13 junio 2012

Pacto de silencio


Delia Noriega llegó a Villafranca atravesando la Cuesta de San Judas, arropada por una noche cerrada; la más oscura y fría de todas las que eran capaces de recordar los lugareños más ancianos. Arrastraba sus maltrechos pies descalzos con la mirada perdida en la negrura. Sin ropas de abrigo; apenas cubierta con unos jirones de lo que pudo ser un vestido de raso azul cielo. Las mangas tres cuartos, dejaban al descubierto unos antebrazos delgados, repletos de morados y marcas de lo que parecían dentelladas de alguna fiera. Las manos finas, menudas y amoratadas cubriendo su desnudo pecho. Los cabellos enmarañados, de un color indefinido entre ocre arcilla y sangre…

Mariano Antolín salía del Casino, como lo hacía cada noche, dejando en el suelo tres escudillas repletas de restos de pescado para los gatos. En ese momento, sus ojos se fijaron en la figura que seguía caminando como autómata sin rumbo. Le dio el alto hasta en cuatro ocasiones, sin respuesta alguna. Tomó un candil en sus manos y salió en dirección a la mujer que parecía viajar sin alma.

Se colocó frente a ella y, solo entonces, Delia detuvo su paso y pareció mirarle. Acercó el candil al rostro de la mujer y pudo observar, entre cortes ensangrentados, dolor y miedo tratando de escapar a través de los ojos más tristes que jamás vio en su larga vida. Se quitó el mandilón de rayas grises y verdes, que llevaba puesto, y lo colocó sobre los hombros de la joven. Indefensa y aterida de frío, agradeció el gesto del mandil y tendió la mano a Mariano apretándola con fuerza. Éste, hombre fuerte y curtido por los años y una vida dura, recolocó el mandil arropando el cuerpo magullado con el gran trapo, como si de un bebé se tratase. La tomó en brazos intentando aportarle, con el contacto de su cuerpo, el calor que tanto necesitaba.

Cuando Mariano regresó al Casino con la chica, acurrucada como un cachorro herido en su regazo, los vecinos se levantaron de sus alborotadas mesas de juego y enmudecieron con la estampa que se presentaba ante sus ojos. Sin mediar palabra, todos supieron qué tenían que hacer...

Luciano cogió un cazo y sirvió a la muchacha una taza de caldo bien caliente. Marcelino corrió a su casa en busca de algo de ropa, que aún guardaba, de su difunta Adela. Adrián avivó el fuego. Gervasio tomó en sus manos una palangana, que llenó de agua bien caliente, y con una esponja comenzó a lavarle los pies. Presto estuvo Manuel, cuando finalizó, para secárselos con una toalla y a continuación Roque, “El Colorao”, le untó el ungüento verde, que llevaba siempre en el bolsillo, para prevenir las quemaduras del sol. Marcelino regreso apresurado, como alma que lleva el diablo, con una gran bolsa llena hasta rebosar de ropa y calzado. Mariano, cerró con llave la puerta del Casino y cada uno de los paisanos comenzó a hacer hueco entre las mesas. Heliodoro y Roque, “El Canijo”, lanzaron una cuerda de un lado a otro del salón que fijaron con apretados nudos, en las argollas colocadas en las paredes. Una vez bien tensa, colgaron unas sábanas oscuras de franela.  
En ese pequeño habitáculo de paredes de tela, muy cerquita de la lumbre, prepararon un gran barreño de agua para que la joven pudiera asearse con privacidad. Arrastraron un gran banco de madera donde dejaron varias mudas sin estrenar, una gran toalla y todas las prendas de vestir que un día pertenecieron a Adela. 


 
Al otro lado de la estancia cubierta, los hombres aguardaban en pie, expectantes...

