17 febrero 2014

La reina yerma


 
Había sido repudiada por no haber podido engendrar al heredero. Los consejeros del monarca, los cortesanos y el galeno real consideraron su infecundidad una cuestión de Estado. «Repudiadla, majestad, es yerma…». Así fue desterrada a una mísera cabaña en los confines del reino.

De inmediato, se ordenó un nuevo matrimonio para el monarca. La elegida, una enigmática joven emparentada con los más ilustres nobles. En dos semanas se celebraron los esponsales y siete meses después parió un niño…

La esposa estéril supo del alumbramiento y, abandonando cualquier esperanza de que el soberano dispusiera repatriarla, claudicó en los lechos de contumaces pretendientes. Al poco tiempo quedó encinta. Tras la confusión inicial, sobrevino la ira… 

Coincidiendo con el baile de disfraces de palacio, se presentó ante todos con su hijo en brazos dispuesta a resarcir su honor. Cuando el soberano los tuvo delante sobraron explicaciones. Ambas figuras narraban la historia del engaño… 

Una a una, fueron rodando las máscaras de los instigadores, junto a sus sesgadas cabezas. El monarca, reo de cobardía y sabedor ahora del fraude, no se atrevió a pedir perdón a su reina, tan solo, arrodillado, ansió besar su sombra mientras ella le daba la espalda con orgulloso donaire.








Este micro es mi apuesta de febrero para ENTC. El tema son las máscaras... como llega Carnaval.


 





 

56 comentarios :

  1. Con un par la reina repudiada, un cobarde y sus cortesanos quedaron en evidencia, y lo pagaron.

    Pero que bien escribes, !RELECHES!!!

    Muchos besos requeteguapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sau.

      Los tenía bien puestos, ole y ole por ella.
      Gracias, canillas al aires.
      Un besazo.

      Eliminar
  2. Hola guapa , muy bonito el relato de hoy y muy merecido final , lo malo es que le tenian que cortar a el la cabeza. Jajaja te deseo mucha suerte cariño , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor.

      Pero a él no se la podían cortar, al menos, de momento... era el rey.
      Gracias, guapa.
      Besos.

      Eliminar
  3. Parece un pequeño cuento como los de antes: de reyes y príncipes. Me gusta ese lenguaje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Caminante.

      Jajajaja, pero creo que en algunas palabras me he pasado porque -intentando buscar el lenguaje de la época- resulta que no se entiende. ¡Me cachis!
      Gracias, besos y abrazos.

      Eliminar
    2. ¡Cómo que no se entiende! ¡Pero si lo he entendido hasta yo! jajaja

      Eliminar
    3. Caminante, eres una crack, jajajaja.

      Eliminar
  4. Ingenioso, interesante y espléndido texto...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María.

      Guau, gracias, pero no creo yo...
      Un besazo.

      Eliminar
  5. Salimos favorecidas. Bonito cuento bien montado y con un lenguaje quasi de aquellos tiempos. Un abrazo y un aplauso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ester.

      Se acabaron las protagonistas que sufren, ahora nos toca ganar siempre... siempre que se pueda.
      Gracias y saltibrincos.

      Eliminar
  6. Una apuesta con tinte de cuento, con un lenguaje cuidado y un final rotundo. Muy bueno, Towanda. Te deseo mucha suerte, guapetona.
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Filias.

      Un final cortado a su medida por cabrito.
      Besos y graaaacias.

      Eliminar
  7. Vamos, que la nueva le puso unos reales cuernos que querían rasgar el cielo (entiendo). No entiendo bien lo de las máscaras de los conspiradores ni la expresión "reo de cobardía" (serán cosas mías fijo, que estoy algo turbio en mis adentros). Suerte, Tow.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángel.

      Por supuesto son errores míos...
      El tema iba de máscaras y (en mi cabeza) imaginé una conspiración para desterrar a la reina (con la escusa de la infertilidad) y colocar a otra más afin a los instigadores. Está poco claro, la verdad.
      Lo de "reo de cobardía" han sido ganas mías de buscar lo retorcido para llamarle cobarde; otro fallo.
      Tú no estás turbio, ¡coballa de mi vida!, que vales más que las pesetas.

      Un beso y gracias.

      PD: He cambiado conspiradores por instigadores... no sé si quedará más claro.

      Eliminar
    2. Tú sí que vales, y además eres un encanto, no como uno que es un tiquismiquis tirando a sieso, jaja. Repito: suerte, chavalota, que te lo mereces.
      Besazo.

      Eliminar
    3. Hola, Ángel.

      ¿Sieso tú? De eso nada... Vamos, por si hubiera alguna duda, lo desmiento categóricamente.

      Unos besos y, como siempre, muy agradecida por tu visita que es una alegría para esta casa.

      Eliminar
  8. El triunfo de la verdad. El tiempo pone a cada uno en su sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marcos.

      Pues sí, aunque tarde.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Precioso, lo has perfilado de tal manera que "esa espalda con orgulloso donaire" me ha encantado.
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Pilar.

      Me alegro de que te haya gustado.
      Gracias y unos besos.

