07 mayo 2017

Ingeniería genética

Se trata de crear un micro con cinco palabras obligatorias (meneo, pandemia, solventar, pradera, ADN) y con un máximo de 150.
Esto fue lo que se me ocurrió para Microrrelatos de Abogados. Aquí está en su web.




Con lo grande que era el Campus: una pradera de 50 Ha, tuve que fijarme en Rosalinda, estudiante de biofísica.

Cuando aquella pandemia colapsó las urgencias de decenas de hospitales, ella logró solventar el caos con un suero. Sintetizado tras horas de “meneo” de acetilcisteína, uvas y nueces de macadamia. Tanto talento me hechizó. Yo concluía un máster en Penal y ella estudiaba genética. Alquilamos un estudio; nos casamos y, cuando supe del embarazo, lloré.

Pipe resultó un genio. No exagero. Éramos moderadamente felices hasta que varias dotaciones de agentes especiales irrumpieron en casa. Al parecer, el ADN del niño fue sustraído de un laboratorio soviético que lo tenía patentado. Ella desapareció, me acusaron de espionaje, de piratería, de plagio… Estoy desolado, mis padres me aborrecen, los rusos exigen la custodia de Vladimir —ahora lo llaman así— y no sé argumentar mi defensa. Con lo grande que era el Campus…



5 comentarios :

  1. Como siempre, me impresionas con tus finales...

    Besote

    ResponderEliminar
  2. Un post súper genial e informativo.
    Felicitaciones.
    Saludos desde Perú.

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo pasar tu casita bloguera de nuevo.
    Cariños Towanda.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...