06 octubre 2012

Una mula, 50 bolas


Miranda no había probado bocado alguno en la cena. Su madre anduvo buscándole los ojos durante toda la velada, intentando capturar una mirada o cualquier gesto fútil, capaz de hacerle entender qué clase de angustia estaba apoderándose de su hija.  
-¿No come nada, mi amor?-... No se preocupe, todo está bien, mamá Lucía, todo está bien. Ande y acuéstese que ya le recojo yo.  
-Deje la cabecita descansar, mi niña linda, que Dios nos proveerá, dele su tiempito...

Los niños, aún pequeños para entender, han devorado la comida demasiado aprisa olvidando masticar. Si comen tan apurados, después les dolerá la barriga.


Miranda ya había tomado su decisión. Los días previos sopesó las posibles eventualidades y los ingentes beneficios que le reportaría su viaje. Solo debía cruzar el charco...y su sueño se convertiría en realidad.
Preparó una pequeña maleta y, con el paso callado, se despidió de los niños y de la mujer con besos cargados de esperanza. No había amanecido aún y todos dormían, por lo que la separación resultó más sencilla. Antes de salir tomó su foto preferida del portarretratos. La instantánea mostraba a dos mujeres que sonreían abrazadas, mientras unos pequeños les observaban con los ojos muy abiertos: toda su gran familia.
Horas más tarde, montada ya en un avión, observa el mundo a sus pies y muestra su mejor sonrisa al ensortijado de nubes que van a apareciendo por la ventanilla. Apenas diez horas de viaje; una semana en destino y de vuelta a casa con un buen puñado de dólares en el bolsillo. Merece la pena correr cualquier riesgo.
Les habla el comandante… velocidad de crucero de 900km/h… altitud …..
En unos momentos pasarán las azafatas ofreciéndoles un refrigerio. La tripulación atenderá cualquiera de sus necesidades. Les deseamos un feliz vuelo.
            -¿Desea tomar algo, señora?
            -Podría tomar un té… Tengo la boca seca… Es la primera vez…
            -Por supuesto, señora. ¿Azúcar? ¿leche?...
            -Azúcar, gracias.


Apenas ha ingerido un pequeño sorbo del líquido y una puñalada seca, desde el estómago, le ha recorrido todo el cuerpo.   
Quizá, si pudiera dormir un poco...
            - ¿Me podría traer una manta?... tengo frío.
            - Aquí la tiene, ¿se encuentra usted bien?...
            -Bien, bien, muchas gracias… Solo, algo destemplada.
Acurrucada en su asiento y arropada hasta las cejas retorna el dolor, esta vez con mayor intensidad…  

No debí tomar el té… Tranquila; puedo aguantarlo, creo que puedo aguantarlo. Estoy empapada en sudor, quizá tenga fiebre… Oh!, otra punzada… un estallido... Dios mío… ¡Qué dolor tan insoportable!... Voy a vomitar. ¡No, por favor, no!, puedo aguantar; debo aguantar. Algo va mal. Lo más importante es mantener la calma. Voy a ir al lavabo y me refresco un poco la cara. Eso voy a hacer… ¡Dios!, mis piernas, no las puedo mover… Estoy paralizada… Mamá Lucía, ¿qué he hecho?...
Les habla el comandante…
Confiamos en que el vuelo les haya resultado agradable. Vamos a proceder al aterrizaje. Abróchense los cinturones y pongan sus asientos en posición vertical… La temperatura al aterrizar es de 27º, un sol espléndido para una mañana que se presenta hermosa… Disfruten de su estancia en nuestro país.
Ya hemos llegado, ¡por fin!…
           
           -¡Señora, señora!… ¡ya hemos aterrizado!… Puede quitarse el cinturón… ¡señora!... ¡señora!
No hay respuesta de la pasajera. Bajo la manta, una foto arrugada entre las manos frías de un sueño truncado.




104 comentarios :

  1. Un tema que me asusta y me preocupa demasiado: los correos humanos.

    Espero que no os revuelva demasiado porque no se trata de ficción, sino de realidad pura y dura.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Towanda una historia muy triste y muy real que ocurre casi a diario, es tanta la miseria que arriesgan la vida o la cárcel por unos dólares.