Una vez hubo terminado Delia apareció entre las sábanas, con el pelo aún mojado, ataviada con una falda de estampado floral y una camisa de fina seda blanca… Sus mejillas, ahora sonrosadas, y sus ojos negros miraron con agradecimiento a cada uno de los hombres. Fue suficiente gesto para darse por satisfechos. Antes de hablar, retrocedió unos pasos y arrojó al fuego los restos de lo que alguna vez pudo haber sido un vestido de raso azul cielo y respiró aliviada. Se acomodó en una silla, cerca del fuego, y se atrevió a romper el silencio. Narró entre lágrimas el rosario de tormentos de los que había sido objeto en los últimos tiempos… los golpes, desprecios, peleas, vejaciones,  todo el cautiverio vivido… Después el accidente y su huida… “Le dejé en el coche... está grave; muy grave… a pocos kilómetros de aquí…”

Un lazo invisible unió esa noche a todos los congregados en el Casino. Los ojos de aquellos hombres, la mayoría ancianos, aguantaron las lágrimas ante la pesadilla descrita por aquella muchacha. Ninguno pudo pronunciar palabra... aunque todos supieron lo que tenían que hacer.
Esa noche, en el Casino de Villafranca, nació un pacto mudo entre varones.

Algún tiempo después, una tarde en la que Mariano Antolín salía del Casino, como lo hacía a diario para dejar las escudillas con restos de pescado para los gatos, una pareja de la Guardia Civil se le acercó preguntándole por un coche. ¿Podría decirnos si recuerda este vehículo o a cualquiera de sus ocupantes? Mariano negó fríamente con la cabeza. El agente más joven, le mostró una foto en la que se veía un cadáver cubierto con tela oscura y atado con cuerdas al respaldo de un vehículo. “A este hombre alguien lo amordazó y arrojó con su coche por el puente del pantano...”, expuso el mayor de los dos. Mariano, continuaba negando con la cabeza a cada foto que le iban enseñando del esqueleto o del coche… 
Tan solo apretó los dientes y los puños al comprobar,  en una instantánea del detalle de la boca, que entre los dientes de aquel malnacido, había restos de lo que parecían trozos de raso azul cielo… 

¡A cenar, padre!...”- una voz femenina reclamaba la atención de Mariano.Es mi hija que me llama… sabrán disculpar... Yo no sé nada; yo no he visto nada”.  
De ese modo, el bueno de Mariano dio la espalda a los agentes mientras respondía con una enorme sonrisa al reclamo: ¡Voy Delia, ya voy…!

 

 

105 comentarios :

  1. Aquí estoy de nuevo con un texto quizá demasiado largo...
    Gracias por la amabilidad y el cariño que, a pesar de estar en territorio missing, me seguís demostrando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Towanda me parece un texto que llega muy dentro, la lucha del ser humano indefenso ante el animal en el que a veces nos convertimos. Ojalá algún día nos demos cuenta que todos somos iguales, que hemos nacido para ayudar y respetar no para pisar ayudados de la fuerza, ojalá algún día impere la razón.

    Se notan mucho tus ausencias.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  3. Hola Sau:
    Lo dices tan bien que ni una coma te añado.
    Muchísimas gracias por acercarte hasta aquí(es un gesto muy importante para mí, considerando que ahora hay un partidazo).

    Las ausencias son justificadas, no te creas que estoy por ahí de juerga, jajajaja.
    Gracias, precioso.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Towanda, ¿qué mejor partido que leerte?

    No tiene color.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, eres único.
      Acabo de ver a la bella Tiburcia ahí tan mona ella, conversando con el caballito y me ha encantado.

      Otro beso que habrá que ir a cenar algo hoy, digo yo.

      Eliminar
  5. Menos mal que en todos los sitios hay buena gente, aunque me da, que al final, la ha descubierto...

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal, Ion-laos, menos mal...
      Quiero transmitir que el tema de la violencia es una lacra que afecta a toda la sociedad. Tranquila, que no la van a descubrir nunca.
      Un beso muy fuerte, guapa.

      Eliminar
  6. Qué buen relato, Towanda.

