. ¿Eres tú el que baila con la capa?

      Eliminar
  10. ¿Qué tienen las marionetas que siempre parecen tan melancólicas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Caminante.

      No lo sé. A mí también me lo parecen.
      Besos, bonita.

      Eliminar
  11. Que mal consejero. Esos celos son los que nos demuestra la vida misma, cuando somos capaces de sesgar una vida, como s¡esas cuerdas que utiliza tu prota par ala bandurria.
    Es un micro fabuloso Towanda, me ha encantado. Felicidades.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nani.

      Los celos no traen nada bueno, así que mejor dejarlos en los camerinos o en las bolsas de la basura.
      Gracias, amiguita.
      Un besazo.

      Eliminar
  12. Bueno, vaya historia, parecen muchas en una. Primero nos llevas a los escenarios, a una relación entre el actor y su muñeco, luego entre el muñeco y su compañera, y por fin un desenlace que no tiene desperdicio: la bandurria!!! Vaya imaginación. Yo hubiera puesto mandolina, homenaje a mi abuelo.
    Besos y genial, de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Asun.

      Hubiera quedado mejor mandolina, ya lo creo, pero me vino la bandurria a la cabeza y la planté ahí.
      Gracias, besos y buen finde.

      Eliminar
  13. Hombreeee!! Y de qué se queja? Peor hubiera sido ponerlas para tender la ropa, que es algo mú cansino.

    Jajajaja, qué joio Toro, jajajaja.

    Besos a los dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ion.

      Tienes razón, eso hubiera sido casi una deshonra... Las cuerdas de su amada sujetando las coladas, no no...

      El Toro se la está ganando...

      Besos, guapa.

      Eliminar
  14. Muy bueno Towanda , la verdad es que los celos son malos de vedad , ahora sólo falta que con el tiempo tú muñequitos te llegué a perdonar , besos de flor .

    Pd ; En mi blog hay un relato nuevo de terror , que hace unas horas publique , espero que te guste lleva por nombre " The Runnig man " besos preciosa .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor.

      Ya le ha perdonado, creo.
      Ahora mismo voy a leerte.
      Besos, guapa.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Hola, Noel.

      Ni que lo jures. ¿Padeces de eso?

      Eliminar
  16. Buenas Towanda.

    Eso que dicen de que "tres son multitud" al final va a ser cierto; y si se le añaden unas gotas de celos y una pizca de maldad al final el desenlace es ... un buen micro relato.

    Lo de ser jurado del REC cada vez esta mas difícil, hay tanto nivel.

    Excelente relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfonso.

      Tres es un número que no es bonito para este tipo de cuestiones.

      Como te digo siempre: no pasa nada y lo seguimos intentando.
      Un abrazo y mucha inspiración para la próxima.

      Eliminar
  17. Así, así se enredan los hilos, guionizando tríos ;o) Al hilo, por cierto de lo que me contabas tú, yo, a raiz de un sueño que aún recuerdo ¡en la cuna! con una marioneta que me impresionaba mucho, construí un mundo imaginario que me sirvió de refugio miles de veces en mi infancia.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Salamandra.

      Esa marioneta de tu infancia debió ser una buena compañera. Espero que aunque te impresionara no te diera miedo...
      Yo creo que las marionetas, los guiñoles y todos los muñecos a los que mueves o pones voz son mágicos.

      Un beso, bonita.

      Eliminar
  18. Genial Towanda!! me ha encantado! en mi opinión muy bien hilada (valga la redundancia jeje) y con un final perfecto.
    Suerte la próxima!
    Besos!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pulguilla.

      Me alegro, guapa, me alegro y me alegro.
      Unos besazos y suerte también para ti.

      Eliminar
  19. Marchando otra ronda de medidas drásticas, je je, y es que no se nos puede poner a prueba, je je.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel.

      Mejor que no nos pongan a prueba que no sabemos de lo que seremos capaces.
      Gracias...
      Besos.

      Eliminar
  20. Estás creciendo mucho. Me alegro, me gusta y te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esteban.

      ¿Tú crees?
      Yo no lo veo, pero gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Sí. Vale, no soy nadie para valorar ninguna expresión artística; pero siento cuando me llegan o no, y las tuyas llegan siempre. ¡Vaya que si has crecido! Te felicito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. jejejejejejeje...quizás le guste la música que sale de la bandurria...
    un bsazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Spa.

      Seguro que es preciosa y se enamora de la bandurria.

      Besazos y abrazos.

      Eliminar
  22. Me han gustado esas marionetas.
    Pobrecita la que le han cortado las cuerdas, aunque quien sabe si así estará más libre.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Henry.

      A lo mejor tienes razón y ahora es cuando empieza a ser libre de verdad.
      Gran comentario, me encanta.
      Un besazo.

      Eliminar
  23. Bueno el caso es que servía lo mismo para un roto que para un descosido ejjeej
    Muy bien relatado en tan corto espacio este tema que de los celos nos habla.
    unos besptesssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sabores.

      Un tema muy joío, el de los celos digo.
      Gracias por tu coment y besotes de vuelta para ti.

      Eliminar
  24. Una bella historia de amor con final musical, me encanta. Esa forma que tienes de tomar una frase y crear sobre ella el entramado de un relato trepidante y lleno de vida me subyuga cada día más. No solo por la belleza individual de cada historia sino por el ejercicio mental y creativo que conlleva tanto crear como condensar en la más pura esencia del microrrelato.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Neuri.