      Eliminar
  10. Magnifica historia, llevada con estilo
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lapislazuli.

      Y con final feliz.
      Gracias, guapa.
      Besos.

      Eliminar
  11. uy me conmovio , te mando un beso y te me cuidas. Te deseo una linda semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Citu.

      Pobrecita. Prometo cuidarme que estamos a martes.
      Gracias.
      Un besazo.

      Eliminar
  12. Encima de tonto, estéril, anda que no le vino biné el repudio a la ex-reina, que le quiten lo bailao... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Genín.

      jajajaja, bien dicho.
      Un beso, guapetón.

      Eliminar
  13. Me gusta mucho el ambiente con que rodeas la historia, muy lograda la narración.
    Sin embargo no entiendo en el último párrafo, los conspiradores y el fraude...(qué fraude, ¡¡¡si él no consiguió preñarla!!!)
    Perdona preciosa, no te enfades... vale?
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosy.

      ¡Cómo me voy a enfadar! El fraude pudo ser haber repudiado a una mujer por estéril sin serlo, el ser un pelele y dejarse influir por los cortesanos, el médico, los asesores... Creo que cuando la vio con el niño en los brazos empezó a cuestionarse los siete meses de gestación de su heredero... Y le empezó a doler la cabeza.
      Jajajaja, se ve -lo veo- que no lo dejé claro.

      Un beso el doble de grande.

      Eliminar
  14. Espero que no sea autobiográfico.

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Toro.

      Has dado en el clavo... ¡Calla, si eres un hombre piadoso! No me pongas en boca de todos.
      Besos.

      Eliminar
  15. Rey yermo y pitonudo.
    Grande, amiga.

    Cuentón
    http://loscuentostontos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cuentón.

      Así es, no siempre iban a ser las mujeres las culpables.

      Besos.

      Eliminar
  16. Te ha salido redondo el micro, excelente, mi enhorabuena , ese niño de siete meses, jejej que iluso, jejej. le esta bien empleado por repudiar a quien lo quería.
    Un aplauso muy grande. te lo mereces.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dulci.

      Menudo iluso. Los tíos (algunos) son así de bobones, para que luego digan de nosotras.
      Un beso y muchas gracias, resalá.

      Eliminar
  17. Ya te leí en ENTC, compañera, y me vine a cotillear en tu casa.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan M.

      Pues gracias, majete.
      Un besazo.

      Eliminar
  18. Hizo bien en no humillarse para que la perdonase, al fin y al cabo el culpable fue él, jajaja y la otra a los siete meses.... jejeje
    Muy bueno
    unos besotessssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, sabores.

      Hombre, por supuesto, orgullo y dignidad hasta el final. Jajajaja, a este rey se las dieron con queso.
      Besos, guapa.

      Gracias,.

      Eliminar
  19. A veces por un orgullo tonto se pierden historias muy hermosas, que razón llevaba ella, pero vamos, no sé...

    Besotes artista!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ion.

      Así es, amiga mía. Por orgullo y por hacer caso a gentucilla de malas calañas.
      Ella tenía la razón y la verdad.
      Gracias, bonita.
      Unos besos.

      Eliminar
  20. .... Como un cuento.... La foto muy chula.... Un abrazo desde Murcia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, alp.

      Sí, como un cuento de intrigas palaciegas.
      Un beso y muchas gracias por venir.

      Eliminar
  21. Hola Towanda, como ya te dije en ENTC, tu micro me parece magnífico. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, conchagr.

      Gracias, bonita...
      Un beso para ti.

      Eliminar
  22. Simplemente genial...Como siempre me sorprendes con el final. Vaya forma de querer desembarazarse de la reina.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, docotorcito.

      Una forma burda, podía haber sido más elegante pidiéndole un cese provisional de la convivencia o algo así, pero no...
      Gracias, amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Towanda, hoy nos ofreces un cuento de los de antes. Esta apuesta para el mes de febrero, es muy buena. Me ha gustado mucho y sobre todo, el mensaje.
    Suerte y enhorabuena.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nani.

      Esta vez lo intenté al modo clásico de los cuentos, si no funciona buscaremos nuevas formas... No hay problema y tenemos mucho tiempo porque aún somos muy jóvenes.
      Besos, bonita.
      Gracias.

      Eliminar
  24. Me parece un cuento encantador, con sabor a los que me contaban en mi infancia.
    Un relato con mensaje y un sorprendente final.
    Te deso mucha suerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María José.

      Me alegro mucho que te traiga recuerdos tan bonitos.
      Gracias por tu comentario.
      Unos besos muy fuertes.

      Eliminar
  25. ¡Majestad! ¡Que vuestro hijo legítimo es del butanero! ¡Que no os funcionan las lombricillas!

    ResponderEliminar
  26. O de como se la pegan al rey. Lo que narras a modo de leyenda ha ocurrido en más de una ocasión. Suerte. Mujer brava.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ximens.

      Ya lo creo que ha ocurrido y en muchas ocasiones.
      Molan esas mujeres con carácter, ¿a que sí?

      Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...