    El desprecio y el dolor quedan atrás para dar paso a la comprensión, el cariño y un futuro que se puede vivir sin miedo...

    Un abrazo y una sonrisa y qué bien volverte a leer :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ximo, siempre hay un futuro y una esperanza de salir de cualquier hoyo... y también una AYUDA.
      Si me echaste un poquito de menos, me das una alegría.
      Gracias, peazo artista.

      Eliminar
    2. Un poquito, dice.

      ¡MUCHO! ¡TE ECHÉ MUCHO DE MENOS! :)

      Besos besos besos.

      Eliminar
    3. Eso está bien, Ximo.
      A mí también me pasó lo mismo.
      Muchos besos para ti también.
      Hemos ganado a Alemania, ¡anda y que les den!

      Eliminar
    4. Perdón, perdón... que jugábamos contra Irlanda. Son las ganas de ganarles que me ciegan.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Progresa usted adecuadamente. Muy buen texto y una historia sencilla y bien trabada... con un final de órdago. Te imagino seleccionando las palabras, buscando una solución a esa trama tan bien hilada, dándole a "publicar" con la satisfacción de que algo bueno ha salido de tu mano, y sonreír. ¡Y qué grato regalo pasarlo por delante de nuestros ojos, siempre ávidos de una nueva historia contada por Towanda! ¡Ehorabuena, hermosa! Ya sabes que mi final hubiese sido otro, más macabro o drástico, porque me gustan esas vueltas de tuerca, pero seguro que no mejoraría el tuyo.
    Un besazo, porque de nuevo te lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, se le escapa a rachas su vena de docente, jajajaja. Progresar adecuadamente es una tremenda notaza, viniendo de alguien como usted. Gracias, precioso.
      El final que hubieras ofrecido tú, habría sido la "releche" porque lo haces estupendamente. Pero yo soy un alma mucho más cándida (jajajaja).
      Te agradezco lo amable que eres siempre y el día que vaya a tu ciudad, prometo ir a visitarte y charlar un poco de música (tema que domino a la perfección) a ver si consigo meterte en vereda.

      Un besazo.

      Eliminar
  8. Que magnifica idea de retratar la condición humana, desde aquellos saboteadores de ilusiones hasta los cándidos personajes que se conmueven ante la tristeza tatuada en los ojos del otro.
    Me encanta como escribes, dándole la forma adecuada a esos ambientes imaginarios para emoción del lector.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dr. Humberto Austero, me encanta eso de "saboteadores de ilusiones".
      Algo que practico y que valoro en los que lo hacen es la empatía; ponerte en el lugar del otro e intentar sentir lo que él siente. Hacen falta personas que aún se conmuevan porque si no nos vamos a ir al "carajo".

      Un abrazote y muchísimas gracias.

      Eliminar
  9. No solo te felicito por la imagienacion, sino tambien por llevarla a cabo en este relato muy logrado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lapislazuli. Me gustó que te gustara.
      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  10. Muy buenas descripciones e imágenes que parecen salirse del texto.
    Gracias Towanda, se te extraña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gamyr, yo también os extrañaba y mucho. Lo que empezó siendo un hobbie acaba por acaparar mucho tiempo y no siempre dispongo de él.
      Te agradezco mucho tus palabras que son una inyección de fuerza.
      Un beso, reina.

      Eliminar
  11. :)

    Que buena historia.
    Y con final feliz.
    Me ha gustado mucho Towanda.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toro, ¡qué ganas tenía de volver a verte!
      Un final feliz que no siempre se corresponde con la realidad; bien lo sé y es una pena...
      Te deseo mucho bueno; de verdad, de la buena.
      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  12. Holaaaaa Towanda, super felíz de regresar de nuevo por aquí. Felicitarte por este gran relato, lleno de sentimientos e imaginación y con un bello final.
    Abrazotes desde Perú... volveré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooooolaaaaa Nuria.
      Muy agradecida, como siempre, de tu paso y de tus amables palabras.
      Un beso desde Madrid.

