13 noviembre 2013

Azulturquesa




 Un cuento; el primero (vamos, el único) que tengo en papel.

El título Azulturquesa, así todo junto, aunque en el libro aparece separado. Se ve que lo corrigieron pensando que se trataba de un error...
  Aquí, la relación de participantes que compartiremos libro  y, a continuación, el relato:

Azulturquesa


Amaneció temprano. Un rayo de sol se filtró entre las hojas de arecácea produciéndole un guiño molesto en los ojos. Bostezó y se desperezó desplegando sus brazos cuán largos eran con la majestad y el porte de una deidad. La mar estaba mansa, como una corderilla recién parida; nada que ver con la bravura que dominó la costa en los días previos. Dispuso aprovechar la mañana para darse un placentero baño. El ejercicio es bueno para desentumecer los huesos –se dijo–, por lo que decidió realizar unas decena de brazadas en la maravillosa y azulturquesa cala antes de almorzar.

Demasiados años había pasado sujeto a férreas disciplinas laborales por lo que este descanso y esta paz le sabían a gloria bendita. Vegetación de todos los colores imaginables, aves trinando en absoluta libertad, el rumor del mar como sintonía de fondo… Sin horarios abultados, sin contaminación, sin huelgas de transportes, sin broncas… Simplemente sol y playa: las vacaciones perfectas en el paraíso; el sueño que desea ser soñado por cualquier mortal.

Tras el baño se recostó exhausto en la orilla permitiendo que las pequeñas olas, que llegaban ya rotas, le mimaran y se detuvieran a jugar con su cuerpo. Caricias de agua y arena blanca recorriendo y lamiendo todos sus rincones, tan dulces, que quedaba extasiado, rendido y en paz.

Allí, recostado, con los brazos en cruz y los ojos cerrados, percibió, una vez más, esa angustia recurrente afanada en asfixiarle. En ese momento la aviesa realidad se imponía triunfadora para adueñarse de su mente, a puñetazo limpio, y con ella volvían los recuerdos abriéndose paso en tropel, sin orden, avasallando y demoliendo cualquier vestigio de ilusoria felicidad… El accidente, las víctimas, el olor del fuselaje prendiendo, el dolor y el miedo caminando de la mano, las secuelas y los dos años en la más absoluta y corrosiva soledad…

Se incorporó y comenzó a correr por la orilla salpicándose de arenas y salitres y gritando como un loco perro herido…

“¡Socoooooorro!.. ¿Es que nadie va a venir a rescatarme?..”
 











61 comentarios :

  1. Como siempre, continúo escribiendo un comentario para comprobar que la cosa funciona.

    Gracias, a todos los que os pasásteis por ENTC. Es un placer recibiros en cualquier parte.
    Algún día habremos de vernos en persona, antes de que seamos demasiado mayores...

    Muaaak.

    ResponderEliminar
  2. Ya me gustaría conocer a esa gran persona que se esconde tras el nombre de Towanda, y tu cuento como siempre cuando escribes me ha gustado una jartá, es una pena que ni en los momentos de paz y felicidad te abandonen los momentos trágicos de tu vida.

    Mando dos besos a dos ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sau.

      No tan gran... normal, tirando a poca cosa, así soy yo.

      Tienes mucha razón en tu comentario y es que la vida es así.
      Un beso con abrazo.

      Eliminar
  3. Como siempre, tus relatos me mantienen atenta. Es genial que lo veas escrito en papel, me hace ilusión hasta a mi jeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ester.

      Me ha hecho mucha ilusión, la verdad, y me motiva a continuar.
      Y me alegra que te alegre; gracias, guapetona.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  4. Quizá es demasiado pronto todavía.
    Buen relato Towanda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jaal.

      ¿Demasiado pronto? No lo pillo.

      Muchas gracias y unos besos.

      Eliminar
  5. Hola guapa , me alegro mucho de que seas una de las finalistas , me a gustado mucho tú entrada , tú sí que eres buena escribiendo relatos , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor.

      Gracias, guapa, pero yo solo estoy aprendiendo.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  6. Hola Towanda, ¿cómo va eso? Me ha gustado tu relato. Como siempre nos sorprendes al final. Gracias por asomarte también por mi blog. Ahora está la cosa un poco parada. Facebook nos ha hecho más perezosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mirlo.

      No me digas que te has pasado al face... Pero, ¿cómo has hecho eso?
      Ya me lo explicarás mejor.

      Gracias por venir y unos abrazos.

      Eliminar
  7. Uy genial relato , te mantiene en la intriga hasta el final y me dejaste sorprendida por su desenlace. Un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Citu.

      Me alegro si te sorpendí.
      Te voy a hacer caso y me voy a cuidar porque llevo con un catarro dos meses y cada vez peor.
      Besos, guapa.