    Besos a las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sau.
      Muy triste, la verdad.
      No sé de lo que sería capaz yo misma...

      Un besazo, guapetón.

      Eliminar
  3. Desde luego, el relato me dejó paralizado. Hay cosas que verdaderamente "claman al cielo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirlo.
      Vaya, que te he dado el domingo.
      Clama al cielo que uno esté tan desesperado para arriesgar su propia vida por un puñado de dólares.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  4. La miseria y la muerte forman una fuerte alianza. Demoledor y duro relato, pero necesario tratarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gemelas.
      Así es, y siempre van de la mano.
      Un beso fuerte, chicas.

      Eliminar
  5. Un relato muy fuerte, que por desgracia como dices real en algunos casos, me ha dejado un poco uff.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángela CM.
      Es el otoño que saca mi vena de denuncia.
      Un beso muy fuerte, guapa.

      Eliminar
  6. Con lo contenta que estaba, ¡vaya! Lo malo, que es lo peor, no es su fin, lo peor es que suceda aunque no tenga estas consecuencias.
    Hoy no salto ni brinco. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester.
      Jolínes, que te he chafado el día me temo.
      Un beso muy grande, guapetona.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Hola Fiaris.
      Lo siento, se ve que hoy no ha sido mi día más divertido.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Uy pobrecita que desesperada estaría para hacer eso. Te mando un beso y gracias por hacernos reflexionar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Citu.
      A ver si reflexionamos y lo hacen lo que los tienen que hacer y nos empiezan a dar soluciones. Que en el mundo hay para todos y si se reparten los recursos no habría que llegar a esto.
      Besos, cielo.

      Eliminar
  9. Este es el único blog de los cientos que visito en el que no se puede entrar desde el navegador Chrome.
    No sólo eso, sino que ahora no reconoce mi cuenta gmail.
    Me ha perdido tres veces el comentario y me tiene aburrrido de la vida.
    Vamos a ver niña... qué has hecho con el blog?, o es que te ha asesorado una persona totalmente desquiciada?
    Es que uno se cansa de intentar e intentar comentarte sin poder conseguirlo.
    De verdad que es difícil.

    Bueno, pues nada, del comentario ya ni me acuerdo, algo de que yo también conozco casos reales y bla bla bla.

    Soy Toro Salvaje.

    Si tampoco lo publica, tiro la toalla ya.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toro.
      Jolínes, de verdad, que yo sepa no he hecho nada. Yo estoy navegando con el Chrome, ahora mismo y no noto nada raro.
      Con la rabia que me da hacerte perder el tiempo a ti y a cualquiera. No sé lo que puede estar pasando pero iré a preguntar por ahí.

      ¿Me perdonas?
      Bueno, creo que sí lo harás. Venga, no te enfades que seguro que es una tontería, aunque como te vuelva a no reconocer tu cuenta de gmail, lo cierro del todo y "a tomar por saco".

      Gracias, hoy más que nunca, por tu paciencia.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  10. Desgarrador, Towanda. No me esperaba este relato en el blog, aunque después del de "la casa de los caracoles"...
    Muy visceral, desde luego, pero perfectamente relatado. Se queda uno petrificado, eso sí. Y más teniendo en cuenta que, sucesos como éste, por desgracia ocurren...
    Muy buen post, Towanda :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco.
      Sí que es desgarrador, máxime cuando sabemos que no se trata de ficción.
      Gracias por acercarte y brindarme tu opinión.
      Muchos besos en una mañana de domingo que aparece soleada.

      Eliminar
  11. Jolín Towanda, esperaba tu próxima entrada, que te prodigas poco, y vaya cuerpo me has dejao.
    Dramático tema el de las mulas, no tan sólo por sus riesgos, si no porque el motivo para arriesgarse suele ser la miseria pura y dura, muy triste, y muy bien narrado, no has necesitado extenderte demasiado para transmitir el horror de la situación.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inmagina.
      Ya, por lo que veo hoy me he pasado con el tema. Es un tema que me preocupa y que me da mucha pena porque es real; por eso duele más.
      Gracias por acercarte y dejarme tu opinión.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
    2. ¿Pasarte? no, por favor, es bueno tocar todos los temas y hacernos pensar un poquito

      Eliminar
    3. Inmagina, ¡pues menos mal que me lo dices! estaba un poco sintiéndome aguafiestas. Gracias, reinona.