      Eliminar
  13. Towanda, es un relato enigmático en el que todos guardan un secreto por el bien común. Ellos por disfrutar de la buena compañía de la muchacha y por creerse en en medio de una buena acción; y ella por lo que dejó atrás.

    Muy bien resuelto ese final.

    A seguir escribiendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicolás.
      Tienes razón aunque yo en estos temas soy algo partidista y, aunque no apruebo la violencia, me hubiera unido a los hombres de Villafranca sin dudarlo...
      Gracias, amigo.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Towanda, la escena inquietante del comienzo está muy bien creada. Asistimos como testigos a las incertidumbres de un personaje que viene de un mundo sórdido, cruel y desconocido. De esa maldad humana que tropieza con el otro lado, con la solidaridad y la calidez también humana. Con una magnífica plasmación de escenarios que en cada momento de la historia nos permites contemplar y asistir con nitidez y evocación.
    Y todo este entramado literario construido con una prosa que nos seduce y envuele.
    Muy feliz de volver a leerte. Tus historias me fascinan, tienen ese atractivo emocional y de expectativas que nos hacen sumergirnos en el relato y olvidarnos que estamos leyendo.
    Un muy cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Felicidad.
      Eso es; la crueldad frente a la solidaridad. El mismo ser humano en polos diametralmente opuestos; y en el centro una víctima indefensa con miedo, con la autoestima mermada y sin voluntad. ¡Qué situaciones! ¿verdad?, demasiado frecuentes por desgracia.

      Gracias, tesoro, por ser tan amable... ¡vamos, que tengo ya un subidón!, jajajajaja.
      Tus historias, sí que me fascinan a mí.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  15. Impresionante relato y me has liado la cabeza, porque con el final que has puesto ya no sé si las heridas de Delia eran producto de los malos tratos o de las que le infringió su agresor o acompañante al defenderse de ser atado al coche y demás… Ay
    Me lías!!
    En cualquier caso el pacto de silencio jamás será roto, porque todos ganan y viven en armonía.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Campo.
      Anda que para liarte a ti, con lo astuta que eres...
      Delia, es una mujer que sufre violencia continuada y tanto ella, como su agresor, tienen un accidente. Sale aturdida del coche y tras narrar a los viejitos su historia, estos deciden actuar.
      Como tú dices, ese pacto nunca se romperá y esa unión por la acción conjunta será el secreto de todos los varones de Villafranca.

      Eres un solete de guapa, de alta, de rubia y de tipazo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Esta es una invitación, un buen escritor, unirse a la película de verano, la cooperación, y recopilar y traducir textos en finlandés, las reglas son el texto de unas 100 palabras, no es muy preciso .. ven y descubre el principio de la historia en mi blog .. Pequeñas palabras en la página, las SOMBRAS título en la isla kommissa por favor, si usted participa en, y de nuevo cuando el texto es completa, correcta, si es necesario, cada uno elige su propio pueblo que trabajan con el informado anteriormente .. la emoción y el humor, todo lo que da un buen verano, detective de terv aikatherine

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aikatherine:
      100 palabras son pocas para mí...
      Te visitaré.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me alegro de volver a estar en tu casa Towanda, despues de unas cuantas semanas de ausencia, me han encantado tus letras.
    El relato, en donde podemos contemplar al ser humano en toda su vileza y en toda su generosidad.
    Me ha gustado mucho como lo has contado, a pesar de ser un texto más largo de lo que nos tienes acostumbrados se lee con facilidad y ganas.
    El final fantástico... y es que... no hay nada como las historias que acaban bien.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gala.
      En la vida ya hay demasiadas cosas que acaban mal, así que hay que inventar finales felices a ver si nos contagiamos todos un poquito...
      Gracias, guapísima.