      Eliminar
  8. Está genial, Towanda. Redondo, perfecto... ¡Bravo!
    Con lo a gusto que estaba yo ahí dejándome acariciar por esas pequeñísimas olas que tanto me gustan, contemplé y disfruté... Y, al final, como siempre... ¡Zas, sorpresa!
    ¡Felicidades! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esteban.

      Lo que viene a demostrar que las cosas no son siempre lo que parecen.
      Muchas gracias, amigo.

      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  9. En Google Chrome y en Opera no se puede comentar.
    He tenido que ir al desastre del internet explorer para que me permita comentar.

    En cuanto al cuento, cuando he llegado al final yo también he bostezado, jajajjajajjaa

    Me río de la colleja que me darías si pudieras.

    Besos y paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Toro.

      No sé el motivo por el que con ciertos navegadores no se puede comentar y lo siento, pero no sé qué debería hacer.

      Si has bostezado es porque te he aburrido y me alegro que me lo digas así sin vergüenza (separado). Intentaré mejorar, aunque ya sabes que de dónde no hay no se puede sacar...
      La colleja esta vez no te la daré, entre otras cosas, porque no debo y además no te tengo delante, pero me quedo con las ganas, jajajaja.

      Namasté, Toro.

      Eliminar
  10. Lo que más me gusta del relato, además de la autora, es la forma en la que nos vas llevando a tu terreno. Nos imaginamos y envidiamos el disfrute del despertar en la playa, el sol, al agua,; luego nos dices todo lo que sí son experiencias propias y nos identificamos, el puñetero curro. Introduces paulatinamente algo que le atormenta y claro, decimos, como a todos, para finalizar con ese giro que nos hace reir por tu ingenio y cambiar de parecer sobre lo placentero de las payas paradisiacas. Mejor en casita.
    Enhorabuena por estar en el libro, por esta tu primera publicación en papel, anuncio de otras muchas que vendrán, y por estar tan bien acompañada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta eso de "payas paradisiacas", me lo quedo.

      Eliminar
    2. Hola, Ximens.

      Para que te des cuenta de que no hay que sentir envidia de nadie. Ni siquiera de los que lo tienen todo... Bueno, de esos quizás un poquito.

      Gracias, guapetón.
      Si mande el relato fue gracias a ti y el último día, así que mi primera publicación en celulosa es "pour toi", como dirían los franceses.

      Nos vemos!!!

      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  11. Me gusta. Un final que siempre me sorprende...Y que quizás ya venga la ayuda...

    Besote guapa Seguro que tendrás éxitos. Muchos éxitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, doctorcito.

      La ayuda ya está de camino así que no se preocupe el naúfrago.

      Gracias, bonito.
      Besos para ti.

      Eliminar
  12. Me alegro mucho por ti. Debe hacerte mucha ilusión; aunque, impreso o de manera virtual, el relato es una joya como todo lo que escribes.
    Enhorabuena, Towanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María José.

      Sí que me ha hecho mucha ilusión, la verdad y estoy contenta.
      Joya, joya, no tanto... Pero muchísimas gracias, guapa.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  13. Me ha gustado Towanda, sorpresivo final que es como un principio, un abrazo feliz,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen.

      Gracias, me alegro de que te gustara.

      Besotes felices.

      Eliminar
  14. La mente es mú jodia, si la hacemos caso, mal vamos.

    Felicidades por tu cuento, que para ser el primero eres una fenómena.

    Besotes mil Towa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ion.

      Ni que lo jures, la mente siempre está ahí machaconeando con paranoias y tormentos.
      Tú sí que eres una fenómena, la más fenómena y optimista de todos los bloggeros conocidos por mí.

      Besotazos gigantes para ti.

      Eliminar
  15. Oh, creo que por una vez me he visto llegar el final antes de la última línea! Enhorabuena por haber conseguido que tu relato se hiciera de "carne y hueso". ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Caminante.

      Bien por ti, guapa, bien... Me alegro mucho y eso es porque ya nos vamos conociendo, jajajaja.

      Gracias, tesoro.
      Besos.

      Eliminar
  16. Emocionante presentar tu creación al mundo, verlo materializado. Estupendo y Enhorabuena.

    Sorprendente desenlace en tu relato. Del paraíso al infierno en un momento y sin moverse del sitio.

    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gemelas.

      No sabía si dar una rueda de prensa en el portal de mi casa o en el garaje, jajajaja.

      Del paraíso al infierno, me gusta porque así es.

      Gracias, resalá.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  17. Muy bueno, Towi. Te mereces un libro para ti sola.

    Cuentón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cuentón.

      No me da para tanto porque estoy aprendiendo, pero me ha hecho mucha ilusión esta página en un libro de verdad.

      Gracias, amiguito.
      Nos vemos.

      Eliminar
  18. Towanda, has escrito un muy buen relato con palabras muy cultas y descripciones de una escritora de altísimo nivel. Enhorabuena, Sotirios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Soti.