      Eliminar
  12. ¿Como puedes hacer que me palpite el corazón por la intriga, que me sorprenda, enganche, me encante y, además cómo puedes contar tantas cosas en un relato tan corto? Pocas personas pueden hacer lo que haces tú. Es muy triste ciertamente pero no por ello deja de ser fabuloso.
    Muchos besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola.
      Ojalá, de verdad, que consiguiera todo lo que dices y que lo hiciera con muchas personas; sobre todo con aquéllos que tendrían el poder para hacer que las cosas cambiaran.
      Mil gracias, amiga Lola, por tu amabilidad y cariño; que te agradezco enormemente. Personas como tú son las que animan a continuar contando historias.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  13. A veces, la necesidad obliga y no pensamos en las consecuencias.

    Un relato triste, no solo por el final, sino por los que quedaron atrás...

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido doctorcito.
      La necesidad obliga y las mafias adornan y enmascaran los posibles riesgos, para llenarse los bolsillos a costa de los más necesitados.
      ¡Vaya mundo más oscuro!
      Gracias, amigo, por acercarte y serme fiel.

      Un besazo.

      Eliminar
  14. Otro sueño roto, cosecha de la droga. Real como la vida misma tu relato, Towanda.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar.
      Así es, la droga rompe todo lo que toca.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  15. Dios qué rabia me da que se me pasen tus actualizaciones, porque mira que me gustan tus relatos!
    Éste me ha dejado pegada al sofá de pura tristeza,mas,sabiendo que hay una cruel realidad tras él...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy triste, pero real. No deja indiferente a nadie.Me ha gustado mucho.Transmites mucho en tus historias. Te mando un fuerte abrazo y que pases un Feliz Domingo¡¡.

      Eliminar
    2. Hola Marinel.
      Cuánta gente se queda en el camino con este tipo de transporte???
      Muy triste, sí que lo es.
      Besos,

      Eliminar
    3. Hola María Mercader.
      Un abrazo muy fuerte para ti, también.
      Y unos besos.

      Eliminar
  16. Me ha gustado mucho, aunque triste. Será el otoño.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.
      Será el otoño que a mí también me pone triste.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  17. Leí ese título tan surrealista que me dije: ¿pero qué plato nos prepara hoy Towanda?" Luego me di cuenta, al momento, de lo que encerraba esa "mula" (no sé si has leído Bajarse al Moro. Muy aconsejable). Nada, nada, muy bueno, y muy serio (el próximo de humor; hay que ir alternando); y siempre consigues tocar la fibra.

    (Por cierto, ¿me permites una corrección ortográfia? Gracias: "halla" resultado > haya resultado) Y perdón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel.
      ¡Madre mía qué peazo burra soy! No sabía si fingir una incapacidad laboral transitoria o decir que tengo un negro que no controla el verbo haber... Te habrán dolido los ojos y no es para menos.
      Gracias, guapetón, por avisarme del error. Además, te diré, que no es la primera vez; con eso te digo todo. ¡Cómo pierde una con la edad!

      Bajarse al moro, lo leí y vi la representación en teatro hace muchos años. Es muy buena, desde luego.

      Un beso Ángel y, siempre, te agradeceré que me corrijas esas "metepatadas" al diccionario.

      Eliminar
    2. Te puedo asegurar que has al mejor escribano se le escapa un borrón. Son minucias. Lo que importa es el relato y tú ese arte (torero) lo manejas cada vez mejor.
      Bsssssss.

      Eliminar
    3. Ángel, ese refrán me lo decía mi abuela muchas veces. No es que te quiera comparar con ella, que no es eso, pero hay errores y "herrores".
      Yo, asumo los míos y me encanta que me los digas. Ya hay confianza; además ¿olvidas que hemos tenido una zanahoria juntos?... Eso une mucho.
      Otro beso.

      Eliminar
    4. Además es una zanahoria que sigue creciendo y todavía no sabemos si es niño o niña.