      No sé, sinceramente, si estas historias tan breves tienen calidad o no... (supongo que no mucha y me refiero a las mías, no a las de los demás), pero sí te diré que es un ejercicio creativo que a mí me encanta. Es un ponerte a prueba cada semana e intentar inventar un personaje, montarle en un conflicto y resolverlo... Estoy enganchadísima.

      GRacias, amiga, es un placer siempre tenerte por aquí como ya sabes.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  25. Una historia que en algunos casos parecemos nosotros mismos...

    Un final...como los tuyos.

    Besote guapa feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, doctorcito.

      Puede ser, no te digo yo que no.
      Gracias, doc, y buen finde.
      Besos.

      Eliminar
  26. Towanda, un micro lleno de magia. Me encantan estas historias de amores diferentes e imposibles. Muy logrado. Enhorabuena. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, conchagr

      A mí también me gustan ese tipo de historias, así que coincidimos.
      Unos besos.

      Eliminar
  27. No son bueno los celos, no... Una historia preciosa, triste, original... Me ha encantado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari.

      Claro que no, son muy malos.
      Gracias, guapa.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Qué bonita la historia, y qué triste. ¿Me aceptas un "pero"? Me chirría que el corazón se raje. Es más adecuado que se parta ¿no?. ¿Me aceptas ahora un "olé"? Bravo por las cuerdas de la bandurria, me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Filias.
      Claro que te lo acepto, ¡cómo no!

      Tienes razón en lo de que un corazón se raje, queda hasta feo, pero quería evitar utilizar romper, partir, resquebrajar... y encontré ese. Gracias, por tu observación.
      El olé, también te lo acepto, gracias.

      Besos, guapa.

      Eliminar
  29. Magnífica forma de salir del atolladero de la frasecita de marras. Y buen relato. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juanjo.

      ¿Te lo parece? Pues olé por mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Hola, bonita , muy ingenioso me gustó como todo lo que escribes, pero,a decir verdad me he echado de menos algún relato tuyo más largo. Un fuerte abrazo, Sotirios( Me mandaron un e mail donde me informan que ha sido un relato mío seleccionado para publicar, para más detalles en mi blog)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Soti.

      Ya sé que estoy descuidando los relatos más largos, pero es que ahora me he enganchado a las cien palabras y estoy haciendo un mini-máster.

      Enhorabuena por ese relato seleccionado, ahora voy a leerlo.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  31. Un relato muy impactante¡, Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Amapola.

      Me alegro si te lo pareció.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  32. Muy bueno. De los que merecen ganar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Pilar.

      Gracias, lo seguiremos intentando.
      Un besotazo.

      Eliminar
  33. Me encanta llegar hasta aquí porque tu imaginación es de esas que admiro. :) Sacarse unas marionetas de la manga, contar una historia de celos y cortarle las cuerdas para una bandurría, implican activar todos los circuitos sensoriales para no quedarse en la anécdota y llegar un poco más allá en la historia.

    Te decía que mi esqueleto haría buenas migas con tus marionetas, jaja... y que ¡gracias por acudir hasta mi blog semana sí, y semana también! Yo por mi parte, voy contestando según me lo va permitiendo el tiempo libre, pero siempre con dedicación a todos los navegantes y admiración expresa cuando así la siento. ;)

    Besos Towanda. ¡Un gusto pasar por aquí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.

      Vaya, gracias.
      Seguro que tu esqueleto haría migas con cualquiera porque tiene su encanto.

      Ay, el tiempo, Laura. Puf, nos faltan horas al día para hacerlo todo; me pasa lo mismo, así que agradezco mucho más que saques unos minutos para venir hasta aquí.

      Un beso muy grande y gracias.

      Eliminar
  34. Me encantó, me encantó, ufffffffffff no puedo decir mas, creo que ya se ha dicho todo, somos muchos los que te admiramos y seguimos. Esas cuerdas para una bandurria, es un apoteósico final.
    Besotes.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Puri.

      Gracias, hijademivida. Me animaste la tarde lluviosa.
      Un besazo, locatis.

      Eliminar
  35. Interesante forma de relatar. Es verdad, los celos nunca traen algo bueno, pero siempre un poco de celos, mientras sea sano, hay que tener en una relación. Los celos enfermisos ya parten al lado de la desconfianza.

    Un beso!! Tienes un nuevo suscriptor :D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, simplemente Matt.

      Se empieza por un poco de celos y se llega a los enfermizos... Creo que lo mejor es evitarlos.
      Un abrazo y bienvenido.

      Eliminar
  36. Celos y venganza combiandos, ufff!
    Muy bueno :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gamyr.

      Así se resume, claro que sí.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  37. ¡Ostras, qué cruel! Pobrecita, cortarle las cuerdas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro.

      A lo mejor, un poquito cruel sí que he sido, pero había una causa muy noble.
      Un beso, bonito.

      Eliminar
  38. Hola, Towanda. Me estaba desanimando con los microrrelatos y al leer el tuyo se me han cargado las pilas de golpe. Thank you. Me gusta tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, J.I. Hernández.

      Pues yo me estoy animando con los microrrelatos porque hace un par de meses ni les hacía caso. Ahora estoy enganchadísima.
      Gracias por tu comentario. Bienvenido y vuelve cuando te plazca.

      Besos.

      Eliminar
  39. Siempre deslumbrante tu manera de contar. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...