10 mayo 2013

Butterfly




Llego tarde. Hoy cubro el estreno de Puccini en el Real. Van a cerrar las puertas. “¡Por favor, espere!” Una acomodadora me acompaña hasta mi butaca. Buena fila y bien centrada. ¡Qué silencio! A mi izquierda, una localidad libre y, a mi derecha, un caballero. Huele a jazmines. Me da las buenas noches con una deliciosa voz. Me disculpo por haber sido la última en sentarme. Es mi primera ópera, le digo, a lo que me responde que no será la última y que la disfrute. Comienzan los primeros sonidos de la orquesta. Acerca sus labios a mi oído y, en voz muy baja, casi en un murmullo, me pide que cierre los ojos y que deje a mis sentidos empaparse de la música. ¡Qué buenas palabras para comenzar mi crónica! Le agradezco su gentileza.

Finaliza el primer acto, en el que me he sentido una joven esposa en su noche de bodas. Estoy emocionada y comparto mis impresiones con un desconocido compañero de butaca. “No ha sido más que el comienzo –prosigue-. Ahora, consiente que la música te envuelva; déjate besar por las notas; permite que el calor y el amor te abracen; abandónate a los sonidos y siéntete acariciada por cada instrumento. Estás sola y desnuda, a punto de ser poseída”. Fin del segundo acto. Noto que voy a mil, con la piel completamente erizada, tras el último coro. Miro a mi derecha buscando nuevos estímulos para sumergirme en el tercer acto y, una vez más, de su boca, las palabras vuelven a susurrarme. Cierro los ojos y le escucho: “Déjate llevar por lo que percibes y consiente que las emociones te penetren; disfruta; encuentra el alma de Butterfly, comparte su deseo, su amor, su dolor, su coraje…”


Cuando llega el final me encuentro con los ojos, aún cerrados, inundados de lágrimas arrancando en una explosión de aplausos. Ahora, con la luz encendida, miro a mi improvisado maestro. Es un adonis. Lástima que deba tener el texto terminado en menos de dos horas para enviarlo a la redacción. Nos despedimos. Salgo deprisa, intentando que no se diluya ninguna de las sensaciones que impregnan cada poro de mi piel. Al alcanzar la puerta, me giro para dedicarle un adiós rápido, y entonces le veo desplegando su bastón blanco. Vuelvo sobre mis pasos; me acerco y le ofrezco mi mano. Mira que soy tonta, si estoy temblando. La acepta con una sonrisa que le ha iluminado el rostro y con la que me ha terminado de cautivar. ¿El reportaje? ¿Quién puede pensar ahora en eso? Tengo los sentidos repletos de olores, sensaciones, música, calor, excitación e intuyo, por el modo en que me acaricia, que él también. 

 

75 comentarios :

  1. Tratándose de "Butterfly" todo eso que cuentas es posible y mucho más.
    Bienvenida al mundo de las emociones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfredo.

      Todo es posible, es cierto, y con los ojos cerrados más aún.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Towyy!!! en face te deje un recadito!!! jaja decía que te extraño mucho!!!

    Feliz día!! Amiga mia

    Feliz de día de las mamis para tu mami <3 tkm!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Evy.

      No lo vi, pero muchas gracias.
      No entro mucho en el face, la verdad.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  3. Para amar no hacen falta ojos, para sentir así las emociones hay que estar muy vivo.
    Gracias por este relato de susurros, olores, notas, sensaciones... Intimista y romántico, para soñar.
    Un besote preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosy.

      Tú lo has dicho y muy bien, por cierto.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  4. Towanda me rindo a tus pies, es tan bonito el relato, como él la sumerge en un mundo de sensaciones y la deja volando con los ojos cerrados.

    Dos besos para dos, de un fiel seguidor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sau.
      No te rindas que aprovecharía para abordar tu nube.

      Gracias, amigo.
      Besos.

      Eliminar
  5. Hola Towanda, mucho tiempo sin saber de ti, aunque en más de una ocasión te he visitado, no llego a más.
    Me ha gustado tu relato, sabes ponerle olor, color y amor.
    Te dejo un beso de ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sor Cecilia.

      Gracias, una vez más.

      Me pasa lo mismo que a ti, que no alcanzo a visitar a todos los amigos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que maravillosas sensaciones las que has despertado también en todos nosotros. Parece que estamos en la butaca contigua dejándonos llevar como la protagonista. Por un momento, antes de desplegar su bastón blanco, llegue a pensar en el señor Grey. Mira que soy descerabrada ante un relato tan mágico y maravilloso.