      Eliminar
  18. Se me ha encogido el alma leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tracy.
      Ya imagino. En fin, como dice Ángel, el próximo relato que sea de humor.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  19. Towanda, es un relato real, sí, pero amiga está tan bien narrado que logras emocionarnos. Nos acercas al personaje y nos introduces en su mundo, en la familia que la aguarda, en su desesperación, en ese callejón sin salida donde tantos seres humanos de encuentran atrapados en sus circunstancias y se ven obligados a tomar.
    La historia conmueve por lo que cuentas y como lo narras.
    Gracias, amiga, por poner voz a hechos tan dramáticos y de explotación humana y hacerlo tan bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Felicidad.
      Creo que, de cuando en cuando, hay que poner voz a los que lo pasan mucho peor que nosotros. Ahí entra mi vena social y de denuncia. Tenemos el medio para sacar casos como éste de las páginas de sucesos de los periódicos, en los que solo son tres iniciales. Esto es real y creí que había que contarlo.

      GRacias, Felicidad. Uno besos muy grandes, bonita tú.

      Eliminar
  20. Por desgracia, la vida es tan dura como tú lo narras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola recién-nuevo-amigo Cuentón.
      Sí que es dura, sí.
      Besos.

      Eliminar
  21. Ahora si te puedo dejar el comentario aquí (yo ya no soy muy espabilada con la informática, pero hay que reconocer que blogger jorobando se queda solo). Bueno a lo que iba… que es muy triste saber y ver la vida de las “mulas”, me dan mucha pena este relato tuyo tan real.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Campo.
      Blogger es el "Gran Jorobador", ya lo sé. Y me la tiene jurada el muy capu***.
      Un beso muy grande, bonita.

      Eliminar
  22. Hola Towanda querida!
    Ufff con este relato, lo primero que me sale es deleitarme con tu forma de relatar: impecable! me encanta! Después me meto poco a poco en tus historia y los detalles, al final me siento compungido ya que no espera el sueño truncado sino un final feliz y sin embargo, creo que como es digno de tu manera de ser, nos llevas a todos a pensar un poquito en toda la gente que sufre y la vida no ha sido nada grata con ellos.

    Te felicito, preciosa escritura, dramática historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guille querido!
      Estas cosas suelen tener finales tristes. No sé lo que yo sería capaz de hacer para sacar de la miseria a mi familia; en serio que no juzgo a nadie porque tal vez me dejara engañar como la chica del relato.
      Gracias por tu comentario y tus palabras siempre cargadas de cariño.

      Unos besos.

      Eliminar
  23. Ha desaparecido mi comentario, sin darle a publicar, ha desaparecidooooooo.
    Decia que lo prometido es deuda y aquí estoy, jejejej. Y que me has dejado helada Towanda, es un relato tan real, que duele.

    Como se vuelva a borrar le muerdo. jejejej.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa.
      Blogger me odia desde hace unos días. Estoy harta, te lo prometo.
      ¡Menos mal que no se te borró!

      Gracias, Rosa.
      Besos desde tierra firme.

      Eliminar
  24. Estremecedor, Towanda. Todo loq ue puedes transmitir con un título.... y un puñado de sentimientos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mientras.
      Si es así como dices me doy por contenta.
      Besos, guapa.

      Eliminar
  25. Terrible, y real, porque ya sabemos que esto sucede...
    Me gustó mucho, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva.
      Sabemos que sucede, por tanto es algo real que mata. Jó, qué pena, de verdad.
      Un beso, guapísima.

      Eliminar
  26. Que difícil es tratar este tipo de tema, la verdad es que el hecho existe y que se trata de un narcotráfico donde hay un aprovechamiento inhumano de personas necesitadas y asustadas...
    Muy buena entrada, sobre todo porque la concienciación empieza con la difusión y con hablar sobre el tema!!! (gracias por hacernos pensar al respecto.)
    Un saludín, GoBri!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gobri.
      No es un tema que guste en general, lo sé y lo entiendo. Es mucho más bonito hablar de amor, de historias divertidas, de las suegras... Pero a mí el otoño me inspira tristeza y la tristeza me conduce a estas historias.
      Gracias a ti por acercarte.
      Un besazo.

      Eliminar
  27. Morirse en un avión es como morirse en ninguna parte....o quizás como no morirse.
    bssosss y muchos votos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Spaghetti.
      La verdad es que es como la tierra de nadie. Me gusta eso de "como no morirse"...
      Eres un genio, amiguito.
      Muchos besos y muchas gracias.