      Eliminar
  18. Hola Towanda , un relato muy pero que muy bueno , la verdad es que yo me temia por un final algo diferente , menos mal que no paso , eres una gran escritora de relatos disfruto mucho leyendote , te deseo una feliz tarde besos de Lm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Little.
      Esta historia tenía que acabar bien, por narices, que ya estoy harta de escuchar noticias malas en la tele.
      Entre la prima de tal, las cifras del paro y las demás cosas negativas hay que dar un tono amable a las historias que nos inventemos...
      Besos, guapa.

      Eliminar
  19. Pues me acabo de quedar a cuadros y sin saber qué decir, como no sea que me quito el sombrero, claro.
    Dejas el fondo del relato tan claro que no creo que haya nadie aquí que no ocupase gustoso un lugar entre esos varones.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valaf, hasta yo misma iría con una motosierra guiando a los hombres...
      Ya es demasiado, me parece a mí.
      Gracias, querido milord por su amabilidad.
      Ah!, y recoja su sombrero antes de volver a casa no sea que milady lo eche en falta y tengamos un problema en la taberna, jajajaja.

      Eliminar
  20. Hola Guapa:
    Un relato emotivo donde se junta desde la miserias hasta la compasión humana. Un final como al que nos tienes acostumbrado...Largo no es. Tiene su justa medida

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola doctorcito.
      Cuánto tiempo sin vernos.
      Efectivamente, así lo entiendo yo también. Creo que el ser humano es capaz de lo mejor y también, por desgracia, de lo peor
      Muchas gracias.
      Un besazo grande.

      Eliminar
  21. ToWaannDa!! HOLA NIÑA YA REGRESE!!!!


    espero k escribas en mi blog"!!

    TKM!!

    LOL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Evy, ¡qué alegría! ya pasaré a saludarte en tu casa y tomarme un café con churros.
      Besos.

      Eliminar
  22. La verdad es que escribes bien. Te lo digo sinceramente. De todas formas el cuento es tremendo. Saludos. Te he dedicado algo en mi blog, así que date una vuelta por él y déjame un comentario. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirlo.
      Acabo de venir de ver tu dedicatoria y me he quedado muuuuuuuuuu contenta.
      El cuento es tremendo pero no es ciencia-ficción... La vida que viven algunas mujeres por estas causas es un dolor y es real.
      Gracias, amigo.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  23. Querida Towanda. !Vaya repaso nos has dado a los aficionados!!!!! me encanta cómo escribes, transmites las ideas de una forma tan directa que logras que el relato se mueva al son de tus ideas. Parece que has nacido con el lápiz en la mano, ja ja ja.... Préstame de vez en cuando ese lápiz mágico. besos. Reich

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Reich; ¡anda ya!
      De aficionada a aficionada: "¡Tú sí que vales!"
      Te agradezco mucho tu amabilidad. Siempre digo que a todos nos agradan los piropos y más cuando somos conscientes de que son exagerados.
      El lápiz te lo paso por paquetería, jajajajaja, aunque a ti no te hace falta.

      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  24. Towanda: Con este relato dejas claro los comportamientos y las reacciones diferentes de los personajes.
    Y dejas para el análisis las miesrias humanas, así com las virtudes. Pero sobretodo, tu capacidad de relato. Fenomenal éste. Y emocionante.
    Un besico, maja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola PiliMªPILAR.
      Virtudes y miserias, luces y sombras del ser humano; tan cruel y tan misericordioso, a la vez.
      Muchas gracias, amiga.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  25. hola mi querida rowi,recien aparezco amiga porque no se ham a ctualizado tus entradas y venia a ver si habias escrito,esto de los blogs amiga siempre dan un dolor de cabeza,estare atenta a ver si en adelante se me actualizan tus entradas porque me gusta leer tus escritos como este,que nos enseñas la cobardia que suelen tener algunas personas,ojala este gesto no sea imitado y estas mujeres que como la de tu relato,que describe la triste situacion por la que traviesan miles de mujeres en el mundo,lamentablemente,dejen de suceder y obtengan el respeto que se merecen.