    Eres única e insuperable en cada una de tus palabras, si un relato es bueno siempre es mejor el siguiente. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Neuri.

      Esta ópera me encanta y me gusta escucharla con los ojos cerrados.

      Descerebrada? De eso nada, ahora que vuelvo sobre el texto, podría haber sido el hermano pequeño de Grey.

      Gracias, tesoro.

      Besos.

      Eliminar
  7. Relato intimista donde los haya, con esos susurros al oído que nos van llevando a sentir los sentimientos de la joven esposa en su noche de bodas, el abrazo del calor y del amor, a vernos completamente desnudas a punto de ser poseídas y a encontrarnos con Butterfly compartiendo sus deseos, su dolor y su coraje.
    Besos Towanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mpmoreno.

      Chapeau, señorita!
      Precioso comentario, que te agradezco.

      Un beso enorme y estoy contigo.

      Eliminar
  8. Menuda explosión de sensaciones en el Real.

    Saludos Towanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, jaal.

      Sí, creo que subió mucho la temperatura.

      Abrazotes.

      Eliminar
  9. Un relato muy ágil y muy sensorial. Solo hace falta un gesto, el del bastón, para cambiar el rumbo de la historia. Muy bien compañera. Un beso grande, Rocío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rocío.

      Es un guiño a tantas personas que hacen de su vida un ejemplo para todos.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  10. Hola Towanda:

    El relato en sí está muy bien, en serio. Pero ocurre que desde chaval, la mayoría de mis amigos y yo consideramos la noche de bodas como el momento de la violación legal, y sucesivas. No me gustan las tan extendidas ideas que hay alrededor de esa noche. Lo siento.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esteban.

      ¡Qué exagerados!.. tus amigos y tú... ¿violación legal? ¡Por Dios!
      No estamos de acuerdo en esta ocasión.

      No soy de las que idealizan la noche de bodas pero de ahí a lo que dices tú, hay un abismo. En fin, cada uno tiene su propia idea de las cosas.

      Muchas gracias por venir.

      Un abrazo.


      Eliminar
  11. La opera es capaz de eso, te puede subir al septimo cielo y tu ademas le añades un comentarista de altura. Un buen relato con final feliz. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester.

      Te doy la razón y máxime cuando alguien tan sensual se te sienta al lado.
      Gracias, guapa.

      Eliminar
  12. Menuda suerte encontrar un maestro tan especial... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Genín.

      Ya te digo.
      Un beso y salud, también.

      Eliminar
  13. Genial entrada siempre me ha gustado ese personaje.

    ResponderEliminar
  14. Y todo esto se puede resumir del siguiente modo: Ese tío quiere rollo.

    ResponderEliminar
  15. Precioso.
    La mejor lección del mundo es que no hace falta ver para sentir la música y entenderla.
    Butterfly es una inmejorable primera vez si además se tiene un guía semejante.
    Me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marinel.

      Esa es la lección y ese es el mensaje.
      De acuerdo en que para la primera vez no hay otra como Butterfly.

      Besos, guapa.

      Eliminar
  16. Yo pensaba que te iba a robar cuando tenías los ojos cerrados.

    Menuda decepción....

    Soy Toro Salvaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Toro.

      Anda que tú también, puro sentimiento, jajajaja.

      Gracias.
      Un besote.

      Eliminar
  17. Está Ópera abre de esa manera los sentidos. No son pocas las veces que ha le visto.

    Un relato como siempre impactante.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, doctorcito.

      Esta ópera es maravillosa. La tengo en todas los formatos: en viejas casettes, el vídeo, en CD y en DVD.
      Me encanta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Qué excitante es la ópera!!capaz de trasladar el amor de Butterfly por Pinkerton, a un ciego y una reportera. Lo has escrito lleno de sensualidad, e imaginación, muy bueno Towy!
    Tu payaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Spa.

      Ya lo creo. ¿Te imaginas la situación? Alguien a tu lado susurrándote mientras escuchas a Buterfly... Un subidón.

      Gracias, payasete.

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Towanda, por qué no nos ocurrián estas cosas en la vida real? Qué distinto sería el mundo si estuviera repleto de estas situaciones, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, maría cristina.

      A lo mejor sí que ocurren, lo que pasa es que les sucede a otras, jajajaja.