      Eliminar
  28. Towanda, demuestra tu relato que hay soluciones que en vez de ayudar arruinan la vida hasta portarsela. Me imagino que las personas que deciden ser "mulas" saben a que se exponen y que con el riesgo quieren ganar un dinero fácil que les cambie la vida o sirva para tapar agujeros.

    Me dejó trastocado ese final tan triste.

    Buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicolás.
      Creo que en caso de necesidad, cualquiera de nosotros sería capaz de hacer cualquier locura. En una ocasión, ante una desesperación muy grande (que no viene al caso) pensé hasta en cosas que no se pueden decir aquí... No sé, Nicolás, no sé.

      Un beso, bonito.

      Eliminar
  29. Hola Towanda , la verdad es que el titulo , ya lo dice todo yo me imaginava una cosa muy parceida , ya que yo por suerte tengo el canal plus , y veo un programa que se llama "Encarcelados en carceles extranjeras" y la verdad es que casi todos los relatos , son muy parcidos a el tuyo , que por cierto es muy bueno y a mi mea gustado mucho , pero esto es lo que lleva la desperación a una persona cuando no tiene trabajo y las deudas de las letras de la casa o la hipoteca te aprietan tanto , estas desesperado y haces lo que sea por salir del dichoso hoyo , besos de Lm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Little.
      Pues sí que tienes suerte de tener canal plus... Yo, ya tengo bastante con los canales en abierto, ¿para qué más?
      La desesperación es mala compañera y aconseja muy mal.
      Un beso muy grande, guapetona.

      Eliminar
  30. Sinceramente sobrecogedor, entiendo a esas personas que anhelan una vida mejor y hacen lo imposible para cambiar el arroz por el trigo, porque muchas veces la pobreza no es lo único de lo que huyen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sheol13.
      También las entiendo. Habría que ponerse en la piel de los demás por un tiempo para intentar entender la desesperación, la hambruna, la miseria...
      Gracias, amigo.
      Besos.

      Eliminar
  31. Hola Towanda¡¡ Gracias por tu opinión.Me has subido mucho el ánimo. La verdad es que me entrego cuando escribo y si soy capaz de transmitir todo aquello que plasmo me doy por satisfecha. Sobre todo a personas que escriben como tu lo haces. Un abrazo muy grande y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  32. La necesidad no entiende de riesgos, es triste que la desesperación por tener una vida digna les haga hacer cosas de estas. Y peor aún que el último eslabón de la cadena sufra el peso de la justicia.

    Cualquier consumidor, aunque sea ocasional o esporádico ha de aplicarse el mea culpa.

    Besitos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mágico.
      Sí que es triste sí.
      No te me vengas abajo que te doy.
      Besitos, precioso.

      Eliminar
  33. Madre mia solo el titulo me impacto ni ideqa de lo que puede ser...madre mia ,e quede paralizada buenisimo tia lo siento pero es que te quiero un monton

    ResponderEliminar
  34. Jopetas que no habia acabado el coemntario buenismo el relato lo pongo ahoar mismo en mi pagina besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta.
      Gracias por el cariño.
      Besos grandes.

      Eliminar
  35. Absolutamente movilizante tu relato, una realidad cruda que nos abofetea.
    Gracias Towanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gamyr.
      Es cierto, a ver si cambian un poco las cosas...
      Besos.

      Eliminar
  36. Buen relato con una terrible realidad detras, un buen retrato de la necesidad y las consecuencias.
    ¿Donde dejo la direccion para el jamon? ;)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Archivista.
      Me dejas aquí mismo tu dirección y te lo mando, jajajaja. Es una pieza de siete kilos, espero que la disfrutes.

      Besos.

      Eliminar
  37. Hola Towanda, unas amigas blogueras hemos creado un Blog Directorio para publicidad de blogs gratuita.
    Dejo el enlace por si te interesa estar en nuestra lista.

    http://agregatublog.blogspot.com.es/

    Anímate, no dejes pasar la oportunidad.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blogueras unidas.
      Ahora os visito y si es gratis no hay nada más que decir.
      Besos.