      No tanto, no te creas, no tanto, pero gracias por venir y comentar...
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  19. La mente siempre es el problema de todo… no para de recordar o de trajinar algún problema, es increíble, esa persona si hubiera pagado muchísimo dinero por esta ahí estaría disfrutando como nadie, le disgustaría volver al trabajo, pero como se ve solo sin tener a nadie con quien compartir el paraíso se desespera…
    Muy bueno, es el primero de muchos cuentos porque todos los tienes en tu cabecita esperando.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Campo.

      La mente nos lleva de un sitio a otro, es cierto, y el paraíso, ¿quién sabe dónde está?

      Gracias, reguapa.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  20. Si es que al final nada es lo que parece y sobre lo que nos parece a nosotros en cada momento de la vida es lo que nos da la felicidad y el saber disfrutar, o quedarse en detalles tontos como este hombre para no disfrutar de unos buenos años de soledad y naufragio. Tu siempre tan excelsa y genial en tus relatos que vamos a tener que hacer una quedada masiva para tomarnos un colacao antes de de que naufraguemos alguno por las turbulentas aguas del internetetete.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Neuri.

      Estoy de acuerdo... Hay que disfrutar cada instante, que luego viene Paco con las rebajas y se pierde todo.

      Gracias, Neuri, guapetona.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  21. ¡Pero, si me acabo de enterar! ¡¡¡ENHORABUENA!!!
    Ya me gustó en su día este relato, acabo de re-leerlo, y me gusta aún más, je je
    Nada, que me alegro mucho, ¡cuentista!
    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosy.

      Gracias, resalá. Lo cambié un poquillo (el cuento), pero la mala leche del final la dejé...

      Besos grandotes.
      Muaak.

      Eliminar
  22. Pues me ha gustado tu cuento, esta mazo guapo.
    En la mente siempre nadan las cosas que nos alegran y que nos torturan la vida, es lo que hay ejjeje
    Besotesssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sabores.

      Olé, tú, así es la vida con sus luces y sus sombras.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  23. Hola Towanda,
    Hay que ver lo fácil que pasamos de la felicidad a la desdicha, nuestra mente está hecha para recordarnos lo simple que somos, y tiende a jugarnos malas pasadas recreándose en los malos momentos.
    Me ha gustado como lo has explicado, con todo detalle y sin poder dejar de leerlo hasta saber como acaba.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Erika.

      Lo cierto es que tienes razón, más que una santa. La mente tiene esas cosas.

      Gracias y muchos abrazos.

      Eliminar
  24. Olá..

    Seja muito bem vinda ao blog, volte por lá quando quiser.

    Amei teu blog, teus relato muito bom.

    Forte abraço e boa semana!
    Lecy'ns ( já te sigo no blog)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Um toque de Afeto.

      Gracias y abrazos para ti.

      Eliminar
  25. Qué bien y ¡ya en papel! con la ilusión que hace eso... La verdad es que el relato lo merece, muy conseguido ese final. Muy conseguido. Hoy me he propuesto darme un paseo por los blogs amigos y además comentarlo, que a veces me paseo pero luego me voy corriendo a otras cosas sin tiempo ni para comentar. Y eso no puede ser. Le decía a Asun en su blog que ya va para el año que me fui de donde vosotras, faltan menos de quince días, y se me ha pasado volando. Peeeero qué da gusto saber que podemos seguir conversando y sabiendo de nosotras y nuestras cosas por los blogs. Eso es lo importante. Me encanta. Un placer pasearme por aquí. Derrochas ingenio. Un beso grande, Rocío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rocío.

      Fíjate como pasa el tiempo... Ya un año y parece que fue ayer.
      Al menos, tenemos esta forma de contactar, que ya es algo, ¿no te parece?

      Gracias, guapa.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  26. Demoledor se siente que allá donde vaya le acompañará esa angustia de por vida.
    Besos Towanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Pilar.

      A ver si llega un barco y le rescatan pronto porque me temo que este tipo no termina bien.
      Gracias, guapa.

      Besos.

      Eliminar
  27. A veces queremos escapar de la rutina para estancarnos en otra. Magnifico desenlace. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sheol13.

      Tienes tanta razón...

      Muchas gracias y muchos besos.

      Eliminar
  28. Gracias por seguirme, me gusta tu estilo, besos,ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ni brujas ni princesas.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  29. Menudo final!!. Veo que eres toda una escritora. ¡Enhorabuena!.
    Cada vez que visito tu blog, tengo la misma sensación, "alegría y buen rollo"

    Un beso Townda

    Marinela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marinela.

      ¿Qué dices?.. Sólo una aficionada que aprende un poquito cada día.
      Eso sí, alegría y buen rollo, que no falten porque nos vamos al carajo.

      Besos, bonita.

      Eliminar
  30. "el sueño que desea ser soñado por cualquier mortal"
    Saludos del entrenador soñador. ¡Feliz puente!.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...