      Un beso, y gracias.

      Eliminar
  20. Gracias por venir a mi casa, me ha hecho feliz después de tanto tiempo.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sor Cecilia.

      Volveré, no lo dudes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Me ha gustado muchísimo tu relato. Sabes hacer que una se emocione al leerlo. Escucharé Madame Butterfly con los ojos cerrados. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, anayaika.

      Prueba a tumbarte, cierra los ojos, escucha, imagina y luego me lo cuentas.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  22. Muy bien escrito, Tow. Ya sabes que no soy mucho de ópera. Seguro que me pierdo mucho, pero la vida me ha llevado por otros derroteros, y no aguanto ese señoritismo impostado, ese mundo galante y demasiado engalanado. Además de italiano nada de nada, jaja. Por cierto, desconfía de esas palabras tan "poéticas" de un desconocido, al oído, y que incluyen subrepticiamente palabras como "instrumento", "penetrada", o expresiones como "Estás sola y desnuda, a punto de ser poseída". Jolines, Tow es un salido-poeta, un don Juan. Cuidadín, amiga, jaja. (Espero que Z no se entere nunca de todo esto: estoy horrorizado). ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángel.

      No es verdad lo del señoritismo impostado, ni lo galante ni engalanado. Yo soy de a pie, lo más lejos de esas cosas que dices, y hay cosas (no todas) que me encantan. Debes probarlo poco a poco y empezando por cosas suaves como la que propongo. A mí me encanta.

      Sobre lo subrepticioso (anda que ya te vale, menuda palabra) del desconocido que tiene al lado, no pienses tan mal, es un hombre sensible y culto, jajaja. De esos que quedan tan poquitos.

      Z, no sabrá nada de todo esto, aún es muy niña. Espero que no vengas con cuentos chinos para reclamar su custodia.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  23. Ir a la opera para cerrar los ojos !!!! Perderse toda la puesta en escena Oh, no !!!! , pensaba mientras iba leyendo y es una reportera...pero tu historia me ha envuelto y el final es sorprendente y esclarecedor. Es un hombre con un sensibilidad fuera de lo común. Uhmmm para derretirse.

    Besos románticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mar.

      Sí que lo es. Un hombre que ve más allá de una maravillosa puesta en escena; que siente la música y la vive.
      Ya lo creo que un tipo así es para derretirse.

      Besos, guapetona.

      Eliminar
  24. La opera es una de las cosas que tengo pendientes, quizás en esa ocasión cierre los ojos pero desde luego, si lo hubiese hecho ahora me habría perdido tu excelente escrito...
    Dicho esto y tras haberte leído, ahora sí, puedo cerrarlos y dejarme llevar...

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juliette.

      Con la ópera hay que ir poco a poco. Hay auténticos peñazos que no hay quien los aguante y hay cosas que merecen la pena. Yo no entiendo mucho, no te vayas a creer, pero lo que me gusta me gusta muchísimo.

      Besotes.

      Eliminar
  25. Es importante saber agudizar y trabajar todos los sentidos, para por si acaso, nos falla alguno.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ion-laos.

      Importantísimo y no lo hacemos.

      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  26. Towanda, qué curioso, esta tarde he escuchado el aria Un bel di vedremo que además he "tuiteado" por aquello del día europeo de la ópera y porque me encanta.
    Así que me he sentado en la platea del teatro y como la protagonista del relato me he abandonado a escuchar y percibir el mundo oriental y sentimental de Madame Butterfly, pero esta vez completa y musical y sensualmente narrada por ti.
    Un programa bellísimo y sin tener que pagar entrada. Un lujo.
    Has atrapado la emoción que se siente con un arte que nos atrapa como la música, la ópera, y la has transmitido literariamente.
    Genial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Felicidad.

      Será que estamos interconectadas por las arias de Butterfly.
      No sabía que hoy era el día europeo de la ópera, así que con tu comentario me entero.
      A mí también me encanta esta ópera. La tengo en varias versiones y todas son capaces de erizarme el vello.
      Gracias, amiga, de verdad. Te agradezco las palabras y tu presencia en cada entrada.

      Un beso muy grande y ¡feliz día europeo de la ópera!


      Eliminar
  27. Me quedaron unas ganas enormes de “sentir” Butterfly en mi piel, claro está que no podré prescindir de las indicaciones de un adonis como el tuyo… o parecido, espero que haya dos tan increíbles como el que a ti te asesoró. :)

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Campo.