    te dejo un fuerte abrazo amiga y te deseo un muy feliz fin de semana!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sony, ya sabes que blogger se pone tonto muchas veces.
      Creo que la clave para que esta lacra social en contra de las mujeres desaparezca es la educación (desde el paritorio, si me apuras) y el respeto.
      Muchas gracias, guapa.
      Te deseo un felicísimo fin de semana también.
      MUAKKKKKKK

      Eliminar
  26. Gran texto, Towanda, un placer leerte :) Y siempre un final que merece la pena :)

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Antonio.
      Un placer recibirte siempre en "Mi modo de ver..." Ojalá que los dramas que, cada día inundan la prensa, tuvieran soluciones tan fáciles.
      Gracias por la visita.
      Un besazo.

      Eliminar
  27. Sobrecoge esta historia. Más si se piensa que hay muchas mujeres que está pasando por ese calvario. El final de esta historia es inmejorable.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Margari.
      Una historia demasiado frecuente porque estas cosas pasan en todos los lugares del mundo. ¡Qué rabia me da!
      En fin, amiga, si con estos relatos-denuncia se consiguiera algo, estaría todo el día inventando uno diferente.
      Muchas gracias por venir.
      Te mando muchos besos.

      Eliminar
  28. Sabes la pena?
    Que es real como la vida misma...

    Fantástica siempre en tus letras, hoy adem´s certera.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo mientrasleo.
      Demasiado frecuente.
      Gracias, guapa.

      Eliminar
  29. Un texto muy bueno, la verdad tío.

    ¡Ánimo con el Blog ! Qué parece que triunfa eh,
    te dejo el mío por si quieres echarle un vistazo;

    http://www.elargumentodemivida.blogspot.com.es/2012/06/un-homosexual-contracorriente.html, mirar a ver que os parece, puede cambiar un homosex?, buenisima la canción un saludo chicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel.
      Ahí vamos, manteniéndonos a flote.
      Gracias por tu visita.
      Tu blog no permite seguidores??? No he podido quedarme.
      Tienes un sitio muy interesante que iré visitando.
      Un abrazo, tío.

      Eliminar
  30. En la vida hay gente para todo, un relato inquietante,
    que disfrutes el fin de semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo.
      En la vida, hay mucho bueno y también malo... Si fuera tan fácil acabar con lo malo, como podemos hacerlo a golpe de pluma ¡otro gallo nos cantaría!

      Un besazo.

      Eliminar
  31. Un relato muy emotivo, me gusta, sobre todo ese final. El tipo se lo merecia y ella merecía estar con esos ancianos que hacen el pacto.

    Besitos

    PD: Me voy a cotillear a ver que me he perdido, no sé porqué no se me actualiza tu blog en el mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elysa.
      El medio tipo (que ni categoría tenía para ser un tipo entero) tuvo su merecido...
      Muchas gracias por tu visita.
      Besos, guapa.

      Eliminar
  32. Me gusta mucho como escribes.
    Un buen relato. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chary.
      A mí me gusta como cocinas, jajaja.
      Besos.

      Eliminar
  33. Cielos, el relato es impresionante.
    Gentuza como esa no merece vivir: mis respetos a los lugareños.
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari.
      Ya lo creo que no merecen vivir; ni esos, ni los que hacen daño a los niños...
      Les daré besos de tu parte a los viejitos.
      Uno, grande para ti.

      Eliminar
  34. Genial... Aunque como siempre me quede dudando... Al principio no se si la maltratada era ella o el que se encontraron amordazado... Xdxdx de todas maneras precioso relato... Sentimientos buenos siempre existen... Muackkkk BOMBON

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta.
      Ella era la que sufrió toda clase de tormentos y ella, la que consiguió escapar de todo eso...
      Gracias siempre por venir a casa, y más sabiendo que estás malita.
      Un beso muy grande SUPERBOMBÓN.