      Eliminar
  38. Dura la historia de tu relato verdaderamente!
    pero lo màs importante a mi forma de ver, es de
    que logras tocar las fibras del alma humana.

    Un fuerte abrazo Towanda
    con mucho cariño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco Jose.
      La verdad es que siempre estoy con historias tristes o realidades que no acaban con el "comer perdices" de los cuentos... A ver si se me ocurren cosas más divertidas.
      Gracias, amigo.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  39. Me ha gustado mucho, pero ponme un final feliz, porfa. Que por lo menos le salga bien a alguien. Aunque sea en la ficción.

    Genial, como siempre. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.
      Tienes razón y como la tienes, te la doy.
      A ver si esta cabezota piensa algún cuentecillo más alegre.

      Un besazo y gracias por la observación que creo que es muy acertada.

      Eliminar
  40. La de cosas que se hacen por necesidad! Qué bien expuesto está, por desgracia la realidad de much@s! Un abrazo guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gataky.
      Por necesidad se haría de todo, ¿a que sí?
      Tú sí que eres super guapísima de la muerte.
      Besos y muchas gracias.

      Eliminar
  41. Respuestas
    1. Plebeyo Sir?
      Mi profesor de griego?
      Mi primer novio de Málaga?
      Noelplebeyo?

      No lo sé.

      Eliminar
  42. Tràgico relato pero con una narraciòn estraordinaria. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  43. ...si tuviera un final feliz no sería tan bello.

    Besos (dos para hoy)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tomae.
      Con un final feliz, estaría haciendo un poquito de apología y no va por ahí el mensaje en este caso. A ver si lo próximo resulta más divertido.
      Cuatro besos para ti.

      Eliminar
  44. En lo personal, me parece muy bien el relato "las cosas son como son"
    Y si el mensaje era hacer conciencia, lo has hecho muy bien!

    En la variedad está el gusto! Cuando quiero reir...me voy a tu no-blog;)
    Un cálido y fuerte abrazo Towanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco Jose.
      Gracias, bonito. Aunque el no-blog se está poblando más de lo que fui capaz de presagiar.
      Besos.

      Eliminar
  45. Quisiera añadir solamente, que en varios relatos aquí mismo algunas veces me has sorprendido y envuelto en tus sonrisas...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco Jose, eso es porque me has tomado cariño; gracias otra vez.

      Eliminar
  46. Buen relato. Me gusta el desenlace final, certero e impredecible.
    Nos leemos.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge Ampuero.
      Gracias por tu visita y tu comentario.

      Unos abrazos.

      Eliminar
  47. Buen final! Chica cuenta con mi voto en los bitacoras... Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosendo Hurtado.
      Graaaaaaaaaaacias. Tendrá usted el correspondiente jamón, jajajaja.
      Besos y más besos.

      Eliminar
  48. Desgraciada realidad. Además no hay nada que evite que la esperanza nazca en esa locura.
    Besazo
    Voy a ver si logro votarte en Bitácoras, ¡¡porque lo he intentado y debe ser que soy muy torpe!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dolega.
      Esta realidad da mucha pena y ahí, en la mayor desesperación, es donde surgen las mayores locuras. Pienso como tú.
      Gracias por lo de Bitácoras, me vendrá muy bien un impulsito.
      Besos, guapetona.

      Eliminar
  49. Real y cruel lo que cuentas, pero ocurre demasiadas veces.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elysa.
      Cruelísimo y nada ficcionario.
      Gracias, guapa.
      Besos.

      Eliminar
  50. Al principio el título no me dice nada, luego, a medida que dices "merece la pena el riesgo" todo queda claro. Triste relato por el fin y los medios de supervivencia. El relato se lee muy bien y me gusta cómo transitas por él. El juego de colores en las letras es un sello personal. Lo que no me convence, por no llegar a entender, es la clave que utilizas para escribir en cursiva o no, al mezclarlas no llego a ver que pretendes. Un "pero": el diálogo "no se preocupe..." inicial debería estar en otra línea precedido por el guión. Y otro, pero no me hagas caso: creo que tras puntos suspensivos, si no pones coma debe ir en mayúscula, pero quien soy yo. Sinceramente: te he leído mejores relatos. La foto muy acertada. Con cariño.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...