      ¿Ande andarán esos adonis tan sabios?
      Lo ignoro, jajajaja.
      Como decía uno: "Estas cosas sólo pasan en los cuentos". Así que, lástima para nosotras.

      Besos, bonita.

      Eliminar
  28. Un final inesperado, Towanda :)
    Para sentir la música como la siente la protagonista de tu relato, lo que menos se necesita es vista. Muy bueno.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mar.

      Así es. Además la obra es inmejorable para alguien que empieza en el mundo de la ópera.

      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  29. Coño, qué chulo. Se da la curiosa paradoja de que es el ciego el que guía y el que regala colores.

    Eres buena, eh? Digo escribiendo, claro.

    :-P

    Un besito en calcetines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sbm.

      Claro que sí. El hombre ciego le muestra los senderos para aprender a escuchar y a ver.

      Soy buena, ¡claro! ¿acaso lo dudabas?... Ah!, dices escribiendo...
      Ahí te digo que no, que aún estoy aprendiendo y que fallo muchísimo.
      Pero muchas gracias te coy a comprar los calcetines más bonitos que encuentre y te los mando.

      Un besotazo y muchísimas gracias.

      Eliminar
  30. Gracias las tuyas, casi guapa :-)

    ResponderEliminar
  31. ejje un final inesperado pero que me ha encantado.
    La música no necesita ser vista solo sentida y escuchada y que mejor que este caballero para explicarle las sensaciones que se pueden llegar a sentir.
    unos besotesssssssss de sabores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, sabores.

      Efectivamente, la música no necesita nada más que eso.
      Un beso.

      Eliminar
  32. acabas de dejarme emocionado y con la lagrimilla asomandose!!!
    me ha encantado!!!
    un beso de los gordos para ti, que eres preciosa!!!
    muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David.

      ¡¡¡Gracias!!!, si es que eres muy sensible. Me alegro muchísimo de haber conseguido esa lagrimilla (y no porque yo sea mala persona).

      Eres un sol, de verdad.
      Gracias y un besazo.

      Eliminar
  33. Pero bueno Towandita, ¿qué es eso de hacerme la competencia en el mundo del croniqueo musical fino? Ya te vale, ¡¡¡de groupie de Puccini¡¡¡ ande vamos a parar. Bizzzzzz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, rubia, rubia de mis amores.

      Es que está muy mal el trabajo por aquí y estoy intentando meter la cabeza en el croniqueo musical... ¡Por fa, no te enfades! jajajaja.

      Estás locatis, jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  34. Un relato esplendido donde los haya. Lleno de sensibilidad . No hace falta ver para sentir tantas sensaciones entre ellas la música y sobre todo Madame
    Butterfly. Afortunada tu protagonista.
    Me ha encantado Towanda.
    Un fuerte abrazo y gracias por tus ánimos. Me encanta leerte, de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María.
      La música es capaz de todo esto y de mucho más. Y si ya hablamos de Mme Butterfly... podermos derretirnos.

      Besos y gracias y mil perdones por contestar tan tardía.

      Eliminar
  35. Otras de las muchas cualidades que tienes es tu intensidad necesaria para hacernos sentir lo que deseas.
    Precioso Towanda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lola.

      Si todo lo que dices te sucedió a ti, es un regalo tu comentario.

      ¡¡¡Gracias!!!
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  36. Con un maestro de ceremonias así, es una gozada ir a la ópera, que conste que lo de "gozada" va sin segundas :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dolega.
      Ya te digo, con un señor así... cualquier cosa hubiera sido posible.
      Millones de gracias.

      Besos.

      Eliminar
  37. Mira, Towanda, yo ya voy a dejar de comentarte. Sabes que te leo y que te admiro por todo los que escribes y como lo escribes. Es un relato sensorial muy erótico. Como nunca he ido a la opera no sé si la falta de vista de la narradora llega hasta el extremo de no ver al adonis hasta al final. Pero es que no quiero poner pero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ximens.

      A mí no se me hubiera pasado un adonis de esos, jajajaja, pero ella llega tarde y está más pendiente del trabajo que tiene que hacer que de su acompañante. Es despistadilla.
      Entiendo que tienes poco tiempo y que somos muchos los cuentistas que estamos en bloggalandia... No te preocupes y dedícate a todos esos proyectos que tienes pendientes.

      ¡Nos vemos por ahí!
      Un abrazo muy grande y suerte el viernes.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...