      Eliminar
  35. He leídos dos veces tu relato para entender cual era realmente el maltratado, la primera me fascinó como siempre tu forma de narrarlo, las descripciones que haces llevándonos al lugar exacto. La segunda vez me gustó más aún por no perderme detalles que antes no había captado ¡¡Quiero un libro tuyo!! A parte de que sigas con tu blog.
    Besitos corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola.
      En cuanto sea capaz de tener un libro, te lo mandaré, jajajaja, a cambio de una tarta de esas de zanahoria que deben estar (hechas por ti) buenísimas.

      Gracias, tesoro. Muchísimas gracias.
      Un beso muy grande y enhorabuena por lo de la radio y tus recetas... Te lo mereces.

      Eliminar
  36. ¡Un relatazo! ¡Está bien dicho así? si no lo está lo invento porque así quiero llamarlo. Una historia atemporal. Totalmente difícil adjudicarle su lugar en años. El comienzo casi la letra de una canción, después uno gira en un torbellino de personajes que no por ser tantos deja de reconocerlos.

    Que más puedo decirte.
    Que me encanta como escribes y que me pone orgullo que seas mi amiga.

    Besos de
    http://nidaeldore.blogspot.com

    Daniel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel Eduardo.
      Historia atemporal y, como digo, demasiado frecuente.

      Muchas gracias por ser tan amable... Casi se me salieron los colores. Para mí, también es muy importante, haber conectado y estar en el grupo de amigos de un escritor tan grande como tú.

      Muchos besos.

      Eliminar
  37. Respuestas
    1. Hola Bastida.
      Gracias por la visita y por el comment.

      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  38. Dramática historia y finalmente tierna.Pero tan real!
    Ojala todos los finales fueran así. Me ha gustado mucho Towanda. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ****Azul****:
      Dura y tierna, es cierto.
      Ojalá que tuviéramos el don de poder poner un final feliz a las historias de la vida...
      Gracias mil.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  39. Uffffff Towanda!!! Me has enredado en la historia dejándome sin respiración hasta el final. Plas, plas, plas.

    Besazos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, ¡cacho guapa!
      Gracias, amiga.
      Un besazo desde el aire, que hoy invito yo.

      Eliminar
  40. Tiene su puntito de ternura ¿verdad? Sobre todo la escena de todos los hombres, entendiéndose en silencio. Recuerda un poco aquella parte de "Tomates Verdes Fritos", que al malnacido de turno, después de terminar con sus palizas para siempre, lo van sirviendo poco a poco en el restaurante como parte del estofado...

    Un beso gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena... Síiiiiiii, recuerda a mis queridos "Tomates", me inspiré en ella.
      ¡Qué grande eres!
      El malnacido de aquel peliculón fue engullido por los asiduos al restaurante... Eso me dio un poco de asco porque pienso que las personas malas son además tóxicas.

      Gracias, guapa.
      Besos gordísimos para ti.

      Eliminar
  41. Hola Guapa , en mi cementerio hay un relato nuevo por si lo quires leer vale , espero que te guste besos de Lm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Little Moon, muy bueno por cierto.
      Besos.

      Eliminar
  42. Hoy nos traes un relato en el que ganas al lector, tanto por la prosa que fluye muy bien, creando esa entrada inicial que atrapa y nos hace querer saber más sobre la joven. La imagen de los ancianos me ha recordado, su descripción precisa, con muchos personajes, a el gran Berlanga. Los ancianos nos ganan y de algún modo todos hacemos piña con ellos. Fuenteovejuna. Me gustó mucho. ¿Algún pero?: "Antolín sale como cada tarde" cuando era noche cerrada. (jeje). Supongo que el uso del candil es intencionado para llevarnos a los años 1950. Fue un placer leerte y conocerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ximens... tarde y noche cerrada a la vez ¿no te parece mágico?, jajajaja. Nuevamente, me pillaste, no lo voy a negar.
      A mí también me encantó saludarte y conversar.
      Muchas gracias, como siempre, por ayudarme a ver esos errores.

      Un besazo para ti y otro para ella, la Sra. Ximens.

      Eliminar
  43. Hola querida To, hacía tiempo que no te leía. Y esto me ha encantado, muy bien escrito, es de lo que mas me ha gustado de lo que he leído últimamente. Y ya sabes que estoy de capa caída, mucho estrés, que va a acabar conmigo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Asun
      Ya te he visto pero no quería "meter el dedito en la llaga".
      Venga, jolínes, que el mundo es nuestro y no podemos perder minutos en lloriquear. Tenemos que hablar.

      Gracias por las palabras. Ya me voy retrasando en publicar porque se ve que la cabeza se me está quedando seca.

      Un beso muy grande y con energía positiva.

      Eliminar
  44. Towanda es un placer leerte, en este relato como en otros tantos no he pestañeado, abriendo bien los ojos por el asombro que me crea tu imaginación me voy con el gustazo de haber llegado hasta aquí y seguir tus pasos que van marcando un camino muy bonito.
    Un besito y decirte que estoy de vaga que ni te digo, pero siempre presente de que estáis ahí...
    Un placer como siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Canto.
      Si tú estás vaga, yo ni te cuento... Vaga y con muchas cosas que hacer, así que mal arreglo le veo yo a la cosa.
      Gracias siempre por tu amabilidad. Para mí es un placer y un gusto contar con tus palabras.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  45. Estupendo relato, como es tu costumbre.
    He disfrutado leyéndolo.

    ResponderEliminar
  46. Hola Towanda , un relato muy certero y como tu bien dices , es un pacto de silencio , me a gustado mucho tu relato engancha desde el principio , te mando un guiño y un beso de Margarita .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Margarita.
      Muy agradecida por tu visita y tu amable comentario.
      Un beso también para ti.

      Eliminar
  47. Gracias por el relato, transmite emoción; me gustó y creo que está muy bien escrito, además, siempre da alegría comprobar que, al menos, algunas historias terribles tienen un final feliz.
    ¡Felicidades! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Hola, Towanda
    Me gustó mucho este relato.
    La violencia y los malos tratos sobre los más débiles, un tema por desgracia aun demasiado habitual. En contrapartida, los varones unidos en un gesto de repulsa ante tan despreciable situación.
    Y una narración que engancha al lector desde el principio Felecidades!!!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Clara.

      Cierto. Los varones unidos en silencio marcando de frente al violento.
      Un beso y muchísimas gracias.

      Eliminar
  49. Genial relato, Towanda. De los que invitan a seguir leyendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amig@mi@

      Me alegro mucho, gracias.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  50. Chapeau,Towanda querida.
    Estás hecha una escritora,de corazón te lo digo.
    Yo desde luego me lo he-más que leído-bebido este relato conmovedor.
    Cuántos tendrían que marchar de la misma manera...
    Besos y mi aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marinel.

      Acepto el piropo viniendo de ti, que eres grande.
      Todos los que hacen daño a cualquier mujer deberían estar en el mismo sitio: lejos y proscritos por toda la sociedad.

      Un besazo y gracias, de corazón.

      Eliminar
  51. Maravilloso y conmovedor relato querida Towanda!
    Has descrito como se mueven los hilos conductores de un amor sin igual!

    Besos y abrazos
    con mucho cariño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, hoy te veo en todos los lados.

      Muchas gracias y muchos besos.

      Eliminar
  52. Está muy bueno Towanda, me gustó muchó como lo cuentas, cómo te va descubriendo la historia...
    Un beso, y te felicito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva Letzy.

      Gracias, guapa.
      Me alegro mucho de eso. Un beso muy grande, muy fuerte y muy apretaíto.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...